Análisis

Análisis de Little Battlers eXperience

Por Roberto J. R. Anderson
-

Con Little Battlers eXperience para 3DS, Level-5 nos trae un juego de rol que nos recuerda a sus Inazuma Eleven, pero donde todo gira en torno a los robots en miniatura.

Ha tardado en llegar (en Japón salió hace tres años), pero ya lo tenemos aquí: otra de las creaciones de Level-5, la compañía que nos ha maravillado con juegos como Inazuma Eleven, Profesor Layton y Ni no Kuni. Y ya os decimos que, si habéis disfrutado con los otros juegos de estos brillantes desarrolladores, no os equivocaréis con este título, el cual guarda muchos puntos en común con Inazuma (incluso aparece alguno de sus personajes, a ver si lo detectáis cuando juguéis). En este juego de rol, nuestros protagonistas son chavales de instituto que aspiran a ser los mejores en su gran pasión... ¡los combates entre robots en miniatura!

Son pequeños, pero causan sensación

 

El juego salió originalmente para PSP, pero esta versión mejorada para 3DS será la única que llegue a Occidente. Estamos a mediados del siglo XXI, y la invención de unas nuevas figuras en forma de robot que caben en la palma de la mano, conocidas como LBX (Little Battlers eXperience), ha revolucionado el mercado de los juguetes. Lo que les hace especiales es que sus poseedores pueden pilotarlos mediante un control remoto y competir entre ellos en intensos combates. Al principio, las autoridades consideraron que los LBX eran peligrosos, pero gracias a los nuevos cubiláteros de cartón reforzado (en cuyo interior se libran las batallas) ahora todo el mundo puede disfrutar de ellos sin preocuparse.

 

 

Aun así, hay quienes pretenden utilizar el enorme potencial de los LBX para llevar a cabo planes tan cuestionables como agresiones y atentados, en especial la Nueva División Revolucionaria, una oscura organización que no duda en emplear la fuerza para lograr sus objetivos. Y ahí es donde entra el joven Van Yamano, el protagonista de la aventura, cuyo amor por los LBX es tan grande que no está dispuesto a permitir que nadie los use para hacer el mal. Para defender el bien, cuenta con un LBX muy especial: el AX-00, que le entrega una extraña mujer al principio de la aventura. Aunque al principio Van no entiende muy bien lo que está pasando, pronto comprende su importante papel en una trama de dimensiones enormes, y lo mucho que representa su AX-00 en todo ello.

 

Como RPG en el que controlamos a chavales que manejan pequeños robots personalizables, Little Battlers eXperience continúa la tradición de juegos como Custom Robo, Front Mission y Robotrek, y también tiene mucho en común con el reciente (y muy recomendable) anime Gundam Build Fighters. Por cierto, Little Battlers eXperience también tiene sus propios anime y manga.

Como Inazuma con robots

 

El desarrollo de la aventura es similar al de las entregas de Inazuma Eleven, pero cambiando el fútbol por las figuras LBX. Hay que recorrer escenarios como el instituto de Van y un barrio de tiendas, entre muchos otros, donde nos esperan multitud de usuarios de estos pequeños robots dispuestos a desafiarnos. La mayoría de los combates son opcionales y sólo los libraréis si habláis con el personaje en cuestión, pero también hay partes de la aventura en las que no os quedará más remedio que pelear. Cuando veáis la palabra “¡Peligro!” en la pantalla inferior, significa que puede aparecer una batalla aleatoria en cualquier momento.

 

 

Antes de cada combate (los cuales se desarrollan en tiempo real en ambientaciones que van variando) podéis configurar vuestro equipo y preparar lo que haga falta. Uno de los elementos más atractivos es que vuestro LBX es ampliamente configurable, y podéis utilizar las piezas que reunáis a vuestro gusto para experimentar con un sinfín de combinaciones posibles: hay más de 4.000 piezas en el juego para configurar los LBX. También da para mucho la gran variedad de armas, que van desde espadas y lanzas hasta pistolas e incluso rifles de francotirador, entre muchos otros. La elección de armas para vuestro LBX es muy importante, ya que determina el estilo de lucha que habréis de emplear. Lo ideal es probar con todas las que podáis, y usar las más apropiadas para cada combate.

 

Combates roleros en tiempo real


Aunque en ocasiones lucharéis con Van en solitario, en la mayoría de los combates contaréis con el apoyo de otros amigos del instituto, cuyos LBX también podéis configurar a vuestro antojo; eso os permite experimentar muchas más posibilidades. Y lo cierto es que es importante pelear todo lo que podáis, porque como en cualquier buen juego de rol seréis recompensados con experiencia que aumentará vuestro poder.

 

Por una parte está el nivel de los personajes, que influye directamente en los LBX que estén pilotando. Y por otra, el nivel de CA (Clase de Armadura) de cada una de las piezas que utilicéis, que determina el poder del LBX en cuestión y que también se incrementa al ganar combates. Además, también está el nivel de destreza del personaje con cada tipo de arma, que va aumentando en las armas que uséis y os permite desbloquear ataques especiales relacionados con ellas. Dichos ataques especiales podrán sacaros de más de un apuro, y conseguiréis mayores recompensas cuando deis el golpe de gracia con uno de ellos.

 


Como veis, el juego es puro rol, con una cantidad inmensa de posibilidades y distintas maneras en las que hacer progresar a vuestros robots y personajes. Una gran manera de ganar experiencia y otras recompensas, por cierto, es superar los múltiples desafíos opcionales que os propondrán los personajes. Añaden unas cuantas horas extra de juego, y las hay de varios tipos, como encontrar objetos, hacer recados y, por supuesto, librar combates específicos.

 

Y es que, claro está, las batallas son el eje central del juego. Después de unos cuantos combates, eso sí, debéis echar un vistazo a la barra de mantenimiento, que se va gastando poco a poco por muy bien que os vaya en el campo de batalla. Al fin y al cabo, los LBX no dejan de ser figuras de juguete, con sus limitaciones y fragilidades. Sin embargo, es muy sencillo repararlos cuando empiecen a deteriorarse: sólo hay que echarles un poco de aceite, o llevarlos a un taller.

 

Conclusiones

 

Empecemos por lo malo. Hay que reconocer que las mazmorras y sus puzles son bastante simples, y que los escenarios de las batallas, aunque variados, se repiten demasiado en ciertos tramos de la aventura. Además, aunque los textos están en castellano, el juego sólo incluye voces en inglés; hubiera estado bien poder escoger al menos el doblaje original japonés. Gráficamente es un poco más sencillo que otros juegos recientes de Level-5 para 3DS (este salió originalmente hace años en Japón), aunque a su favor hay que destacar las estupendas y numerosas escenas animadas marca de la casa.

 

Y ahora viene lo bueno: su gran nivel de configuración de los LBX, con más de 4.000 piezas coleccionables para personalizar vuestras figuras con total libertad; sus divertidísimos combates, muy profundos gracias a la variedad de armas; y su absorbente aventura principal, que dura más de 20 horas, además de los muchos extras y desafíos opcionales que añaden bastantes más. Y también hay un multijugador con combates para 6 jugadores simultáneos, aunque sólo en modo local inalámbrico (no en online). En definitiva, es un juego muy recomendable, especialmente si os gustaron los juegos de Inazuma Eleven y sentís predilección por los robots. Hay dos continuaciones ya disponibles en el mercado nipón; ojalá esta primera entrega tenga éxito aquí y lleguen también las siguientes.

Valoración

Quizás no llegue a ser tan divertido como un Inazuma Eleven, pero se queda cerca y eso es todo un logro. Gustará especialmente a los más pequeños, pero cualquier amante del rol podrá apreciar sus muchas posibilidades.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Muchas posibilidades para configurar los LBX. Combates divertidos. Gran variedad de armas.

Lo peor

Voces sólo en inglés. Mazmorras y puzles muy simples. Sin combates online.

Lecturas recomendadas