Análisis

Análisis de MXGP The Official Motocross Videogame

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: PS4

En medio de la avalancha otoñal, las motos están teniendo una gran presencia, con títulos como MX vs ATV Supercross, Motorcycle Club o MXGP The Official Motocross Videogame. Este último, desarrollado por Milestone Studios y el más competente de todos ellos, es una revisión para PS4 del que apareció en PS3, Xbox 360, PC y PS Vita hace medio año. ¿Se habrá enriquecido convenientemente su gasolina en el tiempo transcurrido?

En abril de 2014, saltó al barro MXGP The Official Motocross Videogame, pero lo hizo sólo en PS3, Xbox 360, PC y PS Vita. A pesar de que la nueva generación estaba ya en marcha, Milestone Studios no se atrevió a dar el paso de adaptar el título para PS4 y Xbox One. Medio año después, la compañía italiana intenta redimirse con una revisión que llega sólo a la máquina de Sony, como ya sucedió con MotoGP 14, que tampoco se adentró en los circuitos de la máquina de Microsoft, quién sabe si por la dificultad para trabajar con su arquitectura.

En líneas generales, el juego es el mismo que ya vimos a principios de año, pero se han añadido algunas novedades que lo hacen más redondo, aunque, al mismo tiempo, se han acentuado varios problemas. Si queréis conocer todos los pormenores del control o la licencia, os recomendamos que reviséis el análisis que publicamos en su día, ya que éste se va a centrar, especialmente, en las diferencias que se han incorporado en esta versión para PlayStation 4, que está en las tiendas desde el 24 de octubre.

Solventando algunas carencias del original

Cuando hicimos el análisis del título primigenio, dijimos que su mayor problema era que le daba una patada en toda regla a la licencia que decía aprovechar, es decir, la del Mundial de Motocross, y lo hacía en dos sentidos. Por un lado, la licencia estaba desfasada; por otro, no se incluían todos los circuitos del campeonato. Uno de esos elementos se ha solventado, pero el otro, no.

Los pilotos, las motos y los circuitos que tenemos a disposición pertenecen a la temporada 2013. Eso era un problema ya en el original, que salió cuando, de hecho, ya había empezado la temporada 2014. Teniendo en cuenta que ha pasado medio año desde entonces, lógicamente, el desfase temporal no ha hecho más que acentuarse, con el agravante de que la temporada acabó hace ya un mes. Ante eso, cabe preguntarse si no habría sido mejor sacar el juego para PS4 también en abril (cosa que sí se hizo en junio con MotoGP 14, que, por cierto, sí que estaba actualizado) o, mejor, si se debería haber hecho un juego nuevo con la licencia de la temporada recién concluida (algo que Milestone hizo en los últimos años con la saga WRC).

En cuanto a los circuitos, por lo menos sí que se ha hecho el esfuerzo de incluir los tres que se escamotearon hace medio año e incluso uno adicional. Se trata de las pistas de Arco di Trento (Italia), Sevlievo (Bulgaria), Loket (República Checa) y Lierop (Holanda). Así, el número total de pistas es de dieciocho, por las catorce del original. En un juego de carreras, es fundamental la cantidad de circuitos, y más si se hace uso de una licencia (¿se imagina alguien un juego de Fórmula 1 en que, por ejemplo, se elimine porque sí el circuito de Montmeló, el de Spa-Francorchamps o el de Monza?), así que estos trazados, aunque deberían haber sido de la partida, son una gran noticia, pues, por sí solos, ya hacen que esta revisión sea más completa.

El mando de PS4 ofrece potencial para hacer cosas diferentes, y Milestone Studios no ha perdido la ocasión de indagar en él para incorporar algunos detalles. Concretamente, se le ha sacado partido a la barra de luz, de modo que ésta cambia entre rojo y amarillo, según estemos acelerando o aminorando. Quizás habría estado bien aprovechar también el altavoz, algo que, por ejemplo, un juego de velocidad como Project CARS aprovechará para simular los mensajes de radio del ingeniero de pista.

Unos caballos de potencia adicionales

El apartado técnico de MXGP es bastante competente y aprovecha algunas de las características que ya se estrenaron en MotoGP 14, como la herramienta Yebis 2 para mejorar la iluminación. Quizás lo más destacable es la ampliación del número de pilotos en pista, de dieciséis a veintidós. En las carreras reales llega a haber hasta treinta, aproximadamente, pero, por lo menos, se solventa el problema de que, en el original, todos los pilotos puntuaban al término de las carreras, ya que las veinte primeras posiciones están recompensadas en el Mundial de Motocross.

El grado de detalle general ha mejorado ligeramente, con algunas texturas más detalladas para el terreno, las motos o los modelos de los pilotos, pero no se observa un gran salto. Hay detalles como que el mono empieza limpio como una patena y se va embarrando o que el líder lleve la matrícula de color rojo, pero no se puede decir que el juego saque partido a PS4. Algunas texturas, especialmente las del barro, tardan en cargar o están en baja resolución, a lo que hay que añadir algún que otro traqueteo en la tasa de imágenes que, sin llegar al límite de la ralentización, sí resulta apreciable, sobre todo cuando se juntan muchos pilotos en pantalla y se concatenan con el efecto de las estelas de polvo. En el apartado sonoro, también hemos notado algún que otro petardeo, como que el motor deje de rugir durante unos segundos pese a estar acelerando al máximo… Asimismo, los tiempos de carga entre los menús y las carreras son bastante considerables, lo que da cuenta de que no se ha hecho gran cosa por mejorar la experiencia general.

En términos jugables, estamos, exactamente, ante el mismo juego que en PS3, Xbox 360 y PC. Así, es posible configurar el control entre tres niveles (base, medio y pro), con el condicionante de que, según la opción elegida, hay que gestionar tanto el giro de la moto como la posición del cuerpo, en especial a la hora de abordar saltos. En este sentido, Milestone cuenta con una gran experiencia en el género motociclista, y eso se nota muy positivamente. A menudo, conviene sacrificar ciertos saltos a costa de perder velocidad, para ahorrarse algún accidente.

Hablando de accidentes, se mantiene el problema de la reaparición casi instantánea, que ya criticamos en su día y que puede llegar a resultar molesto, sobre todo cuando se juega online. Cuando nos caemos de la moto o nos estrellamos, reaparecemos inmediatamente, de tal forma que hay veces que no se pierde ni siquiera un segundo. Incluso puede llegar a ganarse alguna posición si, por ejemplo, nos caemos por la parte exterior de una curva y el ‘respawn’ nos coloca de nuevo en medio de la pista. De hecho, en relación con esto, hemos llegado a sufrir un molesto ‘bug’: tras una caída múltiple, el líder desapareció y, pese a remontar rápidamente hasta el segundo puesto, no pudimos darle caza de ninguna de las maneras. Así, durante la carrera, llegó a saltar un cartel de que el líder nos llevaba una vuelta de ventaja (en ningún momento le vimos doblarnos, ya que ni siquiera había tiempo material para ello) y, en la meta, la diferencia fue de 50 segundos… La jugabilidad es magnífica, pero Milestone Studios debería cuidar mejor esos detalles, aunque puedan ser aleatorios (¿quién no recuerda las carreras ‘infinitas’ de MotoGP 13?).

Por lo que respecta a los modos de juego, nos encontramos con lo mismo que hace medio año: Carrera, Acción instantánea, Gran Premio, Campeonato, Contrarreloj y Multijugador online para doce jugadores. Los servidores de este último funcionan bastante bien, estructurados en salas de fácil acceso, incluso aunque sus usuarios estén ya en medio de una carrera, a diferencia de lo que ha sucedido, recientemente, con DriveClub, por ejemplo, cuya búsqueda de partidas era muy engorrosa.

Motocross de grandes contrastes

MXGP The Official Motocross Videogame es un buen juego de carreras e, indudablemente, esta versión de PS4 supera a las anteriores, sobre todo por la incorporación de cuatro nuevos circuitos, que, si bien deberían haberse incluido ya en el original, le dan empaque, a lo que hay que añadir una jugabilidad motociclista digna de Milestone Studios. Ahora bien, el pulimento técnico no va más allá de un par de detalles, presenta algunos fallos y hay que mirar el conjunto con perspectiva, pues la licencia está muy anticuada y el precio de salida es de 69,95 euros, como si fuera un juego nuevo, cuando no deja de ser una revisión. Da una de cal y otra de arena.

Valoración

Es indudable que Milestone sabe de motos, pero debería cuidar ciertos aspectos. El control es muy bueno, pero no deja de ser una revisión de un título que estaba desfasado ya en su día.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Cuatro circuitos nuevos. Las físicas y el control de las motos entre tanto salto.

Lo peor

Licencia de 2013. Poca mejoría técnica. Es una revisión a precio de novedad.

Lecturas recomendadas