Análisis

Análisis de Lollipop Chainsaw

Por David Martínez
-

El juego más personal de Goichi Suda está protagonizado por una cazadora de zombis poco común: va armada con una motosierra y es adicta a los chupachups. Y por cierto, lleva la cabeza parlante de su novio colgada de la cintura.

Puede que todavía no conozcáis a Juliet Starling. A sus 18 años, esta animadora combina las inquietudes de cualquier chica de su edad (su novio Nick, la moda, la música o las golosinas) con una larga tradición familiar de cazar zombis, en su caso armada con una sierra mecánica y unos pompones. No es un personaje muy convencional para protagonizar un “hack´n slash” pero es que nada en Lollipop Chainsaw es convencional.

El reto de Juliet se divide en un prólogo y seis escenarios (lugares comunes en el cine de terror de "serie B" como el instituto, una granja o una catedral) plagados de zombis y custodiados por unos enemigos finales muy ingeniosos, inspirados en estilos musicales como el punk, la música psicodélica de los años sesenta o el heavy metal.

 

Protagonista irresistible

¿Aún no os habéis enamorado de Juliet? Pues deberíais ver cómo se mueve por los escenarios. Nuestra protagonista es un torbellino que salta, agita sus pompones (para aturdir a los enemigos) y golpea con la sierra siguiendo un esquema de control básico, pero muy efectivo. Además, podemos mejorar nuestro repertorio de combos con ataques especiales, comprados en la tienda "shop2chop".

Esta mecánica está salpicada por un puñado de minijuegos tan absurdos como divertidos: podemos utilizar una barra de striptease para acabar con los grupos más numerosos de zombis, jugar al béisbol con los enemigos o colocar la cabeza de nuestro novio decapitado sobre un cadáver para darle vida (y controlarlo como un QTE, pulsando los botones en el momento adecuado).

Todas estas locuras encajan a la perfección dentro del desarrollo y consiguen que en ningún momento nos cansemos de aporrear los botones. Aunque el gran triunfo de Lollipop Chainsaw es la gran cantidad de recursos de la cultura pop que incorpora.

Referencias para jugones

Las referencias se cuelan por todas partes, y consiguen un estilo artístico que hubiera sido imposible de reproducir en ningún otro medio. En este sentido, Lollipop Chainsaw es la cima de la carrera de Suda 51 (creador de Killer 7, No More Heroes o Shadows of the Damned). Del cómic se han tomado los gráficos coloridos y el uso de viñetas y tramas (en el sentido visual). El cine ha inspirado personajes y situaciones (los más avispados pillarán frases de alguna peli de Tarantino, como Pulp Fiction) y la música, una colaboración de Akira Yamaoka con grupos como Children of Bodom o Atari Teenage Riot, se integra perfectamente con este universo adolescente. Mención aparte merecen los múltiples guiños a otros juegos (desde el propio No More Heroes a clásicos como Pong o Elevator Action) con visita a un salón recreativo incluida.

Aún hay más. Toda la violencia del género se ha suavizado con efectos como corazones y arcoiris que aparecen en lugar de sangre, diálogos desternillantes (con una estupenda localización  en castellano, aunque sólo está subtitulado) y un argumento muy bien escrito, obra de James Gunn, el guionista de la película Amanecer de los Muertos, que siempre flirtea con el absurdo. 

Un lenguaje propio

Podéis amar u odiar Lollipop Chainsaw, pero no os dejará indiferentes. Para nosotros es una obra de arte, con una ambientación y un manejo del ritmo que son “puro videojuego” y un elenco de personajes irresistible (en particular el sensei y las hermanas de Juliet). Pero no es perfecto. El modo historia se agota en menos de ocho horas, contando con sus dos finales, y el único aliciente para repetir son los coleccionables (en especiales los 20 trajes de Juliet, algunos de ellos inspirados en el manga o en películas como Evil Dead, y las melodías en MP3). Además, comparado con otros títulos de acción, el sistema de combos se queda un poco corto, no hay modos multijugador y los escenarios parecen limitados. Habrá muchos jugones que penalicen estos "descuentos".

Aún así, Lollipop Chainsaw es tan fresco, tan rabioso, tan divertido... que recomendamos probarlo. Seguro que Juliet Starling se gana un hueco en vuestro corazón como ya lo ha hecho con los nuestros

Valoración

Suda 51 ha sido capaz de aportar originalidad a un género estancado. La factura de Lollipop Chainsaw es excelente, y la cantidad de guiños y referencias culturales lo convierten en un juego único, aunque no para todos los públicos.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El lenguaje "de videojuego" con decenas de guiños y minijuegos.

Lo peor

El modo historia es corto, y los alicientes para repetir son los coleccionables.

Lecturas recomendadas