Análisis

Análisis de Grey Goo para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Hincamos el diente a Grey Goo, un nuevo título de estrategia en tiempo real desarrolaldo por algunos de los creadores del mítico Command & Conquer, y precusores de alguna forma del género de la estrategia en tiempo real. Vamos a ver lo que nos ofrece esta historia de supremacía interplanetaria en la que tendremos que tomar partido.

Hablando de PC, el género de la estrategia en tiempo real es hacerlo de una de las épocas más doradas de la historia de los videojuegos. Allá por los años 90, una compañía revolucionó el género hasta crear uno nuevo en sí mismo. Hasta entonces la estrategia por turnos había dominado los juegos tanto de PC como de las consolas y ordenadores personales con los que jugábamos en los ochenta y noventa. Westwood Studios fue el artífice de un género que cambió para siempre las reglas del juego. Hubo otros antecedentes, pero el juego que realmente revolucionó todo fue el mítico Command & Conquer. Y es que su propuesta de controlar las unidades en tiempo real, con su vista isométrica tan característica nos dejó a todos alucinados en su momento.

Y Grey Goo, el juego que analizamos hoy, que ya lleva un tiempo en la calle, tiene reminiscencias de aquella grandiosa puesta de largo de la estrategia en tiempo real. Y es que los integrantes del estudio que han desarrollado Grey Goo, los chicos de Petroglyph, fueron en su momento, algunos de ellos, integrantes de Westwood Studios, lo que quiere decir que estamos ante un juego que bebe directamente de las experiencias vividas por estos ex integrantes del mítico estudio en los años 90, y que permanecieron en él hasta la década pasada, cuando Electronic Arts se hizo con la enseña.

Una historia de supervivencia planetaria

Como suele ocurrir en este género, la historia detrás de cada una de sus partidas es la excusa perfecta para introducirnos en campañas y escaramuzas de todo tipo. Aunque no es el caso de Grey Goo, que nos cuenta la historia de tres razas que luchan por sobrevivir y alcanzar la supremacía interplanetaria. Se trata de los humanos, nuestra raza que de una manera u otra siempre se encuentra en la disyuntiva de expandir sus dominios con el objetivo de poder obtener los recursos naturales de los que podrá vivir en los siguientes decenios.

esta situación se encuentra la raza humana, frente a la amenaza que suponen los Goo, una raza alienígena realmente peligrosa y desconocida que se vale de las propias criaturas a las que elimina del camino para alimentarse de ellas, creando una súper criatura de la que todas las demás unidades se valen. Pero en este escenario tenemos un aliado inesperado, y es una tercera raza en discordia, denominados Beta, que son una especie de raza bisagra, que se encontrará entre los dos grandes contrincantes del juego, los humanos y los Goo. En este caso los Beta se alinearán junto a los humanos frente a la gran amenaza que supone para la armonía planetaria la expansión de los Goo. Entre estas tensiones planetarias se desarrollará la campaña de Grey Goo.

Desarrollo clásico

Esto es lo que nos ofrece Grey Goo, un juego que bebe de los mismos orígenes del género, y que nos va a permitir hacernos con su manejo en muy poco tiempo. Las bases de Grey Goo son muy sencillas, disponemos de un número inicial de unidades, y para poder salir ganadores de una batalla vamos a tener que crear nuestras propias unidades a través de un determinado tipo de recursos, que tendremos que recoger en cada escenario, que dependiendo de su ubicación nos ofrecerá un tipo distinto de recursos. El árbol tecnológico de las unidades militares nos permite mejorar cada una de ellas, aunque de una forma que tampoco vamos a notar en demasía durante el desarrollo de los combates. También las infraestructuras necesarias para poder fabricar nuevas unidades disponen de su propio árbol tecnológico, que nos aportará unos edificios y elementos de fabricación de unidades y recolección de recursos mucho más eficientes.

En el caso de los humanos, necesitaran de forma permanente una fuente de energía que les permita poder utilizar la maquinaria encargada de crear nuevas unidades. El desarrollo de Grey Goo realmente clásico, on el movimiento en tiempo real de nuestras unidades que caracteriza al género. Cuantos más recursos seamos capaces de generar, más unidades distintas y nuevas podremos fabricar. Al final por decirlo hacer un símili, su desarrollo es muy parecido por ejemplo al de Stracraft. Como es lógico, tendremos acceso a unidades de tierra, aéreas y marítimas, hasta un total de doce por facción. Estas unidades dotan de personalidad propia al ataque y la defensa de cada una de estas razas, tanto los humanos, como los beta y los Goo tienen unas fortalezas en ataque y defensa que los hacen “complementarios” entre sí en el combate. Y decimos complementarios por que destacan en aquellos aspectos donde sus enemigos tienen más debilidades. De esta forma conocer lo que cada una de las razas es capaz de ofrecernos es la clave para poder salir victoriosos.

Entrando en combate

Es la parte más divertida de Grey Goo, y donde se muestra toda su espectacularidad, como sus animaciones, mostrando a cada una de las unidades abriendo fuego bajo nuestras órdenes. Cada una de las razas tiene sus propias fortalezas, los humanos, por ejemplo tiene la habilidad de hacer pasar desapercibidas a sus unidades, con sus técnicas de camuflaje, sin ser una maravilla a la hora atacar, basan toda su fuerza de ataque en hacer daño en puntos muy concretos de las líneas enemigas. En cambio no podremos crear unidades en cualquier lugar, ya que siempre deberemos tener una fuente de energía cerca que nos proporcione el sustento necesario para poder fabricarlas. La raza de los Beta, que son los aliados de facto de los humanos, tienen una aptitud realmente interesante, que les da una gran solvencia defensiva.

Y es que pueden crear férreas fortificaciones desde las que podrán utilizar unidades defensivas contra los ataques enemigos. Ellos no están supeditados a la construcción de las bases en determinados lugares cerca de recursos, sino que pueden hacerlo allá donde quieran. Quizás uno de los aspectos que mejor le sientan a Grey Goo y que le dota de una personalidad propia dentro del género, es la peculiaridad de los Goo, que son una raza que en el campo de batalla no tiene nada que ver con la mayoría de unidades que hemos conocido en otros juegos de estrategia en tiempo real. Y es que al tratarse de un ejército que prescinde de las tradicionales bases militares, y que funciona alimentándose de las unidades enemigas que destruye, le da un toque realmente interesante al desarrollo de cualquier batalla o escaramuza.

Esta raza es una especie de súper ente que nos invita a pensar muy bien los movimientos a realizar antes de atacarlos, ya que su indeterminada forma y apariencia puede darnos más de un susto. Al final cada una de estas razas tiene unas fortalezas y debilidades que las ubican dentro de la curva de aprendizaje en el siguiente orden, con los Beta, que son los más sencillos de manejar, seguidos de los humanos, una raza que tiene un equilibrio interesante en cuanto a dificultad y potencia de ataque, y los Goo, que gracias a su indefinida forma son unos de los grandes retos de este juego.

Apartado técnico

En este apartado Grey Goo muestra su grandeza y el buen hacer de sus creadores. Y es que a pesar de ser un título que a la gran mayoría de jugadores no les sonará demasiado, las hechuras de este juego y su despliegue técnico son dignos de un triple A o título premium, como queráis denominarlo. Ya desde que vemos su intro nos damos cuenta de que estamos ante un título muy bien hecho en todos los apartados. Las cinemáticas son de gran calidad, con unos personajes virtuales que están diseñados y ejecutados con una naturalidad poco común para este tipo de juegos. Después de estas cinemáticas pasamos a un menú con un gran número de opciones y meticuloso en cuanto a la información que proporciona con un detalle excepcional. Visualmente, todo en Grey Goo nos entra por los ojos y demuestra que sus creadores se han esmerado y contado con medios suficientes para crear una historia creíble, soberbiamente contada a través de sus espectaculares cinemáticas.


El resto del aspecto técnico es sobresaliente igualmente, y además está traducido, que no doblado, al español.  Las opciones gráficas son variadas y nos ofrecen una calidad acorde a la configuración más exigente. Las unidades y escenarios de Grey Goo tienen una calidad digna del resto del juego, con un aspecto en falso 2D desarrollado por un excelente motor 3D con una calidad de texturas notable, y que nos ofrece una vez más la sensación de estar ante un juego de pretensiones mucho mayores.

Conclusión

Grey Goo es un juego que nos ha sorprendido gratamente, ya no sólo por los integrantes de su equipo de desarrollo provenientes de juegos como Command & Conquer, sino por la excelente factura técnica que se gasta. Este es sin duda su mejor aspecto, consiguiendo además una sencillez en su manejo que hacen de él un título muy accesible incluso para aquellos que no se han acercado nunca al género. La mayor virtud de Grey Goo es precisamente la capacidad para sorprendernos, con la espectacular raza Goo y con un aspecto técnico sobresaliente. Quizás su mayor punto flaco es que hace todo tan correctamente que no destaca en nada en concreto, lo que puede hacerle pasar un poco más desapercibido.

Grey Goo es sinónimo de calidad, pero también de poca exigencia por parte de la IA de nuestros enemigos. Y es que quizás la IA del juego no es de las mejores que hemos visto, por lo que de la euforia inicial de doblegar fácilmente a nuestros enemigos pasamos a una sensación poarecida a que “nos falta algo” acompañándonos durante el resto de las partidas. De todas maneras, ningún amante de la estrategia en tiempo real debería dejar pasar un título tan bien hecho y capaz de aportarnos muchas horas de diversión. A pesar de algunos fallos en su consistencia, sin duda estamos ante uno de los mejores RTS de los últimos años, habiendo insuflado una gran bocanada de aire fresco al género, .

Valoración

Es uno de los mejores RTS que hemos jugado últimamente, su gran factura técnica le confiere hechuras de Triple A, aunque hay aspectos como la IA que no son tan consistentes como nos hubiera gustado

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Apartado técnico, la raza de los Goo, conjunto de razas equilibrado, breve curva de aprendizaje

Lo peor

La IA no es demasiado consistente, su facilidad le resta cierto interés

Lecturas recomendadas