Análisis

Análisis de Nubla para PS4

Por Alejandro Alcolea
-

Versión comentada: PS4

Aunque el análisis de Nubla se ha hecho de rogar, tras haber vivido el mundo del juego desde todas las variedades pictóricas y habiendo descubierto todos sus secretos, os contamos por qué estamos ante un videojuego especial y nada convencional.

Este análisis de Nubla nos recuerda que un videojuego es siempre una experiencia única, una forma de viajar por otros mundos y hacerlo sin moverse del sofá gracias a una consola. La plataforma donde decidamos jugar es el portal a nuevas vivencias, algunas intrascendentes, otras especiales pero, casi siempre, únicas. Sin embargo, el juego que tenemos entre manos no es ni convencional ni intrascendente ya que supone, precisamente, una experiencia especial y genuina.

 

 

Nubla es el producto resultante de la unión y trabajo de colaboración entre Gammera Nest, un estudio formado por alumnos del ESNE, la Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología de Madrid, y el área innovadora y educativa del museo Thyssen-Bornemisza llamada EducaThyssen. Lo que primero llama la atención es la presencia de una institución como un museo colaborando en el desarrollo de un videojuego. Esta es la primera señal que nos indica que estamos ante algo nunca visto. Sin embargo, en cuanto nos adentramos cinco minutos en el mundo onírico que proponen los miembros de Gammera y EducaThyssen nos daremos cuenta del por qué de esta colaboración.

Un viaje a través del arte

Nuestro viaje en Nubla comenzará con una elección en la que tendremos que decidir qué tipo de personaje seremos, un niño o una niña. Una vez aquí comenzaremos a vagar por un solitario pasillo de un museo cualquiera en el que solo vemos marcos vacíos, sin ningún tipo de obra de arte en su interior. A los pocos pasos aparecerá un extraño personaje con pelo azul que nos pedirá que le sigamos a través del solitario pasillo, donde se irán uniendo en nuestro paseo más personajes, cada uno con un diseño pictórico diferente y que representan distintos movimientos culturales (renacimiento, expresionismo o impresionismo, entre otros).

 

Una vez llegamos al final del pasillo, los personajes nos pedirán que recuperemos a Nubla, el ‘elefante de Dalí’, que ha desaparecido, al igual que todos los cuadros del museo. Empezará aquí un viaje en el que tendremos que descubrir los secretos de varias obras de arte, basadas en pinturas reales, mediante la resolución de diversos puzzles.

 

Aunque habrá alguna sección donde tendremos que saltar o empujar/atraer un objeto, Nubla es, fundamentalmente, un juego de puzzles. Los retos del videojuego están integrados en todo momento en las obras de arte del Thyssen y nos encontramos diversos tipos de puzzles. Por ejemplo, el primero será un puzzle basado en un patrón visual y musical integrado en 'La portuguesa', de Robert Delaunay. Otro escenario estará basado en 'Mujer ante el espejo', de Paul Delvaux, donde tendremos que recoger varios fragmentos de un espejo hecho añicos. Otros puzzles nos instan a organizar las piezas de un mural y otros, como el inspirado en ‘Habitación de hotel’, de Edward Hopper, nos anima a buscar la llave que nos permitirá continuar mientras jugamos con la perspectiva y los diferentes elementos que integran el cuadro.

 

 

Por lo general, como ya he comentado, los puzzles están muy bien pensados pero son bastante fáciles de resolver, por lo que no tendremos que comernos la cabeza para continuar. De hecho, lo más seguro es que el único problema que tendremos para pasar de escenario serán los bugs. Aunque Gammera ya ha anunciado que va a corregir los fallos del juego mediante una actualización, quien haya disfrutado del juego hasta este momento o lo disfrute hasta que se publique el parche sufrirá algún que otro bug que impide empujar objetos (tendremos que pulsar R2 y la flecha de la cruceta a la vez para que funcione la orden), nuestro personaje podrá ‘salirse’ de la pantalla (algo muy extraño ya que el juego es en 2D). Uno de los últimos puzzles no se superpondrá correctamente en pantalla y tendremos que resolverlo a voleo, lo cual es frustrante.

 

Otro apartado que no podemos pasar por alto es el referente a la duración. Nubla dura un suspiro, apenas una hora que se hace muy escasa por los 9,99€ que cuesta el videojuego. Sin embargo, el título resulta rejugable debido al concepto del mismo. Ya he comentado que varios personajillos nos daban la bienvenida al comienzo de la partida, cada cada uno de ellos tiene una habilidad especial, como teletransportarse o ‘volar’, y eso nos permitirá encontrar varios ‘recuerdos de nubla’. Estos objetos permitirán completar los cuadros del pasillo que supone la puerta de entrada al mundo de Nubla y también servirán para alargar hasta las tres horas, más o menos, la experiencia de juego.

 

Una obra de arte

Donde no hay duda alguna es en el apartado audiovisual del juego. Es fascinante recorrer las diversas obras de arte y descubrir que estás viviendo una obra de arte aunque, eso si, es importantísimo destacar que en ningún momento se trata de reproducciones exactas de los cuadros en los que se inspira el videojuego. Gammera Nest no ha querido entrar en el plagio de las diversas obras y todos y cada uno de los escenarios son reinterpretaciones de obras reales basados en cuadros como ‘La Casa de la Esquina’ de Ludwig Meidner, 'La portuguesa', la 'Casa giratoria’ o el fundamental  'Mujer ante el espejo', por citar algunos de los más importantes. 

 

En ningún momento veremos la obra original representada fielmente pero si sabremos qué cuadros son si tenemos algún tipo de cultura pictórica. Sin embargo, lo mejor de todo es que Nubla no pretende dar lecciones de arte pero es cierto que si te acercas al Thyssen tras jugar el videojuego reconocerás esos cuadros y pensarás ‘’aquí había una llave’’ o ‘’la nube que entra por la ventana puede ser lo que piense la mujer de 'Habitación de hotel', de Edward Hopper. 

 

Resulta admirable, además, conocer cómo Gammera ha conseguido integrar los diversos puzzles de una forma tan natural en los cuadros. Sin embargo, cuando hablamos de Nubla parece que sólo se destaca el apartado visual, algo que llama la atención, lógicamente, pero también debemos prestar una especial atención al apartado sonoro. Nubla tiene unas composiciones de una factura bellísima, de corte minimalista y que acompañan de forma sobresaliente al resto del juego. Eso si, hay que destacar que, hacia el final de la aventura la música entrará en bucle y empezaremos a ver temas repetidos.

 

Conclusión

Nubla es un producto muy interesante. Por un lado me siento en la obligación de decir que sí, es un videojuego, pero es más un viaje a través de cuadros donde tendremos puzzles de una dificultad no muy alta, lo que lo hace perfecto para un público más joven que quiera acercarse a este tipo de títulos. Los puzzles están muy bien pensados e integrados en las obras de arte aunque, como digo, son bastante sencillos. También es satisfactorio reconocer las obras reales que inspiran el videojuego. No sabréis el nombre, porque Nubla no quiere darnos lecciones de arte, pero si habréis estado ahí y eso, la verdad, mola bastante y seguramente acercará a más jóvenes a los museos. 

 

Sin embargo tiene algunos problemas bastante importantes. El desarrollo del videojuego es muy lento, el personaje caminará muy despacio y, pese a esa lentitud, completaremos el juego en una hora, aunque es rejugable para encontrar todos los secretos. También hay que añadir que, aunque lo solucionarán con un parche, el juego nos llega con varios bugs importantes que no podemos dejar de comentar.

 

En definitiva, el videojuego de Gammera Nest y EducaThyssen tiene muy buenas ideas que, por los motivos que sean, no han podido ejecutarse de la forma correcta y les ha faltado otra capita de pintura para poder brillar. Pese a todo, para los más pequeños de la casa Nubla es un videojuego bastante recomendable para acercarlos no sólo a los juegos sino a un género que no se prodiga demasiado entre los más jóvenes. Esperamos que de cara a la segunda parte hayan aprendido de los errores y nos ofrezcan un videojuego más redondo. La base está ahí y el talento también, sólo falta darle alguna que otra vuelta. 

Valoración

Nubla es un videojuego especial, con un apartado artístico fuera de toda duda pero que arrastra problemas importantes como una duración muy escasa y algún bug importante.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Audiovisualmente es una obra de arte. Los puzzles están muy bien integrados en los cuadros.

Lo peor

El videojuego es bastante lento y corto. Tiene bugs importantes.

Lecturas recomendadas