Análisis

Análisis de LEGO El Señor de los Anillos

Por Daniel Acal
-

Con la primera de las tres películas de El Hobbit a la vuelta de la esquina, nada mejor que repasar la trilogía de El Señor de los Anillos, pero en clave de LEGO. Es decir, con un asequible desarrollo que mezcla acción, plataformas y puzzles capaz de gustar tanto al público casual como a los más frikis.

Primero fue LEGO Star Wars y después le siguieron otras exitosas sagas de cine como Indiana Jones, Piratas del Caribe o Harry Potter, como en su momento pudistéis leer en nuestro reportaje sobre juegos de LEGO que publicamos hace unos meses. Tras estrenar el mundo abierto en el reciente LEGO Batman 2. parecía complicado que en TT Games pudieran superarse a sí mismos en tan poco tiempo ¿verdad?

Pero lo cierto es que han hecho un grandísimo trabajo con LEGO El Señor de los Anillos. Sin un juego oficial de El Hobbit (algo que no nos terminamos de explicar), bueno será repasar las tres películas de El Señor de los Anillos en clave de LEGO. Es decir, con un asequible desarrollo que mezcla acción, plataformas y pequeños puzzles, capaz de enganchar tanto al público más casual (por su sencillez y sus momentos de humor tontuno), como al más friki, por la cantidad de desbloqueables que tiene y la profunda fidelidad que profesa a las películas (que en esta entrega raya en lo enfermizo).

Explora la Tierra Media o sigue la trama de las películas

Además, la Tierra Media es un escenario ideal para volver a brindarnos un mundo abierto como hicieron en LEGO Batman 2. Pues dicho y hecho. LEGO El Señor de los Anillos recorre fielmente las tres películas en un total de 18 niveles (seis por cada film), además de una última fase extra al final que no os vamos a desvelar para no chafaros la sorpresa.

Exploraremos lugares como la Comarca, Bree, Moria, Rohan, Minas Tirith... participando en todas las batallas de las películas (Dagorlad, Abismo de Helm, campos de Pelennor...) y luchando contra sus enemigos más característicos (Uruk-hai, Olifantes, Ella-Laraña, el Barlog de Moria, los Nazgul y sus bestias aladas...). Y por supuesto, manejando a todos sus protagonistas, desde los más obvios Aragorn, Gandalf, Frodo, Sam... hasta otros menos evidentes como Arwen, Elrond o Isildur).

Cada héroe tiene sus habilidades que habrá que combinar

Como cabía esperar, en LEGO El Señor de los Anillos cada personaje tiene habilidades exclusivas y tendremos que alternarlos en todo momento para poder avanzar (Sam puede encender fuego, Legolas salta más y puede disparar flechas, Aragorn puede seguir rastros, Gandalf hace levitar piezas...). Eso sí, ahora podremos equiparles con 30 armas y objetos de mithril que nos otorgarán nuevas habilidades. Para ello hay que desbloquear sus diseños /encontrándollos primero)) y después acudir a una herrería en alguna de las ciudades para poder forjarlos.

Pero lo mejor de todo es el Modo Libre. En todo momento podremos interrumpir la historia principal para viajar por los distintos lugares de la Tierra Media que ya hayamos visitado y realizar sencillas misiones secundarias o, simplemente, por el placer de explorarlos con otros personajes y acceder a lugares a los que antes no  podíamos gracias a las habilidades de los nuevos que vayamos consiguiendo. Hay un total de 84 personajes que podremos manejar, aunque la mayoría de ellos habrá que desbloquearlos y comprarlos antes de poder utilizarlos. Y podremos usar distintas monturas para movernos por él según el escenario: caballos, huargos...

Desarrollo asequible pero muy fiel a las películas.

El asequible desarrollo de LEGO El Señor de los Anillos gustará a todos los públicos, pero los fanáticos de la obra de J.R.R. Tolkien son los que más lo van a disfrutar. Y no lo decimos sólo porque ofrezca planos calcados, diálogos extraídos de las pelis o la banda sonora original  de Howard Shore y las voces originales de los actores en inglés (que también). Va mucho más allá de todo eso.

El amor por el detalle que en TT games han derrrochado en este juego raya en lo enfermizo. Tanto, que hasta se han incluido los cameos de Peter Jackson en el mismo lugar de la pelis. Otro buen ejemplo de esto es que incluso reproduce los fallos de raccord presentres en los films (¡esa Arwen y sus imposibles cambios de ropa!). Y todo regado con el habitual humor tontorrón que suelen exhibir estos juegos (nâzgul apagando el fuego con un extintor, Boromir siendo ensartado por plátanos o Sam durmiendo con un osito de peluche mientras Gollum les acecha son algunos ejemplos de esto).

Muy entretenido y simpático, aunque poco espectacular

En cuanto al apartado gráfico, es simpático pero no es precisamente espectacular. Es cierto que todos los entornos son reconocibles, pero la mayoría de los excenarios exteriores se ven excesivamente vacíos, y en lois que sí presentan elementos (árboles, montañas...), estos se generan de manera brusca (el famoso popping).

En fin, que pese a su sencillez y a que sus mecánicas puedan resultar ya algo repetitivas (sobre todo para los que lleven ya unos cuantos juegos de este tipo a sus espaldas), los fans de ESDLA y/o de la popular mara danesa van a alucinar. Y más si lo jugamos a dobles. Y es que como mejor se disfruta de LEGO El Señor de los Anillos es jugando con un amigo en cooperativo. No permite Online pero sí que un jugador esté en una punta del mapa y el otro en la otra (a pantalla partida, claro).

Lo dicho. Ante la falta de un videojuego oficial de El Hobbit como Tolkien manda, bueno es recorrer la Tierra Media que vislumbró Peter Jackson con la simpática puesta en escena y el asequible a la par que variado desarrollo tan característico de los videojuegos de LEGO.

Valoración

Tan entretenido como cualquier LEGO y gracias a su mundo abierto y a sus múltiples desbloqueables, es uno de los más completos. Si te gusta El Señor de los Anillos, no deberías perdértelo por nada.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Fidelidad a ESDLA que raya en lo enfermizo y un desarrollo entretenido para compartir.

Lo peor

Gráficamente podría ser mejor y algunas mecánicas terminan resultando un poco repetitivas.

Lecturas recomendadas