Análisis

Análisis de Mario Party 10

Por Roberto J. R. Anderson
-

Versión comentada: Wii U

Mario Party 10 ya está aquí. Tras el lanzamiento de Wii Party U hace año y medio, Nintendo y su estudio Nd Cube retoman su saga de minijuegos más emblemática, que debuta en Wii U.

El estudio Nd Cube de Nintendo tomó las riendas de esta popular saga de minijuegos tras la desaparición de sus creadores originales, Hudson Soft, aunque muchos miembros del extinto estudio se unieron a ellos. Nd Cube se estrenó en la saga con la novena entrega principal para Wii, que renovó de manera brillante un concepto que ya empezaba a estar un poco trillado.

 

Además, también desarrollaron un Mario Party portátil para 3DS muy digno, y crearon con éxito los dos Wii Party. Ahora nos ofrecen el siguiente paso en la saga Mario Party, que retiene los aciertos de su predecesor de Wii e incorpora nuevos elementos que lo hacen más variado y completo que nunca, con tres modos principales muy diferentes y más de 70 minijuegos en total.

El juego asimétrico de Bowser Party

Esta nueva entrega aprovecha dos de las características más publicitadas de Wii U: la compatibilidad con las figuras amiibo y el juego asimétrico. Esto último es un concepto del que Nintendo habló mucho en el lanzamiento de la consola, y que consiste en utilizar la combinación de GamePad y wiimotes para que los jugadores participen en una misma experiencia multijugador desde enfoques diferentes. El juego asimétrico funcionó muy bien en algunos minijuegos de Nintendo Land, pero desde entonces apenas hemos visto ejemplos memorables (Wii Party U, Rayman Legends y poco más).

 

 

Sin embargo, Mario Party 10 brilla en este aspecto con su modo Bowser Party, una divertidísima experiencia en la que un jugador controla a Bowser con el GamePad y se enfrenta a los poseedores de wiimotes en estupendos minijuegos en los que trata de hacerles el mayor daño posible. Ideas como esta son lo que necesita Wii U para mostrar el potencial de sus posibilidades únicas.

 

El objetivo del jugador con GamePad (Bowser) es perseguir a través del tablero a los cuatro integrandes del equipo Mario. Cada vez que los alcanza, da inicio un minijuego especial en el que tiene que hacerles daño y quitarles el mayor número posible de puntos de vida. Si consigue tumbar a los cuatro, Bowser es el vencedor de la partida. Pero si alguno de los miembros del equipo Mario consigue llegar a meta con vida, todo su grupo se lleva la victoria y Bowser pierde.

 

 

Como decimos, nos ha gustado mucho y esperamos ver más cosas de este tipo en próximos juegos de la consola. Eso sí, en su contra hay que decir que este modo incluye pocos minijuegos (sólo 10 de los más de 70 que hay en el juego), por lo que tras unas cuantas partidas puede que la cosa se os haga un poco repetitiva.

Los amiibo se unen a la fiesta

En cuanto al uso de las figuras amiibo, tenemos sentimientos encontrados. El modo amiibo Party permite conectarlas para utilizarlas como personajes jugables, con los objetos y elementos estéticos que hayamos personalizado y guardado en las figuras.

 

 

Este es el segundo juego que permite guardar información dentro de las figuras (tras Super Smash Bros.), ya que hasta ahora los demás juegos sólo las han empleado en modo de sólo lectura. Pero tened en cuenta que las figuras amiibo únicamente tienen capacidad para guardar datos de un juego, por lo que no podréis almacenar información tanto de Mario Party 10 como de Super Smash Bros. en el mismo amiibo. Es una limitación que, sinceramente, nos parece bastante molesta y que esperamos que se subsane en próximas hornadas de las exitosas figuras de Nintendo.

 

El modo amiibo Party rescata las reglas clásicas de la saga de reunir monedas y estrellas, lo cual es positivo para tener un abanico mayor de posibilidades (hay otro modo, sin los amiibo de por medio, que sigue las mecánicas que introdujo Mario Party 9, como os contaremos más adelante).

 

 

En amiibo Party los tableros son especiales, y están inspirados por el personaje del amiibo que decidamos. Si no tenéis figuras, no podréis acceder al amiibo Party, y tened también en cuenta que sólo podréis jugar en los tableros de los amiibo que tengáis, y que los compatibles son: Mario, Luigi, Peach, Toad, Yoshi, Donkey Kong, Wario, Estela y Bowser.

 

En cualquier caso, los tableros amiibo son demasiado simples y pequeños, y distan mucho de la magnitud y del carisma de los tableros de los otros modos. Además, en un esfuerzo por dar el mayor protagonismo posible a las figuras amiibo, los desarrolladores han empleado un recurso que acaba por ser contraproducente: cada vez que lanzamos el dado y que nos equipamos insignias (unos objetos especiales) hay que acercar nuestro respectivo amiibo al GamePad, una idea que tiene su gracia pero que se vuelve tedioso y aburrido al segundo turno.

 

Por cierto, en su favor hay que decir que, aunque sólo ciertas figuras son compatibles con el modo amiibo Party, todas las demás que hay en el mercado también lo son para obtener bonificaciones especiales diarias a través del menú principal en modo de sólo lectura, al estilo de lo que vimos en Hyrule Warriors.

Siguiendo la senda de Mario Party 9

Al final, el modo de mayor peso y el corazón del juego es el modo Mario Party, que mantiene las mecánicas que introdujo Mario Party 9 para Wii, las cuales supusieron un tremendo soplo de aire fresco para la saga.

 

Los cuatro jugadores viajan juntos en un vehículo a través del tablero lanzando el dado por turnos, y el objetivo es ser el jugador con el mayor número de miniestrellas, las cuales se obtienen tanto en los numerosos minijuegos que van apareciendo como en el propio tablero. Además, hay grandes jefes enemigos a mitad y final de partida, y el jugador que más daño les hace se lleva un botín mayor.

 

 

Los tres tableros disponibles en Bowser Party también lo están en el modo Mario Party, además de otros dos tableros exclusivos de este último. Y, a diferencia de Bowser Party, en Mario Party disponemos de una variedad muy amplia de minijuegos, aunque su concepto no sea tan novedoso e importante para la saga. Aunque Bowser Party es el modo que aporta algo especial y el que más nos ha gustado, Mario Party es el más completo, y al que más veces volveréis si dedicáis mucho tiempo al juego.

Conclusiones

Creemos que este juego cumple correctamente su cometido: ser una garantía de diversión para cuando queráis echar unas partidas en buena compañía. Es sencillo de jugar y accesible para todo el mundo, pero variado y con una buena cantidad de modos y opciones.

 

 

Su modo Mario Party es tan sólido como el modo principal del estupendo Mario Party 9 de Wii, y además esta entrega incorpora una muy acertada experiencia de juego asimétrico con el modo Bowser Party, una nueva vuelta de tuerca cuyo único inconveniente es su escaso número de minijuegos específicos.

 

También es encomiable que Nd Cube haya intentado hacer algo interesante con las figuras amiibo, aunque no haya terminado de cuajar. El modo amiibo Party presenta unos tableros demasiado simples y con poca chicha (todo lo contrario que en los otros modos), y se hace tedioso tener que usar las figuras cada vez que lanzamos el dado, pero al menos está bien tener la posibilidad de recuperar las reglas clásicas de la saga en este modo especial.

 

 

En definitiva: aunque hubiera llegado más alto con un mejor amiibo Party y con un mayor número de minijuegos asimétricos para el Bowser Party, sigue siendo un juego muy completo y divertido, y una de las opciones más recomendables de Wii U para jugar con vuestros amigos y/o familiares, ya sean experimentados o profanos en el mundo de los videojuegos. Eso sí, tened en cuenta que jugar en solitario resulta mucho menos divertido, y además no hay opciones de juego online.

 

Valoración

Si os juntáis a menudo alrededor de la consola con amigos y/o familiares para echaros unas risas, Mario Party 10 es una de las opciones más recomendables del catálogo de Wii U.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El juego asimétrico de Bowser Party. Buen abanico de modos y opciones.

Lo peor

Modo amiibo Party muy mejorable. Bowser Party sería aún mejor con más minijuegos asimétricos.

Lecturas recomendadas