Análisis

Análisis de Max Payne 3 en PS3 y Xbox 360

Por Borja Abadie
-

Rockstar toma las riendas de la saga, rescatando a Max Payne de años de alcohol y analgésicos, para ponerle a pegar tiros en tiempo bala. Nosotros, de paso, estamos encantados de ponerlo en marcha de nuevo. 

Max Payne 3 llega a Xbox 360 y PS3 (también a PC) con la responsabilidad y el "hype" de recuperar una franquicia emblemática. Una que, además, cambia radicalmente de aspecto y tiene a Rockstar detrás (recordemos que fue Remedy la encargada de los juegos originales).

Payne ha vuelto a la acción, trabajando como guardaespaldas de una adinerada familia de Sao Paulo, los Branco. El secuestro de Fabiana, la novia del mayor de los Branco, pronto complica las cosas. Max se encuentra junto a su colega Raúl Passos (el que le ha ofrecido este trabajo) recorriendo la ciudad y las favelas para dar con sus captores, el Comando Sombra.

La calidad de las escenas, los diálogos o los personajes igualan a los de una película, pero una de las buenasHay niveles que jugamos a modo de "flashback" y que explican cómo Max aceptó trabajar en Brasil. Es ahí donde el protagonista mantiene su aspecto clásico. Esas misiones se ambientan en Nueva York y Nueva Jersey. Por si lo dudábais, ambas líneas temporales están interconectadas con una maestría impecable. La cantidad de giros y sorpresas que nos aguardan en los 14 capítulos de la historia son muchos, aunque eso tendréis que descubrirlo por vosotros mismos. 

Barrigón, pero ágil

Max está en plena forma, pese a su aspecto "acabado" y a que lleve años retirado. No solo recuerda todas y cada una de sus habilidades (las cabriolas están a la orden el día), sino que ha aprendido nuevos trucos. Por ejemplo, si lleva analgésicos encima y recibe un disparo mortal, entramos en bullet time o tiempo bala. Si somos capaces de abatir a nuestro enemigo, Max se recupera y disponemos de otra oportunidad. También usamos coberturas, golpeamos a nuestros rivales cuerpo a cuerpo o damos una voltereta para recoger un arma del suelo, por ejemplo. El sistema de puntería es ajustable. Podemos ponerlo en automático, semi o disparo libre, como en Red Dead Redemption. La combinación de todas estas habilidades es lo que hace que los combates sean una coreografía trepidante. Eso sí, el inventario sólo nos deja llevar tres armas, una tipo rifle y dos pistolas.

 


 

La inteligencia artificial que ha dado Rockstar a los enemigos también ayuda a que nunca nos aburramos de apretar el gatillo: si nos "apalancamos" en una cobertura nos rodean hasta dar con nosotros, si nos exponemos con un salto no dudan en acribillarnos... así que salir airoso nunca es fácil ni previsible. La excelente ambientación de los escenarios hace que cada tiroteo tenga algo especial, y el diseño de los niveles aporta variedad: combates a distancia, en pasillos, en distintas alturas, etc...

Tiroteos masivos

El multijugador es una evolución del que disfrutamos en Red Dead Redemption. Hay partidas con varios objetivos, como el típico "asesino", robar maletines o conquistar territorios. Lo más interesante son las opciones que afectan al desarrollo, como curar a nuestros compañeros, darles munición, hacer que nuestros rivales se vean a sí mismos como enemigos, etc… Por cierto, si activamos el tiempo bala, todos los personajes que entren en nuestro campo de visión también lo harán.

 

 

Nos ha llamado mucho la atención la cantidad de habilidades que podemos adquirir. Y eso, por no hablar de la personalización, ya que podemos crear un personaje para cada una de las bandas disponibles y adaptarlo totalmente.

Con la garantía de Rockstar

Max Payne 3 es sobresaliente en todos los aspectos técnicos. Los escenarios y los modelos están muy detallados, pero la física se lleva la palma. Es una gozada saltar por encima de una mesa a cámara lenta mientras salen volando los papeles que había encima, las balas silban por todos lados y acribillamos al malo de turno. Además, la ausencia de transiciones entre escenas y juego y su marcado carácter cinematográfico suponen un nuevo hito técnico. Por su parte la banda sonora dinámica es espectacular y las voces (aunque en inglés) también son geniales. Es cierto que el juego no aporta ningún elemento realmente novedoso al género, pero el resultado es tan bueno que nos invita a disfrutarlo a tope.

Valoración

Cada elemento está cuidado al detalle y funciona a la perfección, sobre todo su apartado técnico y su apasionante historia. No aporta nuevos elementos al género, pero lo eleva a un nivel impresionante.

Hobby

94

Excelente

Lo mejor

El argumento, los diálogos y los personajes. El apartado técnico es genial, en especial la física.

Lo peor

Pocas novedades con respecto a lo que ofrece el género hoy día. A veces es demasiado lineal.

Lecturas recomendadas