Análisis

Análisis de NightSky para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

NightSky, uno de los juegos más mágicos e inspiradores de Nifflas aterriza en Android e iOS con controles adaptados a la pantalla táctil y un montón de retos y puzles que deberemos resolver.

Ha costado, pero poco a poco más gente se va sumando al reconocimiento de los videojuegos como otra forma de arte, más interactiva e inmersiva, más rica en recursos a la hora de expresar y transmitir. Los libros no pueden ir más allá de describirnos lo que ocurre (situaciones, entornos, personajes...), la música simplemente nos entra por los oídos, la pintura y la escultura incluyen los sentidos del tacto y el cine, siendo el más completo, deja de lado la interactuabilidad del espectador con lo que ocurre en la acción. Todos estos movimientos artísticos son especiales e inigualables en su campo, pero los videojuegos son capaces de coger todos los sus elementos positivos y mezclarlos en una única pieza capaz de dejarnos ensimismados, aunque esto, claro está, no es algo que cualquiera pueda conseguir, pero puede que NightSky sí deba estar en la lista.

Puede que NighSky no llegue a ser recordado a lo largo de la historia como otros grandes títulos que, aún a día de hoy y después de más de diez años, se siguen teniendo en consideración a la hora de elaborar listas de calidad, pero eso no quiere decir que no sea un juego especial al que dedicarle algo de atención y, gracias a su llegada a Android e iOS a través de Humble Bundle, la accesibilidad es mucho mayor. ¿Quieres saber qué lo hace tan mágico? Sigue leyendo.

Un mundo de ensueño

NightSky fue desarrollado por el sueco Nicklas Nygren, más conocido como Nifflas, y lanzado en 2011 en PC. Este desarrollador independiente ya nos había ofrecido con anterioridad geniales títulos con sencillas mecánicas de juego y gráficos de lo más simples (lo que no quiere decir que sean malos), pero con un encanto sin igual y una atmósfera que conseguía atraparnos y mantenernos durante horas y horas pegados delante del monitor sin que nos percatásemos. La saga Knytt, siendo Knytt Underground su entrega más reciente para PC, Mac OS X, Linux y, por primera vez, PS3 y PS Vita, es una buena muestra de lo que es capaz de hacer con muy pocos recursos, y con NightSky lo volvió a conseguir.

En este juego manejamos una extraña y oscura esfera. Vivimos el sueño de un joven que encontró el misterioso objeto en una playa y decidió llevarlo a su hogar. En el sueño, la esfera recorre mágicos parajes habitados por exóticas criaturas, testigos de nuestro paso por su mundo. ¿Y cómo es posible que algo tan simple pueda resultar tan interesante? Pues, precisamente, por su sencillez.

Rodando bajo la luz de la luna

Nifflas no elaboró complejos sistemas de juego para NightSky, ni siquiera se podría decir que innovó en ningún sentido, y aún así nos encontramos ante un juego la mar de gratificante. No estamos ante un título extremadamente difícil que nos mantendrá atascados en un nivel durante horas, de hecho podría decirse que es hasta demasiado fácil, pero el motivo es que, sencillamente, no pretende detener nuestro avance, porque eso podría romper la conectividad creada entre el jugador y el universo de NightSky durante los primeros compases de juego.

La mecánica es bien sencilla: desplazar una esfera para llegar del punto A al punto B del nivel, aunque por el camino deberemos resolver algunos puzles y completar pequeños retos. Todo este sistema gira en torno al motor de físicas que deberemos entender y dominar, aunque será algo que no nos costará más que unos pocos niveles. Para la versión de Android e iOS, Nifflas ha adaptado los controles de PC a través de la pantalla táctil y el acelerómetro, dándonos la oportunidad de escoger entre tres sistemas diferentes. Escoger uno u otro dependerá únicamente de lo cómodos que nos encontremos utilizándolo, aunque sí es cierto que el más preciso es el que imprime los propios botones sobre la pantalla.

Serán puntuales los momentos en los que un nivel en concreto nos haga reintentar superarlo una y otra vez y, aunque en general, NightSky es 'siempre lo mismo', en ocasiones nos encontraremos gratificantes novedades como la inclusión de algunos vehículos que responderán al giro de la esfera, teniendo que controlar cuidadosamente la dirección y velocidad de rotación, pues 'pifiarla' en un escenario puede significar tener que repetir el nivel entero (pero no os asustéis, porque no es tan dramático como suena).

NightSky está compuesto por 11 capítulos que, a su vez, se dividen en 13 escenarios cada uno, los cuales se vuelven a repartir entre 3 o 4 pantallas. Podéis haceros una idea de la cantidad de retos que nos encontraremos, aunque generalmente completar NightSky no debería llevarnos mucho tiempo. Aún así, a éstas estadísticas debemos añadirle la presencia de las 12 estrellas ocultas que habrá que recoger para terminar el juego al 100%.

Pero el juego, por sí sólo, no sería lo que es sin el diseño artístico y la música, dos piezas fundamentales que casan a la perfección en el cómputo global y nos ofrecen una experiencia sin igual. Olvidaos de tremendas dosis de acción, de explosiones e increíbles giros en la trama. NightSky es lo que es, un sencillísimo paseo por un misterioso mundo de magia y fantasía, pero eso es suficiente como para mantenernos pegados a nuestro smartphone o tablet.

Valoración

NightSky debuta en terminales móviles ofreciéndonos una maravillosa experiencia con una mecánica de lo más sencilla.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

Un juego relajante y adictivo.

Lo peor

No trae ningún tipo de nuevo contenido.

Lecturas recomendadas