Análisis

Análisis de Onechanbara Z2: Chaos para PS4

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Onechanbara Z2: Chaos es la última entrega de una serie de producciones de bajo presupuesto que goza de cierta popularidad de Japón (hay incluso dos pelis incluso, a cual peor), protagonizadas por unas jovencitas que, katana en mano, demuestran que es posible hacer picadillo de zombi sin perder un ápice de sensualidad, como veremos en este análisis de Onechanbara Z2: Chaos para PS4.

Bikinis y katanas contra monstruos del averno. Si hubiera que prejuzgar un juego basándonos en su carátula, pocos títulos son más honestos que los Onechanbara. Anteriormente conocidos en Europa como Zombie Hunters (entre otros títulos), esta saga de culto en Japón ofrece exactamente lo que nos promete en su portada: chicas ligeras de ropa, katanas, zombis y manchurrones de sangre por doquier. Incluso también es posible deducir que es una producción de serie Z por el aura de cutrez que despiden sus portadas (sobre todo la de la primera entrega).

Efectivamente, Onechanbara es una producción de bajo coste. Desarrollado por Tamsoft y editado por D3 Publisher, el primero de ellos hizo el número 61 de la colección Simple 2000 Series, una popular (en Japón) línea de juegos simples (por no decir otra cosa), pero baratos (salían por 2.000 yenes, por eso la serie se llama así). El caso es que al público nipón debió gustó Aya, la protagonista del juego, que con su perenne bikini y su sombrero de cowboy dio lugar a varias secuelas, todo tipo de merchandising (incluyendo figuritas bastante hot) y un par de películas de baja estofa.

Los zombis de Onechanbara llegan a España

Este primer Oneechanbara salió en España con título de Zombie Zone en 2005, distribuido por Proein (Koch Media en la actualidad). Pero después, la saga cambio de editora en España, y la extinta Virgin Play sacó en 2007 Zombie Hunters, que no es otra cosa que una especie de versión extendida de Zombie Hunters. El cambio de título despistó a algunos jugadores, que se compraron el juego y cuando lo pusieron en su PS2 descubrieron con estupor que las seis misiones eran exactamente las mismas, pero con leves mejoras gráficas y la posibilidad de manejar, además de a Aya y a Saki, a las igualmente sensuales hermanas Riho y Makoto Futaba (esta última tiene que ser desbloqueada)

Un año después, en 2007Virgin Play lanza en Europa Zombie Hunters 2, una versión mejorada de la secuela que para muchos fans sigue siendo el mejor juego de la serie. Porque después vendrían Onechanbara: Bikini Samurai Squad (para Xbox 360) yOnechanbara: Bikini Samurai Slayers en Wii, amén de un juego para móviles que no salió de Japón. Y así llegamos a la subserie Z, a la que pertenece el juego que nos ocupa. En Onechanbara Z Kagura debutan dos nuevas protagonistas, las hermanas Kagura y Saaya, dos vampiresas cuyo objetivo es vencer al conde Vlaad y su ejército de no-muertos. Curiosamente, Aya y Saki, las heroínas habituales de los Onechanbara, aquí aparecen como antagonistas. Onechanbara Z Kagura salió en 360 sólo para Japón en 2012 y un año más tarde llegó a PS3 una versión mejorada con el subtítulo With NoNoNo! que hacía referencia a la inclusión como personajes jugable de NoNoNo, la heroína de Dream Club Hostess Zero que, ataviada con su traje de doncella, no sólo podía “repartir” sino que también podía hacer bailar a los zombis.

Cuatro matazombis mejor que dos

Y así llegamos a este Onechanbara Z2: Chaos, que supone el regreso de esta saga a occidente. En Z2: Chaos, las hermanas Aya y Saki aparcan su rivalidad con Kagura y Saaya y unen sus fuerzas para derrotar a la mayor amenaza con la que jamás se han enfrentado: hordas y hordas de las más variadas criaturas del avento entre las que no faltan muertos vivientes, vampiros, golems, dragones y prácticamente casi cualquier icónico monstruo que se os ocurra del acervo popular. La esencia del desarrollo es este Onechanbara es la misma de siempre: abrirnos paso por lineales niveles con un diseño de lo más soso y plano mientras partimos en cachitos (literalmente) a todo enemigo con el que nos encontremos. De vez en cuando aparecerá algún jefe final para romper con esta monotonía, y algún nivel esconde algún recoveco pero a Onechanbara Z2: Chaos hemos venido a “repartir”, ¿verdad? Pues eso es lo que haremos básicamente en las 8 horas que puede durarnos el modo Historia.

Afortunadamente, aunque el “aporreo” de botones termina siendo impepinable, el sistema de combate de este Oneechanbara dfrece bastante “chicha”. Tenemos dos botones de ataque, arma secundaria, movimientos evasivos, transformaciones… Pero lo mejor de todo es que iremos en pareja, pudiendo alternar en todo momento el control entre las dos féminas y realizando combos conjuntos entre ambas si somos lo bastante hábiles. Y no sólo eso, en ciertos momentos podremos “invocar” a la otra pareja y mantener a las cuatro chicas en pantalla derramando sangre a la vez, en una brutal sinfonía de golpes con devastadoras consecuencias para las huestes del Mal. Además, aunque en lo básico son parecidas, cada personaje tiene sus matices a la hora de atacar, por lo que sí encontraremos una cierta variedad en este sentido e incluso un cierto (muy leve) toque “táctico” en las peleas porque tendremos que decidir en qué momento es mejor dar rienda suelta a unos recursos ofensivos u otros. Y por supuesto, podemos mejorar los atributos y ataques de nuestras protagonistas.

Al acabar el modo Historia (que puede llevarnos unas 8 horas), podremos repetirlo con un nivel de dificultad más alto manteniendo las mejores obtenidas en la primera vuelta. Un reto sólo a la altura de los matazombis más pacientes y completistas. También se nos proponen desafíos mientras jugamos del tipo de "acabar con X número de enemigos usando X técnica) algunos de ellos directamente asociados a los trofeos. Fuera del modo principal también encontramos una serie de misiones sueltas (normalmente asociadas a acabar con hordas de enemigos de un modo específico). El elenco de modos de juego se completa con un modo Entrenamiento en el que podremos probar todos nuestros ataques, las típicas galerías y la opción de personalizar a las cuatro féminas con peinados, ropa y objetos que vayamos desbloqueando. Esta inevitable opción es “fan service” total, aunque hemos de decir que en esta entrega de Onechanbara pesan más las katanas que los bikinis. Es menos chabacano en este sentido que otras entregas de la serie y desde luego no llega a los extremos de un Senran Kagura.

Gráficamente en la línea de la saga

En cuanto al apartado gráfico, si los ríos de sangre que derramarás te permiten algo, observarás que aunque Onechanbara Z2: Chaos presente un leve salto con respecto a sus antecesores (algo lógico tratándose de PS4), sigue arrastrando no pocos males endémicos de la serie: enemigos clónicos, algunas animaciones torponas, mejorable gestión de la cámara... Pero vamos que es tan gore que la hemoglobina casi disimula sus limitaciones gráficas. Lo que sí me ha sorprendido muy agradablemente es su banda sonora, que del J-Pop salta a otros géneros más “occidentales” según la ocasión y que acompañan la acción con mucho gusto. Las voces están en inglés o en japonés. Y los textos también están en inglés. Pero vamos, que aquí la historia es lo de menos y el lenguaje de los katanazos es universal. así que esta vez no veo mucho problema en que no llegue traducido.

Como juego de acción, no os puedo recomendar Onechanbara Z2: Chaos porque hay ejemplos mucho mejores en PS4 en todos los aspectos (y en PS3 también). Pero si os gustan mínimamente las producciones de serie Z y/o sois fanáticos impenitentes del "hack´n slash" más chusco y repetitivo (yo me cuento entre ambos perfiles), estas chicas os van a hacer pasar un buen rato. Podéis citaros con ellas en el Store de PlayStation aunque, si lo prefería, a España también ha llegado la edición en formato físico, de la mano de Badland Games.


Valoración

Como juego de acción los hay mucho mejores. Pero si te gustan las producciones de serie Z con muertos vivientes de toda condición y/o los hack´n slash aunque sea en su vertiente más chusca y árida, con las chicas de Onechanbara pasarás un buen rato.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Los combates ofrece más profundidad que nunca. Que estos juegos lleguen a España y además en disco.

Lo peor

Es tan monótono que puede hacerse repetitivo. Gráficamente es regulero. No llega traducido.

Lecturas recomendadas