Análisis

Análisis de Oddworld: Abe´s Oddysee New ´N´ Tasty!

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

Las grandes "oddiseas" sobreviven al paso del tiempo y merecen ser contadas de nuevo. Ese es el caso de Abe, el mudokon que se atrevió a desafiar a su destino y que ahora recupera su clásico de PS One con New ´N´Tasty!

Actualizado: Oddworld: New ´N´ Tasty para PS4 es uno de los juegos de la colección al instante de PS Plus en marzo. Regresamos a las Granjas hostiles para recordar nuestro análisis.

Hace 17 años, éramos tan "pipiolos" en esto de los videojuegos, que los desarrolladores tenían mucho margen para sorprendernos. Si encima ponían tanto mimo en sus propuestas como con Abe's Oddysee, jugaban a caballo ganador. La primera aventura de Abe en PlayStation enamoró a millones de jugadores, que descubrieron un desarrollo heredero de otros "juegos de pensar y saltar" como Another World o Prince of Persia. Además, esta vez había un héroe carismático... ¡Que hasta hablaba español! Muchos recordaréis cómo sorprendía en aquella época que incluso los carteles estuvieran en nuestro idioma.

El juego que originó el universo de Oddworld regresa a las consolas actuales, con el mismo equipo creativo (Oddworld Inhabitants, que se disolvió por problemas económicos y de "politiqueo" y ha vuelto con nuevo distribuidor) y un desarrollo casi calcado al que conocimos en PS One y PC. Todo está tal cual lo recordamos, pero con un aire... Nuevo y sabroso.

Cuando uno está en el menú, ya no tiene gracia

La mítica intro del juego original vuelve a la carga en Oddworld: New ´N´ Tasty, con gráficos HD, pero exactamente la misma historia: Abe es un mudokon que trabaja como esclavo en las Granjas Hostiles, donde se crea comida de otros animales. Un día, descubre por accidente que el próximo gran producto va a tener... ¡Carne de mudokon! (Curiosamente, la imagen de una cabeza empalada que se veía en la intro de PS One ha sido "suavizada" por un helado con cara de mudokon). El objetivo a partir de entonces es escapar y ayudar a los otros compañeros a teleportarse a un lugar seguro.

El desarrollo siempre es en dos dimensiones y priman las plataformas, pero no llegaremos muy lejos si no usamos la cabeza. Abe no puede atacar a los enemigos y muere con mucha facilidad, así que hemos de usar triquiñuelas para superar las trampas: podemos encontrar granadas arrojadizas, piedras o trozos de carne, con los que despistamos o eliminamos a sligs, slugs, paramitas y demás bichería. Sin duda, el poder más interesante de Abe es el canto: según el contexto en el que cante, puede generar portales de teletransporte, mover algún objeto o poseer a un slig, al que pasaremos a controlar hasta que muera.

Cada enemigo tiene su propio comportamiento: los paramitas solo atacan cuando están arrinconados, los scrabs se atacan entre sí... Entender qué puede hacer cada uno y cómo aprovecharlo en nuestro beneficio es crucial, sobre todo porque, para más inri, los escenarios están sazonados con toda clase de minas, trampas y precipicios. Tenemos vidas infinitas, pero si morimos puede tocarnos repetir tramos bastante largos y difíciles.

Aquí viene una novedad bastante importante respecto al juego original: ahora podemos usar un guardado rápido siempre que queramos (en el caso de PS4, basta con pulsar el panel táctil), de tal forma que si fracasamos podemos volver justo al punto en el que hayamos salvado. Esto puede ser un verdadero alivio en algunos tramos endiablados, aunque quizá los jugadores más puristas sientan que se ha traicionado un poco el espíritu "duro" de Abe´s Oddysee.

Y es que la dificultad no es moco de pavo. A veces se nos pide una precisión milimétrica y contra reloj en los saltos, además de pensar por adelantado cómo quedará el escenario después de que se pulse un interruptor o se abra una trampilla. Sí, hay bastante ensayo y error, pero parte de la gracia está en eso. Por otro lado, si estamos despiertos descubriremos que el juego nos da pistas por aquí y por allá, con carteles, pintadas en la pared, etc. Es un juego complejo, pero no horriblemente frustrante. De hecho, os picará el gusanillo de intentarlo una y otra vez hasta ganar.

"En mis tiempos, no había Dual Shock"

Lo que no nos mola tanto de esta nueva versión es que el control no acaba de estar bien rematado. Puede parecer que hablamos del Pleistoceno, pero en verano de 1997 aún no exstía el Dual Shock para PlayStation. Justo entonces acababa de salir el primer modelo de mando analógico, pero Abe´s Oddysee sólo usaba el control digital. Podíamos alternar entre andar y correr pulsando un botón, pero en New ´N´Tasty el control es analógico. Esto provoca que a veces Abe se pegue una carrera que no esperábamos porque hemos ejercido un pelín más de presión... Y claro, en un título que exige tanta precisión, todo puede irse al garete. Ironías de la vida, pero con el control digital esta aventura se resolvía mejor. Necesitaréis dedos de acero en los niveles en los que montamos sobre el veloz Elum. Eso sí, espectacular resulta un rato.

Por supuesto, el control también incluye los comandos de voz. Como recordaréis, Abe puede dar órdenes sencillas a sus compis, como "sígueme" o "espera", o silbar... ¡Y tirarse pedos! Los silbidos y pedos pueden servir como contraseña para que algunos personajes secundarios nos ayuden. Suelen ser passwords sencillitos, no obstante. Eso sí, las geniales voces en español del original no están aquí. Sólo hay voces en inglés (más que antes, por cierto), si bien los textos sí están correctamente traducidos al español, con las descripciones de niveles en verso y todo.

Como siempre, como nunca

Aunque los retos son exactamente los mismos que en el juego original, el apartado gráfico se ha reconstruido por completo. La estética es muy similar, pero frente a los escenarios y personajes pre-renderizados del juego original, aquí todo es movido en tiempo real por la consola. Esto permite que la cámara juegue un poco con los escorzos y los zooms. Además, se acabó pasar de un plano fijo a otro, pues la cámara nos sigue hasta el final de cada nivel, lo que da una mayor sensación de fluidez.

La iluminación también está mucho más cuidada. No solo porque sea en tiempo real, sino también porque se usan paletas de colores y luz más variadas y efectivas. Quizá el recuerdo nos haga creer que no ha cambiado tanto, pero la mejoría es notable. Eso sí, se ha respetado a tope el diseño de personajes y escenarios original.

Los efectos de sonido, no obstante, se podrían haber pulido un poco más. Con la intención de que sepamos mejor dónde están, las minas y trampas lanzan unos sonidos bastante chirriantes y repetitivos, lo que se hace bastante cansino en muchas ocasiones. Las voces de los personajes secudnarios también se repiten mucho, pero son divertidas: los esclavos mudokon sueltan perlas tipo "este es el mejor y el peor trabajo de mi vida", los sligs llaman a su mamá cuando los poseemos...

El humor (desde el tontorrón hasta el más negro) está incrustado en el ADN de este juego. Todo esto junto da forma a una aventura completa y compleja, que quizá no sorprenda tanto como hae casi dos décadas, pero que sigue demotrando carisma. Ya está a la venta en PS4 (con Cross-Save y Cross-Buy) por 20,99 euros y dentro de poco llegará al resto de formatos. Antes de despedirnos de vosotros, os invitamos a que leáis el análisis del Abe´s Oddysee original que publicamos en 1997. Hemos recorrido un largo camino desde entonces, pero con un buena tarta de scrab todo se hace más ameno.

Valoración

Una adaptación tan pulida que creerás probar el mismo juego, pero a la vez disfrutarás de las bonanzas tecnológicas actuales. El sistema de juego aún aguanta el tipo.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Abe sigue siendo muy carismático. Puzzles que te hacen pensar. Los nuevos gráficos.

Lo peor

Ese control escurridizo... ¡Abe ya no dice "sígueme" en español!

Lecturas recomendadas