Análisis

Análisis de Narco Terror

Por Daniel Quesada
-

¡Con Narco Terror, vuelve la acción ochentera! Lo decimos por películas tipo Rambo, pero también por aquellos juegos en los que podíamos apretar el gatillo, desconectar el cerebro y pasar un buen rato.

La generalización de los juegos descargables ha propiciado el renacimiento de géneros o estéticas que habían quedado casi extintos, como vimos con los recientes Retro City Rampage o Thomas Was Alone. En el caso de este Narco Terror, se recupera el espíritu de los títulos de acción "twin-stick" (es decir, con un stick nos movemos y con otro marcamos la dirección del disparo), como los clásicos Robotron: 2084 ó Smash TV. Otros títulos de descarga han apostado recientemente por esta fórmula, pero el que nos ocupa ha querido revestirla, además, de unos gráficos más actuales.

En Narco Terror controlamos a Rick Quinn, un guerrillero que parece un cruce entre Duke Nukem y Rambo, el cual se embarca en una lucha contra traficantes de cocaína... Y acaba con su pobre niña secuestrada. Ahora, Rick debe repartir plomo (mucho plomo) para acabar con los cárteles y recuperar a su "criaturica".

Carnicería a vista de pájaro

Como es lógico en el género, Narco Terror se desarrolla desde una perspectiva elevada, con una cámara automática que va variando el encuadre a medida que avanzamos. Aunque los escenarios están abarrotados de objetos y enemigos y nuestra ruta no escatima en curvas o cambios de altura, no es complicado ver sobre la marcha por dónde debemos seguir, todo ello mientras esquivamos balas y escupimos las nuestras sin parar.

En ese sentido, el juego hace un trabajo muy digno al orientarnos y al penalizar nuestros fallos de forma equilibrada: los checkpoints son constantes y es normal encontrar recuperadores de salud justo cuando estamos a punto de diñarla. Ahora bien, esos checkpoints también pueden jugar en contra si salvan nuestro progreso cuando tenemos poca salud. Si morimos en una zona complicada y se carga ese punto, apareceremos de nuevo con poca vida.

Además, a veces es complicado colocarse en puntos concretos del escenario para realizar acciones contextuales (colocar bombas o usar una torreta, por ejemplo) y en ocasiones hay tantas explosiones que no vemos "na". Pero vamos, por lo general, este juego ofrece una experiencia muy cómoda. Además de eliminar a los malos, pasamos un buen rato acumulando combos de bajas o destruyendo casi cualquier objeto del escenario para arañar unos puntillos extra.

Aunque nuestra munición es infinita, también podemos usar granadas de mano (limitadas, si bien abunda su "munición" en los mapas), golpes cuerpo a cuerpo o modificadores de disparo, si hemos recogido suficientes power ups. Estos modificadores nos permiten lanzar ataques eléctricos, aturdidores, de fuego o una mezcla de todo ello. Además, no tenemos por qué conformarnos por la pistola que contamos por defecto. A medida que avanzamos, desbloqueamos una ametralladora, una escopeta... O armas más puntuales y limitadas, entre las que hay lanzallamas o cañones láser. De vez en cuando, nos toca controlar ametralladoras de posición o hasta un avión en secciones de shoot ´em up vertical que homenajean a clásicos como 1942 o Tiger Shark.

Pero ojo, tanta munición no significa que el juego sea fácil. A medida que avanzamos, pasamos de enfrentarnos a simples pistoleros a vérnoslas con escopeteros blindados, soldados con lanzallamas o hasta tanques. En general, la curva de dificultad está bien distribuida, aunque hay algunos puntos en los que se dispara de manera injustificada. Tranquilos, si sois jugones curtidos, podréis superar estos retos.

Además, Narco Terror tiene opción para 2 jugadores simultáneos, ya sea en una misma consola u online. Usa el sistema drop on, drop off, de tal forma que el segundo jugador puede entrar o salir de la partida cuando quiera.

Lo viejo y lo nuevo

Ya hemos visto que la mecánica no inventa la rueda, pero al menos los desarrolladores de Rubicon han querido dotar al juego de un apartado técnico más "moderniqui", con personajes poligonales y efectos de explosiones razonablemente eficaces para un título de este tipo. Además, Rick no para de lanzar arengas (en inglés, aunque los diálogos relevantes están subtitulados en castellano) a los enemigos del tipo "tengo otra bala como esa para ti" o "traga plomo, capullo", que aportan desenfado y algo de emoción a las partidas.

Ahora bien, Narco Terror también tiene su buena ración de errores técnicos, como personajes que salen despedidos en la dirección equivocada o parones de unas décimas de segundo cuando se carga un área nueva del escenario. A esto hay que añadir que, aunque hay cierta variedad en las tipologías de enemigos, todos los de cada tipo tienen el mismo aspecto (y los modelos son poco detallados), por lo que la experiencia es un tanto repetitiva.

Todo ello merma un pelín, pero no estropea unas partidas adrenalínicas, instintivas y tronchantemente cafres, de esas que gusta tener de vez en cuando para desconectar del mundo... Y de paso acabar con unos malvados traficantes virtuales.

Valoración

Se ciñe a las reglas clásicas del género para ofrecer diversión sólida y directa. Con un poco más de dedicación podría haber sido un "hit".

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Su jugabilidad "old school" funciona de lujo. Lo cafre que es el protagonista.

Lo peor

Es muy poco original. Los fallos gráficos.

Lecturas recomendadas