Análisis

Análisis de Nintendo Pocket Football Club para 3DS

Por Juan Carlos García
-

Versión comentada: 3DS

Si te digo que acaba de llegar a la eshop de 3DS un juego de simulación y gestión futbolística, quizá te imagines un simulador engorroso. Pero Nintendo Pocket Football Club es todo menos eso, es más bien una alocada mezcla entre Pokémon, Inazuma Eleven y PCFútbol. Ya, quiero seguir leyendo...

Nintendo Pocket Football Club te propone lo siguiente: imagina que eres el mánager de un equipo de fútbol que acaba de crearse; de hecho, tú has decidido el nombre, el escudo, y hasta has diseñado la equipación: desde las rayas de la camiseta a los calcetines. Yo llamé al mío Atlético RON, pero ya sabéis que me tiran los colores. Tú puedes dejar volar la imaginación y... espera, antes de que sigas, ¿ya te he dicho que en este juego de fútbol no manejas a los jugadores?

Pues eso, ya lo sabes. La gracia de este simulador no está en controlar a los jugadores, sino en verlos moverse por el campo. Pero no como los chavales en el patio del colegio, todos a por el balón y tonto el último, sino con orden, coherencia, siguiendo la táctica adecuada y obteniendo resultados. Por cierto, ¿te has dado cuenta de que el aspecto de los jugadores tampoco tiene nada que ver con lo que imaginabas? 

Es otro de los aspectos que dan mucha personalidad a este juego de fútbol. Los más "veteranos" en esto recordarán un juegazo para Commodore Amiga llamado Sensible Soccer. Al que suscribe le ha parecido el mejor juego de fútbol de todos los tiempos. Gráficamente simple pero de una jugabilidad envidiable, todo diversión y dinamismo. El mismo espíritu gráfico luce Nintendo Pocket Football, que sigue el partido con una vista aérea muy limpia, jugadores que parecen muñecotes pero se mueven con increíble agilidad y un colorido espectacular.

Pero no te despistes, en este juego se trata de entrenar y ganar. Puede que para ser el nuevo mánager no hayas necesitado aprobar el curso de entrenador o pasarte por El Corte Inglés para comprarte un buen traje, pero o te aplicas con los entrenamientos y dirigiendo al equipo desde la banda, o el apoyo de la afición ¡te mandará a casa antes de tiempo!

Original hasta en esto: Tarjetas... para entrenar 

El juego cuenta con seis edificios/instalaciones que tienes que visitar durante la partida. Sí, lo suyo es pasar por todas. Y además varias veces. En el estadio se juegan los partidos, tanto amistosos, pachangas o torneos oficiales; en la ciudad deportiva es donde entrenas; en la sede del equipo se gestionan los fichajes; en la federación se consultan encuentros y tablas de clasificación; en la torre del reloj se guardan las partidas; y el aeropuerto es la puerta de entrada a los modos online, que incluyen juego por internet y local, además de StreetPass, SpotPass y opciones de creación de torneos.

Entre el estadio y la ciudad deportiva pasarás una buena parte del juego. Durante el partido hay que poner un ojo en lo que pasa arriba: la acción, y otro en la pantalla de abajo: alineación, cambios y estadísticas de los jugadores. Según se desarrolle la cosa, deberás tomar decisiones: recolocar al equipo (tienes completa libertad para decidir la posición), cambiar a los jugadores cansados o replantear la estrategia. En todo esto hay un buen equilibrio entre que sea real, que funcione y que no aburra. La dosis estratégica es poco profunda, y de hecho las posibilidades pasan por jugar en zona, decidir entre juego ofensivo, defensivo o equilibrado, y encargarte de los jugadores peligrosos, o sea marcaje al hombre. Pero no te imaginas la tensión que supone, y la agilidad que necesitas mostrar para darle la vuelta a un partido. Ten en cuenta que no duran mucho, entre 4 y 8 minutos según sea una pachanga o uno oficial, así que te aseguro que no vas a aburrirte.

Entrenar es muy diferente de lo que te está pasando por la cabeza. No decides rutinas físicas ni horarios ni nada por el estilo. Se entrena con tarjetas. Y tienen nombres tan divertidos como Spa, Arena, Presión, Marcaje, Aromaterapia, Judo, Patadas o Videoanálisis. Las obtienes jugando partidos: cuanto más duros y difíciles, más y mejores tarjetas obtendrás. ¿Cómo aplicarlas? Sigue, sigue, que tiene su miga.

Las tarjetas se aplican combinando un máximo de tres sobre el jugador que quieras. Cada jugador tiene una serie de valores clasificados de la F a la S: tiro, velocidad, resistencia, técnica, fuerza, salto y motivación. Y las tarjetas comprenden cuatro categorías: Táctica, Técnica, Física y Apoyo. Además puedes encontrarte con jugadores de diferentes tipos como Explorador, Completo, Cerebro, Polivalente... Bien, pues se trata de acertar combinando tres tarjetas en un jugador de forma que sus valores aumenten al máximo. Además, ciertas combinaciones desbloquean tarjetas especiales con las que potenciar aun más al jugador de turno. Algunas combinaciones tienen cierta lógica (una tarjeta de marcaje le viene mejor a un defensa), pero con otras seguro que te surgen mil dudas. Así que lo mejor es probar y experimentar. Resulta aun más divertido.

En busca del mejor club europeo

Otra opción es ir al mercado de fichajes. Aquí encontrarás jugadores valiosos sin equipo y con equipo, y podrás hacerles una oferta que ellos aceptarán o rechazarán. Es tan simple como parece, y además es el apartado donde se queda más flojo Nintendo Pocket Football. Tienes un presupuesto máximo. Si llegas al tope, la única forma de conseguir dinero es desprendiéndote de jugadores. Y no hay posibilidad de traspaso, únicamente rescisión de contrato. Pobres.

Nintendo Pocket Football Club te permite competir online contra otros managers de de Europa. Poner tu equipo en el aeropuerto y ver qué tal lo has entrenado: siempre tendrás visible la clasificación europea, la del campeonato nacional y también la de amigos registrados. Además puedes recibir contenido por StreetPass. Hablamos de ofertas de equipos contra los que jugar, nuevos jugadores o incluso tarjetas de entrenamiento especiales; y lo mismo con SpotPass, donde podrás conseguir contenido adicional que mejore las capacidades de tus jugadores. Además, existe la opción de crear torneos a los que te puedes sumar. Tendrán diferentes condiciones, pero participar te permitirá escalar puestos en la clasificación de campeones.

Concluyendo, Nintendo Pocket Football Club tiene elementos de colección, competición y mucho fútbol. Es accesible, divertido, diferente. Una de sus bazas va a estar en la competición online, pero sacarle su juguillo a los entrenamientos y tener un equipo galáctico satisface a cualquiera. Y si no que se lo digan al Cholo. eso sí, no intentes llevarlo más lejos, que en fichajes y estrategia se queda cortito, pero es que es tan fácil dejarse atrapar por su estética y colorido... 

Valoración

Puede que su aspecto gráfico no te “llegue”, pero los partidos son una gozada, y la curva de avance garantiza que no lo vas a dejar en mucho tiempo.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Su dinamismo. La conexión del ranking online. La personalización.

Lo peor

Nivel estratégico poco profundo, sobre todo en los fichajes.

Lecturas recomendadas