Análisis

Análisis de Omega Quintet para PS4

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Omega Quintet es un juego de rol exclusivo para PS4 con un elenco de protagonistas muy especial. Y es que en este J-RPG los encargados de salvar el mundo no son héroes musculados ni un comando de élite de las fuezas especiales sino las Verse Maidens, un grupo de J-Pop integrado por cinco atractivas chicas de lo más kawaii.

Badland Games sigue acercándonos juegos que tradicionalmente no suelen llegar a nuestro mercado. En esta ocasión se trata de Omega Quintet, una "japonesada" a medio camino entre el J-RPG y los juegos-tributo al fenómeno idol, aunque sin llegar a los niveles de un Project DIVA. Esta desarrollado por Galapagos RPG, una especie de división dentro de Compile Heart creada con el objetivo específico de alumbrar juegos de rol muy del gusto nipón (como si Record of Agarest War o Hyperdimension Neptunia, las sagas más famosas de este sello, no fueran de por sí lo suficientemente "japonesas"). La primera producción bajo este sello de Galapagos RPG fue Fairy Fencer F, un juego de rol exclusivo de PS3 que salió en septiembre del año pasado. Y la segunda es este Omega Quintet, otro J-RPG exclusivo de una consola de Sony, pero esta vez para PS4. que salió en Japón en octubre de 2014 con buenas críticas en la revista Famitsu y una aceptable recepción por parte del público nipón.

J-Pop para salvar el mundo

Como ocurre en los Hyperdimension Neptunia, Omega Quintet también nos cuenta una historia coral, aunque en este caso centralizada en la figura de Takt, un amigo de una de las chicas. Resulta que la humanidad vive asolada por una oscura amenaza llamada Blare (llamada Beep en el original japonés), una especie de niebla morada que afecta a los humanos ademças de atraer a todo tipo de monstruos y que ha obligado a la humanidad a refugiarse en zonas seguras (un poco rollo Ataque a los Titanes). 

¿Y cúal es el único remedio conocido ante esta terrible amenaza? Pues la música de las Verse Maidens, que no sólo son un popular grupo de J-Pop sino que las cinco idols que lo integran son las valientes guerreras que van a intentar frenar su avance. Otoha es la amiga de Takt, una novata en estas lides pero que pronto descubrirá su potencial para combatir los efectos de esta neblina y se integrará en las Verse Maidens. Sus compañeras de grupo (y de aventura) son la tímida Nené, la explosiva Kanadeko (un carácter indomable que a veces toma las decisiones "en caliente"). la mucho más responsable Kyouka y Aria, la más "madura" del grupo aunque muestre un caracter algo distante... Cada una tiene sus características y como ocurre en este tipo de grupos (en la vida real), cada una asume un rol y tiene su propio "club de fans". 


Combates con mucho que contar... y que cantar

En los combates manejaremos, por turnos, a las cinco idols, mientras que Takt, haciendo las veces de  guardaespaldas/manager, asumirá ciertas funciones estratégicas, lo que enriquece todavia más este complejo sistema de combate repleto de pliegues y alternativas. En cada turno podremos colocar, por orden, una serie de acciones que nuestras chicas realizarán, desde ataques básicos o uso de items hasta un buen catálogo de movimientos especiales. Muchas de estas habilidades especiales están sujetas a disponibilidad (tener suficientes SPs, que esté lleno el medido correspondinte...) y sus efectos suelen ser demoledores. Algunas de ellas además están acompañados por secuencias de vídeo (no tan espectaculares como las de de los Final Fantasy clásicos, pero sí igualmente cansinas una vez que ya las has visto 10 veces). 

Los combates de Omega Quintet dejan también sitio para la estrategia. Enemigos con escudos que nos interesará romper primero (o no), distintos planos en las misma pantalla de combate y, sobre todo, tener en cuenta el alcance de nuestros ataques en función del arma y del tipo del mismo será fundamental para obtener la victoria. Los distintos grados de alcance (hasta 5) están bien señalados por un código cromático para que no haya lugar a error. Y por supuesto, como buen grupo musical, las Verse Maidens también puede realizar poderoso ataques en conjunto. Y hablando de conciertos, en ciertos momentos tendremos que satisfacer a nuestros fans cumpliendo una serie de parámetros en el combate que nos reportarán, entre otras cosas, una inyección extra de puntos de experiencia (fundamental para que nuestras divas suban de nivel cuanto antes). En suma, un sistema de combate profundo y complejo que hará las delicias de todos los fans del rol por turnos, aunque eso sí, asimilarlo nos costará un buen rato de tutoriales y "pateo" de menús.


Momentos "picantes" presuntamente graciosos

Por supuesto, y como era de esperar, no faltarán los momentos "picantes" y escenas subidas de tono (muchas de ellas completamente gratuitas). Desde guiños al jugador que pretenden ser graciosos como las protagonistas tapandose el culete si tratamos de ver más allá de su corta falta moviendo la cámara manualmente a tal efecto hasta momentos en los combates en los que nuestras protagonistas se quedarán "en paños menores" si no somos capaces de evitarlo para gozo y deleite (o no) de nuestro ojos y los de la audiencia... Detalles que gustarán a un tipo de público muy concreto al que sin duda está dirigido el juego, que son los que disfrutarán también cambiando de ropa a las chicas y diseñando sus propias coreografías en el modo concierto con hasta 150 movimientos distintos (que podremos compartir con nuestros amigos, además de participar en ellas usando la cámara y el mando Move). No llega a los niveles de chabacanería de Senran Kagura Burst, pero aún así es demasiado "fan service" para nuestro gusto...

Pero si los combates de Omega Quintet sí nos han gustado, no podemos decir lo mismo de la exploración. La inmensa matoría de las misiones son bastante sosas y anodinas (muchas consisten básicamente en ir de un punto A a un punto B). Los distintos escenarios (entornos urbanos, bosques, desiertos...) son bastante "pasilleros", un poco al estilo del mencionado Fairy Fencer F. La gestión de la cámara es antediluviana (aunque podemos moverla manualmente) y en los escenarios veremos a los enemigos. Es decir, los combates no son aleatorios: podemos evitar a los enemigos, tratar de sorprenderles por la espalda para tener ganada la iniciativa en el combate posterior, etc. Y aunque podemos dar saltos (un poco ortopédicos, eso sí), no sirven para mucho, la verdad. Salvar desniveles en los escenarios (que podrían no estar) y poco más. Y si Los Vengadores tiene su propia base, las Verse Maidens no iban a ser menos. Las misiones están centralizadas en una lujosa mansión que hace las veces de base de operaciones y en la que además podremos hacer otro tipo de cosas, como mejorar las armas de nuestras protagonistas. Es como el Sueño del Cazador de Bloodborne, pero menos tétrico y sin muñeca.


El primer juego de Compile Heart para la "next gen"

En cuanto al apartado técnico, pese a que es la primera producción de Compile Heart para PS4, tampoco es que se note mucho y bien podría pasar técnicamente por un juego de PS3, con escenarios bastante vacíos y carentes de detalle. Desde el punto de vista artístico, la cosa mejora un poco con los diseños de Fukahire, que aunque no tengan el caché de los de Yoshitaka Amano (ilustrador famoso por las portadas de los Final Fantasy que trabajó con el estudio en Fairy Fencer F) se adaptan como anillo al dedo al "tono idol" del juego, destacando sobre todo el diseño de las protagonistas, aunque los enemigos tampoco están nada mal.

Y si en la parcela sonora para el citado Fairy Fencer F contaron con el mismísimo Nobuo Uematsu y su grupo para la banda sonora, en Omega Quintet los temas musicales corren a cargo de Lantis, una filial de Bandai Namco especializada en producir bandas sonoras para animes y videojuegos, además de gestionar los trabajos de distintos seiyu y artistas japoneses. Por ello, la BSO de Omega Quintet no decepciona en absoluto ni tampoco las voces (en inglés o japonés, eso lo decidís vosotros).

Lo que sí decepciona es que los textos de Omega Quintet vengan en inglés. Si bien estamos más que acostumbrado a que este tipo de producciones no nos lleguen traducidas al castellano, no es menos cierto que esto le aleja de todo aquél que no domine medianamente la lengua de Shakespeare. Además en Omega Quintet hay que leer, y mucho. Como buena creación de Compile Heart, las conversaciones, más que abundantes, son infinitas, haciendo mucho más lento un desarrollo que ya de por sí es farragosete. Siempre te las puedes saltar, pero claro, entonces te perderás parte de la gracia de este Omega Quintet, que aunque no llegue a los niveles de los Hyperdimension Neptunia (sus protagonistas no tienen el carisma de las "diosas-consola", para qué nos vamos a engañar), es un J-RPG que, tolerando sus defectos y peculiaridades mencionadas, a buen seguro disfrutarán los amantes de la cultura nipona y del fenómeno idol.


Valoración

A medio camino entre el J-RPG y los juegos-tributo al fenómeno idol, Omega Quintet es una propuesta que sólo disfrutarán los fanáticos de esta cultura... que sepan inglés.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

El sistema de combate ofrece bastante profundidad y tiene detalles originales.

Lo peor

Llega en inglés. Y creednos, os vais a hartar de leer. El ritmo es lento y las misiones algo sosas.

Lecturas recomendadas