Análisis

Análisis de Hydroventure Spin Cycle 3DS

Por Víctor Navarro
-

Tu misión en este descargable de 3DS es guiar a Fluvio, el espíritu del agua, a través de 60 enrevesados puzles usando el control por movimientos de la consola. Jugar con el agua nunca ha sido más hipnotizante...

Jugar con el agua tiene algo que nos hipnotiza desde niños. Los baños largos, las zambullidas en la piscina, las guerras de globos… El agua, además de dos partículas de hidrógeno y una de oxígeno, es un juguete. Tal vez esta fascinación infantil es la culpable de que los videojuegos basados en físicas de fluidos conecten tan bien con el jugador. Es sencillo comprender cómo reacciona el líquido a nuestros movimientos, y al mismo tiempo es difícil de controlar. Si están bien hechos, vaya.

Juegos como Puddle, Vessel, el primer Hydroventure, e incluso Portal 2 o Locoroco, en cierto modo, aprovechan este aspecto lúdico de los fluidos (o albóndigas cantarinas, según el caso) para ganarse la atención del jugador. La mía, por lo menos. La primera entrega de Hydroventure apareció en WiiWare a finales de 2010 con una estética interesante que recordaba a las ilustraciones de los libros de texto y una mecánica muy similar a la de Locoroco. Lo que controlamos es el escenario: lo inclinamos hacia los lados para que el agua fluya hacia su destino, haciéndola pasar por bombas, por molinos, por túneles y por los tres estados de la materia. El resultado era una clase de Conocimiento del Medio involuntaria y terriblemente divertida.

En Spin Cycle, la secuela para Nintendo 3DS que podéis encontrar en la eShop, lo esencial de los puzles no cambia. La física y la química de Hydroventure se quedan como estaban, con algunos añadidos. Por desgracia, abandona la estética escolar y el aspecto de infografía para imitar una especie de libro mágico con dibujos de dinosaurios. Tiene menos encanto, pero no es grave.

Lo que cambia sí radicalmente la experiencia, y para mejor, es el soporte. En Hydroventure controlábamos los escenarios con el mando de Wii: lo movíamos para inclinar el terreno. En Spin Cycle hacemos esto mismo pero con la portátil, con la pantalla en la mano. Esto, que podría no tener ninguna importancia, lo cambia todo, porque hace que la consola se comporte como un recipiente, como una botella de agua con botones.

El resultado es magnético: el simple hecho de hacer girar la consola en nuestras manos para mover el agua ya es divertido por sí solo. Donde Hydroventure: SpinCycle realmente se luce es en cuando podemos girar 360 grados nuestra 3DS, pero esto no ocurre en todas las pantallas, sino que en algunas solo podemos escorar la máquina suavemente hacia izquierda y derecha para mover el líquido.

El simple hecho de guiar el fluido por los túneles es complicado, pero los puzles le ponen un poco más de miga: abrir puertas, mover rocas, ahogar enemigos y romper paredes son algunas de las trabas que nos ponen los escenarios. Tal vez lo más interesante sean las habilidades basadas en el ciclo del agua que vamos consiguiendo a medida que avanzamos. No es un diseño espectacular ni especialmente agudo, pero funciona estupendamente combinado con el control giroscópico.

Este Hydroventure podría haber sido mejor y se nota que sus creadores han tirado por lo fácil en algunos apartados del juego, pero no eso quita para que sea una de las ofertas más interesantes de la eShop de 3DS.

Valoración

Un puzle entretenido con buenas físicas y unos controles bien pensados.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Usar la consola como si realmente fuera un recipiente lleno de agua.

Lo peor

Abandona la estética de libro de texto del primer Hydroventure y se vuelve algo más infantil.

Lecturas recomendadas