Análisis

Análisis de Killzone Mercenary

Por David Martínez
-

Esta es la quinta vez que nos sumergimos en la guerra entre los ISA y los Helghast. Sin embargo, en Killzone Mercenary ya no luchamos por ideales, ni por sobrevivir. Ahora encarnamos a Danner, un mercenario que lucha por dinero, da igual cuál de los dos bandos sea el que pague. Así es la guerra en PS Vita. 

Actualizado: Killzone Mercenary ya está disponible para los suscriptores de PS Plus en abril. Recuperamos su análisis para que recordéis lo que os espera en este intenso juego de PS Vita.

Desde el lanzamiento de Killzone 2 para PS3 (con vídeo polémico incluído) todas las consolas de Sony han contado con su ración de disparos entre Helghast e ISA, como demostración técnica de lo que era capaz de hacer cada máquina. Killzone Mercenary, también desarrollado por Guerrilla Studios, se suma a una larga tradición de "shooter" en primera persona (sólo la entrega de PSP fue una excepción) cuyo colofón llegará dentro de pocos meses con Killzone Shadowfall para PS4. Pero antes de adelantar el final de la guerra, queremos detenernos en esta entrega portátil, cuya misión era. además, demostrar si se puede hacer un buen "shooter" en PS Vita, después de los intentos fallidos de Resistance Burning Skies y Call of Duty Black Ops Declassified. Si queréis ahorraros el resto del análisis, ya os damos una respuesta: un rotundo sí.

Lo primero que nos llama la atención son los gráficos. Mercenary cuenta con los modelos más detallados que hemos visto hasta ahora en esta consola, incluyendo el sencacional Uncharted El abismo de oro, y conserva esa ambientación sucia -como un futuro decadente- que ya hemos visto en Killzone 3. El diseño de las armas es perfecto, los efectos de luz y de partículas (que acompañan a disparos y explosiones) no desmerecen en absoluto respecto a las consolas "mayores" y la inmersión en los escenarios (en el planeta Helghan y en Vekta) es genial: olvidáos de mapas "pasilleros" porque los de Killzone Mercenary están trazados como una serie de estancias amplias conectadas entre sí, lo que fomenta unos combates más abiertos y con tintes estratégicos.

Las ventajas de ser mercenario

El hecho de controlar un mercenario, Arran Danner, introduce interesantes variantes en el desarrollo típico de disparar y buscar coberturas. En primer lugar nuestro perfil; como si se tratase del modo multijugador, podemos equiparnos con armas y accesorios  (que hay que comprar con las ganancias obtenidas durante el juego) atendiendo a la configuración de cada nivel. A veces nos interesa una mayor potencia de fuego, y en otras ocasiones es mejor el rifle de francotirador o un arma silenciada. Incluso podemos escoger un sistema Vanguard, que actúa como poder especial, como un dron de reconocimiento, un escudo o un pequeño lanzacohetes portátil. A lo largo de los 9 niveles de la campaña (en que luchamos contra ambos bandos) encontraremos situaciones ideales para utilizarlos todos.


Hay más elementos que han "saltado" del multijugador a la campaña, como la posibilidad de subir de rango, o ser premiados con cartas según haya sido nuestro comportamiento en el campo de batalla. Todo lo que ganamos durante la campaña se puede utilizar en el multijugador y viceversa.

Un control a la altura 

El sistema de control aprovecha perfectamente la consola. Gracias a los dos sticks analógicos y a los botones L y R, nos movemos como en cualquier "shooter" y el sistema de puntería semiautomático nos ayuda a eliminar a los rivales encarando el arma. Por otro lado, se han adoptado controles táctiles para activar mecanismos, resolver puzles y para los combates cuerpo a cuerpo (en el multijugador incluso podemos contraatacar). También podemos usar la pantalla táctil para subir escaleras, abrir puertas o deslizarnos por tirolinas, aunque esto es más anecdótico. El panel táctil trasero, la cámara y los sensores de movimiento (acelerómetro y giroscopios) no se han aprovechado igual.

Multijugador de futuro

El modo online de Killzone Mercenary consta de seis niveles (bastante grandes) basados en escenarios de la campaña. Pueden jugar hasta ocho jugadoores simultáneos en tres modos muy adictivos. Contamos con la batalla por equipos en que 4 Helghast combaten contra 4 miembros de ISA siguiendo las normas "tradicionales". También podemos participar en un Todos contra todos, en que se premia a los tres mercenarios que más dinero hayan recogido (eliminando rivales, claro) y por último, un modo por objetivos, típico de esta saga.

Lo más interesante es que el juego engancha como los "shooter" más populares, se mueve con fluidez y no muestra ningún problema de conexión. Como ya hemos explicado, el sistema de rangos y cartas, le da una profundidad sin precedentes en un juego portátil, y los controles también se adaptan a este ritmo de juego más exigente.

Killzone Mercenary ofrece, en definitiva, todo lo que se puede esperar de PS Vita. Unos controles bien adaptados a los dos sticks y la pantalla táctil, un apartado gráfico y sonoro que nos ha dejado impresionados y un multijugador online con cuerda para rato. Lo único que podemos echarle en cara a este "shooter" es la duración de la campaña, que se nos ha quedado un poco corta, pese a que el diseño de los 9 escenarios hace que sea bastante rejugable. Por fin, volvemos a tener un motivo para sacar nuestra Vita a la calle, o hacernos con una, si es que lo estábamos pensando.  

Valoración

Un "shooter" sobresaliente, que demuestra todo el potencial de PS Vita, tanto en lo que respecta a los apartados técnicos, como en el control y diseño de niveles. Hasta el modo online es capaz de engancharnos.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Gráficos de gran calibre y un control bien adaptado a la portátil.

Lo peor

Los 9 niveles de la campaña se quedan cortos.

Lecturas recomendadas