Análisis

Análisis de Hotline Miami para PS3 y PS Vita

Por Daniel Acal
-

Publicado por Devolver Digital, Hotline Miami es una cruda historia de violencia "ochentera" y pixelada surgida de la mente de Jonatan Söderström que apareció para PC y Mac en octubre del año pasado y que acabó conviertiéndose en uno de los mejores (o al menos uno de los más llamativos) juegos indies de 2012. Y ahora aparece en PS3 y PS Vita. ¿Listos para disfrutar de otra Vice City? 

"Estoy aquí para enseñarte a matar gente". Esto es lo primero que nos dicen nada más empezar a jugar a Hotline Miami. Toda una declaración de intenciones que, efectivamente, vamos a confirmar minutos más tarde, cuando estemos reventando los primeros cráneos de nuestros ¿enemigos? contra el suelo. Porque Hotline Miami va de esto. De matar. Y un poco porque sí. 

Poco (o nada) sabemos de primeras de las motivaciones del protagonista. Entre las primeras misiones se dan algunas pinceladas inconexas sobre su pasado o sus rasgos personales, mientras descansamos de las primeras misiones engullendo un trozo de pizza o alquilando alguna peli en VHS. Pero para entonces ya tenemos las manos manchadas de sangre (pixelada, eso sí). Y para cuando entendamos algo más sobre el argumento, ya estaremos completamente bañados en ella...

Y no me entendáis mal. No es que sea necesaria una justificación (moral o del tipo que sea) para usar la violencia en los videojuegos. O por lo menos yo no la necesito. No la necesité cuando derribe a los 16 colosos de Shadow of the Colossus en PS2 y tampoco la necesito ahora. Pero reconocedme que algo debe fallar en la mente humana para que encontremos cierto placer en reventar cabezas de nuestros congéneres porque sí. Aunque sólo se trate de un videojuego...

Y después de este burdo apunte sobre psicología humana aplicada al videojuego, vamos a centrarnos ya en el juego que nos ocupa. Hotline Miami tiene lugar (sí, lo habéis adivinado) en Miami, en el año 1989. Sus 19 fases suelen tener dos puntos en común. El primero es la llamada telefónica que recibiremos antes de iniciar cada misión, donde siniestros personajes nos explicarán (es un decir) nuestro cometido. Algunas llamadas son deschacarrantes, y todo el mundo podrá disfrutar de este humor negro ya que Hotline Miami llega traducido al castellano.

El segundo punto en común es la violencia. Da igual que haya que recuperar un maletín o que rescatemos a una inocente. La misión no estará completa hasta que no eliminemos a todos los enemigos del nivel, Hasta que no desparramemos sus sesos por la moqueta, para ser más exactos. Y cuanto más rápidamente lo hagamos (o sigilosamente, según toque), pues mejor. En este video podéis ver algunos ejemplos:

Hotline Miami usa los dos sticks del Dual Shock 3, uno para determinar la dirección de nuestro protagonista y el otro para dirigir su punto de mira. Bajo una perspectiva aérea que nos permite ver gran parte del escenario (no todo), permitiéndonos de esta forma conocer las rutinas de movimiento de los enemigos y adelantarnos a sus movimientos, en Hotline Miami hay varias formas de matar, pero todas ellas son muy básicas y nada sutiles. Podemos atontar a los enemigos de un puñetazo o dándoles un portazo, para luego estampar su cráneo contra el suelo unas cuantas veces. Este método es efectivo, pero lento. Como haya algún enemigo cerca posiblemente el siguiente fiambre seremos nosotros.

Otra opción es usar algunas de las muchas armas cuerpo a cuerpo que encontraremos en los niveles de Hotline Miami o que desbloquaremos a medida que avancemos, como el imprescindible bate de beisbol, cuchillos, tubería de hierro, katana... Con estas armas solemos deshacernos de un enemigo al primer toque, sin necesidad de rematarlo. Y además se pueden lanzar pulsando L1.

Y luego están las armas de fuego (escopetas, fusiles...) que por supuesto son las más efectivas (pueden atravesar también los cristales) aunque el ruido de los disparos atraerá a más enemigos... y por tu bien esperamos que no te quedes sin balas en el medio de una pelea... Porque si nosotros somos capaces de matar a un enemigo de un sólo toque, ellos pueden hacer lo mismo con nosotros... lo que nos obligará a repetir de nuevo todo el nivel desde el principio. Ensayo y error hasta el extremo.

Y éste es el principal problema que le vemos a Hotline Miami. Aunque la técnica del "ensayo y error" es casi tan vieja como los propios videojuegos, al final terminamos pasándonos todos los niveles así:memorizando la posición de los enemigos y aprendiendo sus rutinas de movimiento (que son siempre las mismas). Vale que una de las gracias del juego sea atravesar los niveles matándo rápidamente y que algunas misiones de la parte final son bastante dificiles (sobre todo las peleas contra los jefes finales), pero aunque vayamos a morir muchas, muchísimas veces, en unas 4 horas podremos haber visto todos los niveles.

Para hacerlos más divertidos y fomentar la rejugabilidad de las misiones, podemos desbloquear hasta 25 máscaras que otorgarán distintos modificadores (o penalizadores), a nuestro héroe. Como Kid Chameleon, sí, pero a lo bestia. Dichas máscaras representan animales aunque tiene nombres humanos, y otorgan un toque de surrealismo extra a una estética retro aunque de lo más sórdida. Por ejemplo en PS3 hay una máscara que no estaba en el original, la vaca Russell, que hace que los gráficos se pongan en blanco y negro (excepto el rojo de la sangre, claro está).

Y es que aunque los gráficos de Hotline Miami nos remitan a épocas pretéritas, la sangre, aunque pixelada, sigue siendo sangre y este juego es bastante burro, creednos. Si en vez de una estética retro se hubiera optado por algo más realista, seguro que ya teníamos otro follón montado en ciertos medios de comunicación. Pero Hotline Miami funciona de lujo con esta estética, con esos morados tan ochenteros (también usados en GTA Vice City), ese diseño de personajes, esas máscaras tan malrrolleras...

El apartado técnico se completa con una banda sonora espectacular, que le viene como anillo al dedo a la estética y al desarrollo que propone Hotline Miami. Se disfruta especialmente con los cascos en la versión de PS Vita, que además cuenta con un control adaptado a las pecualiridades de la portátil y que hace buen uso de su pantallón táctil (por ejemplo, para fijar un objetivo basta con pulsar en la pantalla sobre él; mientras que en PS3 hay que seleccionarlo pulsando R3). Además, Hotline Miami se acoje a la modalidad cross buy (es decir, que comprándolo para PS3 también tendremos la versión para Vita por el mismo precio) y ofrece juego en la nube (podemos empezar la partida en una consola y continuarla en la otra)- Eso sí, al final no incluirá la opción de jugar en cooperativo como se rumoreó hace un par de meses. Lástima, habría molado. Tal vez para la secuela que ya están preparando y que llegará simultáneamente a PC y PS Vita y que según su creador será la última entrega.

Hotline Miami es un juego fascinante, con una estética cuidadosamente estudiada (y que funciona de lujo) y un desarrollo de dificultad creciente que logra desatar nuestros más bajos instintos... Si hay un ápice de sadismo en tu interior, esté juego lo va a sacar a relucir. Porque aunque suene preocupante, siempre te va a apetecer volver a entrar a registrar los bajos fondos de Miami masacrando a enemigos en sus propias guaridas usando otra máscara que altere los parametros originales de la misión. Y luego otra, y luego otra... Y ahora, si me perdonáis, está sonando mi teléfono.

Valoración

Hotline Miami consigue exactamente lo que se propone: que masacres a un montón de enemigos sin preocuparte mucho por los motivos y bajo una cuidada estética retro que le sienta de maravilla.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

La pixelada estética, ochentera a la par que sórdida, nos flipa. Y es cross buy a 7,99 €,

Lo peor

Al final terminamos tirando en exceso de esa vieja técnica llamada "ensayo y error".

Lecturas recomendadas