Análisis

Análisis de Max Payne 3 para PC

Por Tomas Gonzalez
-

No te confundas: años después, el Max Payne de Rockstar sigue atormentado, depresivo, alcoholizado, envejecido... ¡pero desde luego que no está acabado!

Dos juegos han llevado el título Max Payne en el pasado, ninguno era de Rockstar y ambos aportaron sólidas razones para componer la leyenda: el primer juego, once años atrás, aprovechó el tiempo bala, creado por el hongkonés John Woo para sus violentas coreografías cinematográficas, para regalarnos los tiroteos más emocionantes y espectaculares vistos hasta entonces empaquetados en un juego.

Y es que Max Payne era sorprendentemente adulto, oscuro, descarnado, repleto de hallazgos como la apariencia fotorrealista del personaje –se usó el aspecto físico de Sam Lake, escritor y guionista del juego– el argumento narrado con viñetas de cómic o la posibilidad de escuchar, debidamente agazapado, las conversaciones de tus enemigos.

Remedy repitió la fórmula, reforzando algunas de sus  virtudes, con Max Payne 2, y la jugada volvió a salirle redonda. Sorprendentemente, ha hecho falta una década para que otros reyes de la acción, Rockstar, retomen la saga y presenten un Max Payne 3 que demuestra que el tiempo bala no pasa en balde, pero, ¿para bien o para mal? Ahora te contamos.

Max, diez años después

Han pasado años desde los violentos asesinatos de la esposa e hija de Max Payne. Vengarlas no ha servido para calmar el corazón del detective neoyorquino y las dos aventuras vividas, llenas de traiciones, corrupción y miserias, han terminado por guiarle hacia un estado depresivo. Refugiado en el alcohol y los recuerdos, un Max envejecido y con sobrepeso viaja hasta Sao Paulo para encargarse de un trabajo fácil que le ofrece un viejo amigo: proteger a la familia del magnate Rodrigo Branco.


No debería de sorprenderte que las cosas se compliquen a los pocos minutos de empezar Max Payne 3. El trabajo de Max deja de ser fácil y el objetivo de Rockstar de involucrarte en una historia violenta, sobrecogedora e intrigante comienza a tomar forma.

Al más puro estilo Rockstar, es decir, con una brillantísima narrativa cinematográfica –ahí están los planos enfrentados, los flashbacks, las palabras clave que sobreimpresionan la pantalla– y unos personajes excelentemente construidos, desde el protagonista hasta el último secundario. La telaraña está tejida, el veneno inoculado en tu alma de jugón y, bastan diez minutos para ello, tú ya estás enganchado a «Max Payne 3». ¿Cuál ha sido el truco?

El mismo Max Payne de siempre

Dicen que el que tuvo, retuvo. En el caso de Max, es algo probado. La veteranía de Rockstar y la del personaje se combinan para poner sobre la mesa un juego en el que todo son luces y las sombras hay que buscarlas con lupa. El uso del tiempo bala luce mejor que nunca –y la acción se enriquece con el seguimiento de bala o las coberturas–, el apartado visual y sonoro te deja con la boca abierta constantemente gracias a la profusión y calidad de cada detalle y, como era de esperar leyendo la firma, la jugabilidad apenas deja ver resquicios.  

Un futuro inmejorable

La madurez de «Max Payne 3» ha podido asustarte al principio al ver un apartamento cochambroso, la barriguita cervecera y la intención de Max de pasarse el día entero borracho, pero en cuanto saca la(s) pistola(s)... amigo, las cosas se ponen interesantes, vaya que sí. Todo el saber y buen hacer de la vieja escuela se pone en marcha y Max deja bien claro quién ha sido, quién es y quién está dispuesto a ser en los próximos años/juegos.


Por ahora, basta con «Max Payne 3»: tras superar la extenuante campaña, te esperan tres modos Arcade y muchas partidas multijugador que sacan buen provecho de l flamante Rockstar Social Club. Y querrás más. Y entonces volverá Max. Viejo, gordito... pero seguirá siendo uno de los grandes.

Valoración

La ambientación es increíble, con un tono cinematográfico extraordinario, su acción, variada, frenética y brillante y el nivel de sus gráficos y sonido te deja con la boca abierta más de una vez.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

Fiel a la serie, es puro Max Payne.

Lo peor

El desarrollo es, a veces, demasiado guiado y muy "pasillero".

Lecturas recomendadas