Análisis

Análisis de Mario Golf World Tour

Por Rubén Guzmán
-

Versión comentada: 3DS

Mario mantiene la sonrisa cuando salva a Peach, corre en Kart, juega al tenis o desafía a Sonic en un descenso de esquí. Pero cuidadito si le retas a un partido de golf: el fontanero frunce el ceño y se lo toma muy en serio.

Mario Golf World Tour tiene ganas de recuperar el mejor golf nintendero. Alguien tiene que hacer el trabajo que hace Camelot. Este estudio nipón, perteneciente en su mayor parte a Nintendo, lleva ya 15 años (desde el lanzamiento de Mario Golf para Nintendo 64 en 1999) encargándose de los juegos de golf y tenis de Mario con una profesionalidad digna de admiración.

En ambas series han mezclado la esencia de los deportes que emulan con el sentido de la diversión que se asocia a los juegos del héroe nintendero. Un equilibrio que Mario Tennis Open mantenía a la perfección, pero que en Mario Golf World Tour cae del lado de la simulación. ¿Listo para un partidito de golf? Pues prepárate para entrenar bastante si quieres buenos resultados...

World Tour se divide en dos modos con montones de posibilidades. Partida Rápida te permite jugar directamente, eligiendo golfista entre todas las estrellas del Reino Champiñon: Mario, Peach, Luigi, Bowser, Bowser Jr., Daisy, Yoshi, Donkey, Diddy, Waluigi, Boo y Wario... Además de cuatro ocultos que Nintendo, en su reciente afán por destripar todo sobre los juegos antes de lanzarlos, ya ha revelado en Twitter. Cada uno de estos personajes tiene sus propios valores en distancia de drive, control, punto dulce (es el punto ideal del palo con el que golpear la bola, un valor alto garatiza precisión en el lanzamiento) y efecto (hacia la izquierda, hacia la derecha o recto). También puedes jugar con tu Mii, y el abanico de modos es grande: golf clásico, juego por puntos (se puntúa la calidad de los golpes), juego por hoyos (gana el que gane en más hoyos) y Desafíos (retos de habilidad en los que, además de embocar, hay que lograr objetivos como recoger Monedas Estrella, por ejemplo). Además, desde Partida Rápida también podemos jugar partidos para hasta cuatro jugadores en red local u online. Y todos estos modos los disfrutamos en los diferentes recorridos del juego, que vamos desbloqueando en el otro gran modo principal.

El elitista Club Castillo

 

Sí, porque si lo que ofrece Partida Rápida ya sería bastante parar entretenerte un par de decenas de horas, resulta que el modo gordo es el Club Castillo. Aquí juegas sí o sí con tu Mii, con el objetivo de clasificarte en los diferentes torneos, y luego ganarlos, claro. Tienes además unos tutoriales muy necesarios para dominar los diferentes aspectos del juego, una tienda en la que comprar palos y equipo que mejoran las caracteristicas de tu Mii, minijuegos que te sirven para prácticar los diversos aspectos del golf y las salas para disfrutar de todas las posibilidades multijugador: las partidas locales, el online con torneos regionales en los que participas según tu handicap (un valor numérico que se te asigna tras jugar cada recorrido), torneos mundiales y la posibilidad de crear tus propias comunidades en las que defines las reglas de tus torneos. Y todo, accesible en el bonito escenario del Club, que puedes recorrer libremente. En la sala VIP verás a los golfistas más importantes, y es curioso: si hablas con cualquiera (Donkey, Diddy, Peach, quien sea) te responderá directamente... excepto en el caso de Mario y Luigi, en el que Toad habla por ellos. ¿Por qué? Pues váyase usted a saber.

Piénsa antes de lanzar

Si has llegado hasta aquí, mi más sincera enhorabuena, porque menudo rollo te he soltado. Pero supongo que era mi deber contarte las enormes posibilidades de World Tour. Ahora, vamos a lo más interesante: el sistema de juego, lo que de verdad define a Mario Golf como un simulador. Prescindiendo del control táctil (solo se utiliza para alguna selección en el menú de tiro), cada lanzamiento tiene dos fases. No es que el juego las marque como tales, sino que son la forma natural de jugar.

En la primera solo tienes que hacer dos cosas: mover el stick de izquierda a derecha para marcar las dirección del golpe y elegir palo. Pero estas dos decisiones las tomas en función de un montón de variables: la dirección y fuerza del viento, la diferencia de altura entre el punto de salida y de llegada, la inclinación del terreno desde el que lanzas y en el que cae la bola... Y, excepto quizá en el Recorrido del Bosque, el primero de juego, o tienes en cuenta todo esto antes de cada golpe, o será imposible que consigas buenos resultados.

  

Después de la parte de cálculo, te toca demostrar habilidad: debes pulsar un par de veces en el momento justo si vas a lanzar un drive o un approach, o una si estás ya en el green y vas a lanzar un putt. Además, en le caso del drive y el approach, una tercera pulsación justo al final te permite dar efecto de avance o retroceso. Todo esto, con la ayuda de una barra en la parte superior de la pantalla táctil que nos indica la distancia al hoyo, y que se recorta peligrosamente si la bola está en terrenos como hierba alta o arena de búnker, haciendo el lanzamiento más difícil.

En realidad, esta parte de precisión al pulsar es menos importante que la anterior, porque conseguir lanzamientos decentes es más o menos sencillo, y tu suerte dependerá más de que hayas calculado bien en la primera parte "estratégica". Por cierto, hay un modo automático que reduce a una sola las pulsaciones en Drive y Approach, pero teniendo en cuenta que lo difícil es calcular bien el golpe, y no lanzarlo, tampoco ayuda a disminuir la dificultad.

Y ahora un párrafo valorativo, chavales, ¡que esto es un análisis aunque no lo parezca! ¡Albricias! ¿Mola este estilo de juego? Pues sí: una vez te pasas los tutoriales del Club Castillo (algo más de media hora para comprender cómo funciona todo), analizar cada golpe antes de ejecutarlo y trazar una estrategia para cada hoyo resulta adictivo. Camelot ha hecho un buen trabajo a la hora de plasmar en pantalla todos los indicadores necesarios. Bueno... casi todos. El punto indicador de dónde caería la pelota (sin contar la influencia de las variables) que vemos antes de lanzar aparece muy pequeñito en algunas de las vistas antes del golpe, y hay que dejarse los ojos para encontrarlo. Pero vamos, no va más allá de perder unos segundos hasta que lo detectas.

 

Más importante es que la mecánica de Mario Golf World Tour exige jugar concentrado para conseguir buenos resultados, y aunque tenga Desafíos pensados para jugar en unos minutos, en general es un título en el que lo mejor es sentarse para jugar con tiempo. De hecho, un buen rato en los Recorridos de 18 hoyos o si juegas torneos mutijugador. Este carácter de simulador exigente hace de él el juego de Mario deportivo que va más directamente dirigido a los fans del deporte real. Pero, eh, eso no significa que no haya fantasía en este título. Y esa la ponen en gran medida los Recorridos.

10 campos de golf que dominar

Pues sí: sin entrar (todavía) en el tema de los DLCs, Mario Golf World Tour tiene 10 recorridos que van de los 9 a los 18 hoyos. En total, 126 hoyos. Los tres primeros son "realistas": son los Recorridos Bosque, Playa y Desierto, de dificultad progresiva y en los que, aunque hay elementos jamás vistos en un campo de golf, como por ejemplo cañones sobre los que debe pasar la bola, no traen fantasía como tal. Y después están los seis recorridos de Mario World, que incluyen elementos fantásticos como plataformas flotantes sobre los que puede caer la bola: Jardín de Peach, Estanque de Yoshi, Parque Floruga, Lago Cheep Cheep... y otros dos más que no te vamos a revelar porque no queremos reventarte el juego, aunque Nintendo ya los ha anunciado en su twitter también, pero vamos por si no te has enterado. Suman 9.

El décimo es el Sendero de las Islas Estrella, un recorrido en el que solo tenemos dos golpes para embocar en cada uno de sus nueve hoyos. Es díficil, sí, como algunos de los otros recorridos fantásticos, que a veces llegan a resultar exigentes... y, si quedas segundo in extremis, como me ha pasado a mi varias veces, no te va a hacer mucha gracia tener que repetirlos.

Además, en estos campos podemos usar power-ups, que recogemos durante la propia partida golpeándolos con la bola. La Flor de Fuego te permite atravesar como si nada obstáculos como árboles, el Tornado recoloca la bola al caer de una manera extraña que no sé explicar pero que te suele beneficiar, el Champiñón Turbo acelera la bola al aterrizar, Bill Bala lanza un potente disparo en línea recta... Y, lejos de añadir caos al juego, estos elementos aumentan las posibilidades estretágicas: combinando estos golpes con los atajos que muchas veces oculta el inteligente diseño de los hoyos, lograremos tarjetas con impresionantes resultados bajo par.

¿Te parece poco? Pues toma DLCs

El juego tiene ya millones de toneladas de contenido, pero Nintendo ha lanzado ya un DLC y pronto llegarán dos más. Cada uno de estos tres sets ofrece un nuevo personaje y dos nuevos recorrido de 18 hoyos a 5,99 euros. El primero, Set Champiñón con Toadette de personaje, ya está disponible, mientras que para los Set Flor (con Caco Gazapo) y Estrella (con Estela) salen en mayo y junio respectivamente. Pero atención: si no puedes esperar, ya puedes comprarte el Lote de 3 Sets, disponible hasta el 31 de mayo que cuesta solo 11,99 euros, y recibir además de regalo un nuevo personaje, Mario Dorado y, cuando esté disponible, un cuarto set de regalo completamente nuevo y con contenido, de momento, secreto. Si te vas comprando los tres set por separado, recibes también a Mario Dorado (no el cuarto set).

Este Mario es un golfista de cuidado con un power-ups especial, la Flor Dorada, que te consigue monedas según la distancia que recorra la bola. Nintendo también ofrecerá torneos de muestra para quienes quieran probar los recorridos descargables antes de decidirse a comprar. Los jugadores que posean el juego y descarguen el set gratuito de muestra podrán participar en estos torneos online.

Y por fin, este análisis se acaba

Antes de acabar voy a comentar brevemente los apartádos técnicos: gráficos bien, coloridos y con un diseño poligonal bastante decente. Efecto 3D muy bueno, aunque no aporte a la jugabilidad (para enterarte de las distancias, nada mejor que los indicadores numéricos). Y apartado sonoro muy flojo. La banda sonora me ha resultado pesada, aunque eso entra en los gustos personales, y las voces de los golfistas (sus exclamaciones tras los golpes, vaya) son de muy baja calidad.

Y ahora vamos a resumir esto un poco. Mario Golf World Tour es un simulador de golf, algo que permanece inalterable incluso cuando se usan power-ups, que se añaden con naturalidad a la ecuación de cálculos y estrategias que preceden a cada golpe. Es profundo y tiene mucho contenido, y llega a ser bastante adictivo, si bien es verdad que a largo plazo puede resultar un tanto repetitivo por la necesidad de aplicar a cada golpe el mismo típo de cálculo (las variables viento e inclinaciones del terreno). No obstante, la emoción que añaden los Torneos online compensa este detalle, y podemos asegurar que Mario protagoniza un juego DE GOLF de alto nivel. Y lo de poner DE GOLF con mayúsculas es un recurso cutre para señalar que, si te gusta este deporte, disfrutarás más del juego.

Valoración

Aunque integre elementos de fantasía, World Tour es un simulador, y además uno bueno y exigente. De los juegos deportivos de Mario, es el que va más dirigido a los aficionados al deporte.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Llega a resultar muy adictivo. Con 10 recorridos y repleto de modos, jugarás meses.

Lo peor

Los recorridos más difíciles desesperan un poco. El apartado sonoro es flojo.

Lecturas recomendadas