Principal Micromachines
Análisis

Análisis de Micromachines World Series para PS4, Xbox One y PC

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

Si no son Micromachines no son los auténticos. Si te suena la frase, es porque conocías estos juguetes en los años noventa, y seguro que organizabas carreras por toda la casa. Ahora volvemos a jugar, pero en nuestra consola, y parece que los años no han pasado en balde.

La saga Micromachines ha sido tan prolífica en las consolas como en las jugueterías (lleva 6 entregas para 19 plataformas diferentes). Por eso, al realizar nuestro análisis de Micromachines World Series nos ha resultado fácil echar la vista atrás y recordar aquellas partidas multijugador en las consolas de 16 bits, Super Nintendo y Megadrive, en que hasta cuatro amigos podían competir... con dos mandos. Pero han pasado 26 años de aquello, ¿hasta qué punto ha cambiado?

El planteamiento, tanto del juego original como del que ahora nos ocupa, era muy simpático. Se trataba de replicar las carreras que hacíamos de niños sobre la alfombra, o la mesa de la cocina, pero en nuestra consola. De modo que no sólo tenemos en nuestra mano 12 de estos coches en miniatura, sino que los circuitos son una réplica de distintas localizaciones muy reconocibles: la habitación de un niño, una mesa de billar, una esquina del jardín... tal y como podíamos encontrarlos en los años noventa. 

Carreras en la cocina

Esto significa que los 25 circuitos y arenas de combate están construidos utilizando objetos cotidianos: cajas de cereales, monopatines, cartas de una baraja -con el logo de Codemasters que acaba de lanzar DIRT 4- y otros juguetes licenciados de Hasbro, como los juegos de mesa MB, los GI JOE o las armas NERF. Hasta nos encontramos alguna revista de videojuegos tirada en alguna esquina (aunque no es Hobby Consolas). En general estos diseños están bien conseguidos, pero con tantas posibilidades, no le habría venido mal un editor. 

Micromachines World Series 5

Los modos de juego se han actualizado. Por supuesto que tenemos carreras en el sentido tradicional, hasta 12 jugadores en modo online y 4 en local, utilizando armas. Pero además podemos disfrutar de pruebas de eliminación, en que el que se queda atrás es fulminado, y duelos en arenas abiertas como en un FPS: guerra de banderas, rey de la montaña, detonar un explosivo en la base rival... Sorprendentemente lo que se echa en falta es un modo principal, que sea una sucesión de pruebas con desbloqueos de nuevas pistas y vehículos. 

Pese a que el online sea el corazón de Micromachines World Series, la verdad es que no parece bien optimizado. En el modo partida rápida, por ejemplo, tenemos que salir al menú cada vez que termina la competición para volver a entrar de inmediato y el lobby, en que esperamos la siguiente partida, no nos da demasiadas opciones para entretenernos. La competición sólo se abre cuando alcanzamos el nivel 10, lo que nos llevará un par de horas. 

Micromachines World Series 4

Micropiezas para tus micromachines

La personalización de los vehículos es lo que le da más profundidad al juego. Podemos coleccionar emblemas, aspectos para los coches y frases que decir (con la cruceta, como en Mashed) hasta completar casi 400 objetos. Y hay dos maneras de conseguirlos, bien por cajas de suministros (de nuevo como en un "shooter" online) o invirtiendo el dinero que consigamos. No es nada fácil, al menos cuando corremos contra la IA. Necesitamos memorizar cada circuito -atajos incluidos- para resultar mínimamente competitivos. 

El motivo es que los coches tienen una tremenda inercia y derrapan (cada uno muestra pequeñas diferencias en el control) y además la cámara no siempre se coloca en la mejor posición. El uso de las armas; ametralladora, bombas o martillo, también requiere mucha práctica Y la física de algunas colisiones es impredecible: a veces un mismo objeto nos frena o nos hace rebotar.

Micromachines World Series 2

En general, Micromachines World Series se nos queda corto. Echamos en falta más modos de juego, circuitos e, inexplicablemente, en coches disponibles (ya que la colección de juguetes era enorme y además en otras entregas hemos podido correr con lanchas). Y para colmo, tampoco es ninguna maravilla técnica.

Lo hemos jugado en PS4 PRO (que tiene mejoras visuales) y aún así su aspecto es muy simplón. El detalle de algunos coches es inapreciable con la cámara cenital del juego, y los escenarios, que son lo mejor, podrían estar más cuidados. Durante nuestras partidas online, hemos sufrido ocasionales caídas de frame rate y coches que hacía "extraños" lo que no es muy normal, teniendo en cuenta la escasa carga que exige el juego. 

Micromachines World Series 3

Con todo, lo importante es comprobar si el título de Codemasters conserva la diversión de la saga. Podéis respirar aliviados, porque en efecto, el multijugador nos ha hecho pasar grandes ratos. Pero es verdad que ha perdido "magia" y que el gameplay ha quedado obsoleto, sin entrar en comparaciones con otros títulos de carreras locas.

Lo mejor son sus guiños retro (incluido el avatar de los personajes que controla la máquina: Spider, Dwayne, Cherry, Emile... igual que en el original) y el modo en que convierte obstáculos como una batidora, la tostadora o las troneras de la mesa de billar en elementos jugables. Y por supuesto,  el enorme valor nostálgico de juntar a cuatro amigos en casa y pasar la tarde compitiendo como en los tiempos de los 16 bits. 

Micromachines World Series

Valoración

Pese a que nos ha traído buenos recuerdos, y que su multijugador sigue resultando emocionante, Micromachines World Series tiene fallos en el propio diseño (como lo aparatoso del modo online) que le restan interés. Se queda corto en modos de juego, coches y circuitos.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El multijugador online para 12, repleto de guiños nostálgicos. El diseño de algunos circuitos.

Lo peor

Pocos coches y circuitos. Ausencia de un modo carrera con desbloqueos, y algunos fallos técnicos.

Lecturas recomendadas