Análisis

Análisis de Hardware Rivals para PS4

Por David Alonso Hernández
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Hardware Rivals llega a nuestra web de forma tan contundente como la potencia de los misiles que disparan los tanques de sus partidas multijugador online. ¿Será capaz el exclusivo de Sony de hacer frente el resto de propuestas de corte similar que encontramos en PSN?

Después del éxito de la fórmula de Rocket League, el juego que mezcla conducción con fútbol y que está teniendo una gran aceptación entre los jugadores de PS4, Sony estrena el año 2016 con Hardware Rivals, un exclusivo con el que pretende seguir la estela del título de Psyonix gracias a su apuesta totalmente enfocada al modo multijugador.

Con el incentivo de ser uno de los integrantes de la Colección de Juegos al Instante de PS Plus en enero, la propuesta de Hardware Rivals no puede ser más sencilla: a bordo de diferentes vehículos pesados, como tanques o jeeps de enormes dimensiones, el juego nos propone participar en batallas online en las que la acción y las grandes dosis de destrucción marcan el desarrollo.

Después de un periodo de beta, que comenzó en septiembre de 2015, ya hemos podido echar el guante a la versión definitiva del nuevo exclusivo de PS4 y disputar un montón de partidas a través de internet contra jugadores de medio planeta, con los que hemos compartido fuego de ametralladora, misiles teledirigidos y más de un improperio en todos los idiomas que conocemos, pero... ¿ha dado Sony en el clavo?

Tanques con el router a cuestas

Como decíamos al principio del análisis, Hardware Rivals está totalmente enfocado para su disfrute a través de internet, ya que sus opciones offline se reducen a un breve tutorial y poco más, por lo que lo primero en lo que nos fijamos es en los modos de juego disponibles, que en este caso son 4: A muerte (el clásico todos contra todos), 'A muerte por equipos', 'Dominación' (una suerte de atrapa la bandera) y 'Eliminación, una modalidad que se disputa a 3 rondas y en la que gana el último jugador en permanecer de una pieza.

A primera vista (y a segunda) estos modos no son ni muy numerosos ni nada originales, pero sirven para meternos en harina y hacernos saltar a la arena en busca de nuestra dosis diaria de destrucción masiva, que viene propiciada por unos vehículos de enormes proporciones armados con una ametralladora con munición ilimitada y la posibilidad de equiparse con armamento alternativo.


Estas armas secundarias, como por ejemplo misiles teledirigidos, se encuentran repartidas en puntos concretos de los mapeados, y para utilizarlas debemos recogerlas pasando sobre ellas. De munición limitada y con una gran capacidad destructiva, para cambiar de 'juguete' solo hay que pasar sobre otro item distinto para equiparnos con él, lo que aporta bastante dinamismo a las partidas, aunque el hecho de los objetos secundarios, que también incluyen salud y escudo, siempre se encuentren en los mismos lugares de las arenas resta bastante capacidad de sorpresa al asunto. Para completar la oferta destructiva, cada uno de los mapas esconde un arma especial, como un 'air strike', que al ser activada convierte la partida en un festival de explosiones.

Con estas sencillas premisas, que nos enseñan religiosamente en el tutorial de inicio, discurren las partidas online de Hardware Rivals, que pueden albergar hasta a 10 jugadores simultáneos, y en las que -en nuestra prueba- no hemos encotrado ningún problema de conexión con los servidores ni demasiada dificultad a la hora de encontrar rivales con los que intercambiar plomo.


Las primeras partidas sirven de adaptación al sistema de control, que requiere un periodo de aprendizaje debido a que con un stick manejamos la dirección del vehículo y con el otro rotamos nuestro cañón 360º, lo cual hace que debamos jugar constantemente con la cámara para, por un lado, apuntar a los enemigos que no dejan de moverse y, por el otro, evitar estampar nuestras decenas de toneladas de vehículo contra algún muro o obstáculo puesto a mala baba.

Una vez hechos a los mandos de nuestro tanque, las partidas se desarrollan de una forma bastante dinámica y la acción no concede mucho tiempo para el respiro, sobre todo si tenemos la suerte de acceder a una sala con un elevado número de jugadores. A esta sensación contribuye un tamaño de los mapeados de tamaño comedido, que ayuda a centrar las refriegas, y cuya composición incluye diferentes elementos, como rampas, búnkeres o lugares en los que protegernos del fuego enemigo.

Y ya que hablamos de los escenarios, aquí encontramos el primero de las grandes lastres de Hardware Rivals. Y es que, en esta versión inicial, tan solo tenemos disponibles 4 mapas, lo que unido a que los objetos secundarios siempre aparecen en los mismos lugares, hacen que muy pronto echemos de menos nuevas arenas y que el desarrollo, a pesar de su espíritu online, se haga repetitivo de forma prematura.

La escasez de modos de juego, así como la excesiva sencillez del sistema de mejoras de vehículos y pilotos, que son ligeramente modificables con los puntos de material que conseguimos y con la experiencia acumulada, tampoco ayudan a paliar esta situación y, en muy poco tiempo, nos topamos con que no hay extras de verdadero interés que nos inciten a seguir jugando, salvo el hecho de hacerlo por el mero placer de destruir a otros incautos integrantes de PSN o de superar una serie de desafíos, como saltar la mayor distancia posible, que incluye cada una de las arenas.

Esta sencillez acompaña también al apartado técnico del juego, que muestra unos escenarios coloridos pero un tanto vacíos, y en los que el único punto destacable es la gran fluidez con la que se mueve el motor gráfico, algo muy de agradecer tratándose de un juego enfocado al multijugador online, pero que no hace justicia a las capacidades de PS4.

Por todo lo anterior, podemos decir que la fórmula de Hardware Rivals es acertada pero que su limitado número de modos de juego, mapas y extras, le pasan factura demasiado pronto. Esperemos que en una futuras actualización el contenido del juego se amplíe para enriquecer mucho más la experiencia.

Valoración

Su propuesta es atractiva y las primeras partidas resultan muy divertidas, pero el reducido número de mapas, modos de juego y añadidos de interés, hacen que estos tanques pierdan fuelle mucho antes de lo que nos gustaría.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Partidas online rápidas, intensas y sin complicaciones. ¡Destrucción para toda la familia!

Lo peor

Va muy corto de contenido. Le faltan arenas, modos de juego y elementos que inviten a seguir jugando

Lecturas recomendadas