Análisis

Análisis de Minecraft PS Vita Edition

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS VITA

Minecraft llega a PS Vita en formato físico casi un mes después de hacerlo en versión digital y aprovechamos la ocasión para echarle un vistazo y analizar la que sin duda es la mejor versión de este incombustible clásico moderno.

Salvo que hayas estado criogenizado los últimos años, a estas alturas de la película seguro que conocerás el multimillonario fenómeno Minecraft. Si no es el caso, hemos analizado prácticamente todas las versiones de consola, desde 360 a PS3 pasando por PS4. Y ahora le llega el turno a PS Vita, que también ha sido desarrollada por Mojang, los creadores del título original (con ayuda de 4J Games), que ahora son propiedad de Microsoft. Así que, sí, puedes hacer el chiste con total tranquilidad: este lanzamiento viene a demostrar que hasta Microsoft está apoyando más a Vita que la propia Sony.

Bromas aparte, no hace falta que volvamos a cantar las excelencias de Minecraft: para eso están los análisis que hemos mencionado. Esta versión para Vita se basa en el planteamiento original de la serie y nos sueltan en un mundo abierto para explorar, con libertad para hacer lo que que queramos y, aunque hay objetivos, nada está guiado. Siguen vigentes las reglas de siempre, desde recoger materiales para construir todo tipo de ítems a la necesidad de tener un refugio para protegernos de los Creepers por la noche.

La mejor versión portátil de Minecraft

Y aunque todo eso estaba también en la versión Pocket para smartphones y tabletas, es Vita quien se lleva el gato al agua y ofrece la mejor versión portátil de Minecraft, por múltiples razones. La primera y más importante es el control. Salvo algún terminal puntual, como Xperia Play, PS Vita es la única versión portátil que ofrece un sistema de control preciso y con controles físicos. Como en las consolas de sobremesa, usamos los dos sticks para movernos y mirar, L y R para golpear, usar objetos o comer…

Además, algunos menús (como el de creación) y otras opciones, como por ejemplo la gestión del acceso rápido a 9 ítems (situado en la parte inferior de la pantalla), se pueden controlar tocando la pantalla táctil, aunque siempre ofrecen una alternativa física, como la cruceta para movernos por los mencionados accesos o pulsar triángulo para volver al ítem que hayamos utilizado antes. Es un sistema que responde bien, y que permite jugar como prefieras… si bien tiene algunos aspectos mejorables.

Por un lado, algunos textos y descripciones de objetos cuentan con un tipo de letra pequeño. No llegan al nivel ilegible de Rogue Legacy, pero si estás un poco cegato puede que te cueste leerlos. Más grave es que a algunas opciones, como la gestión del inventario, no se le ha aplicado el barniz táctil, y en su lugar incluye un puntero que estéticamente remite a los juegos de PC de los 90, afeando y ralentizando la gestión de todas nuestras posesiones. Es como hubieran tenido una fecha tope para terminar el juego y algunas opciones no se hubieran rematado.

Una gran adaptación... aún con limitaciones

Si entramos en el propio juego en sí, Minecraft ofrece todo lo que ya hemos visto en las versiones de sobremesa, pero con algunas pequeñas diferencias. La primera y más importante es que los mundos de juego que se generan son más pequeños que en, por ejemplo, la reciente versión de PS4. No son ni mucho menos diminutos, pero en comparación con el juego de PC o la versión de PS4, se nota. Aunque a primera vista no lo parezca, esta versión exprime las capacidades técnicas de Vita y se nota.

Del mismo modo, también se han quedado por el camino algunas animaciones e incluso el frame rate del juego no consigue mantenerse estable, con caidas y pequeños saltos, evidentes especialmente en los momentos de más acción. No llegan a ser tan pronunciadas como para hacerlo injugable, pero están ahí desde el primer minuto de juego y las notarás al andar, al mover la cámara… Incluso el popping también hace acto de presencia y, de forma puntual, el juego se cuelga y nos expulsa al menú de Vita (algo que ya es menos frecuente con el parche 1.02).

Dos guindas para rematar una buena adaptación

Así, a pesar de este rendimiento técnico irregular, la edición de PS Vita de Minecraft guarda algunos ases en la manga. El primero es que, si tienes el juego de PS3 en formato digital, consigues esta versión gratis (no así en el caso de PS4). Entre ambas puedes compartir la partida y avanzar en una u otra consola indistintamente, aunque el proceso de transferencia de la partida entre sistemas ha traido consigo algunos problemas, como la pérdida del inventario, que ya parecen haberse solucionado vía actualización.

Del mismo modo, Minecraft para Vita incluye unas interesantes opciones multijugador, ya sea ad-hoc para un máximo de 4 jugadores u online vía PSN para un máximo de 8. Es cierre perfecto para un juego capaz de atrapar durante cientos de horas, que se vuelve aún más absorbente en esta versión portátil que podemos disfrutar en cualquier lugar. No es ni mucho menos un juego perfecto en lo técnico, pero sí es el sueño de muchos fans del fenómeno de Mojang, que ya pueden disfrutar de la experiencia en cualquier sitio.

Valoración

La edición de Vita conserva todo lo que ha hecho grande a Minecraft, con el encanto de poder jugarlo en cualquier parte. A nivel técnico es mejorable, pero engancha cosa mala... y sin hablar del multijugador.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Todas las opciones de Minecraft en tamaño portátil. Multijugador para 4 local y 8 online.

Lo peor

La tasa de frames no es estable. Tiene popping, mundos más pequeños y fallos aquí y allá.

Lecturas recomendadas