Análisis

Análisis de Pillars of Eternity para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Nuestro análisis de Pillars of Eternity para PC, el esperado RPG de Obsidian, llega con calma, como se merece uno de los mejores juegos de rol del año, heredero de la saga Baldur´s Gate. 

Kickstarter lo ha vuelto a conseguir, o mejor dicho, los backers de Pillars of Eternity a través de Obsidian. Para muchos, volver a jugar un auténtico Baldur´s Gate era un viejo sueño por el que llevaban esperando años. Y la espera ha merecido y mucho la pena. Muchos de los desarrolladores de Baldur´s gate o Icewind Dale se dan cita en Pillars of Eternitiy para traernos un RPG sublime y genial. Desde el primer minuto de juego puedes sentir por los cuatro costados que nos encontramos ante un título que sabe ofrecernos pura diversión con sus clásicas mecánicas de juego, a la vez que nos ofrece un aspecto gráfico y técnico realmente pulido.


El desarrollo de Pillars of Eternity es el de un RPG clásico, donde según el momento de la historia donde nos encontramos, podemos controlar a varios personajes de forma simultánea. La perspectiva es isométrica y el sistema de combate es el característico de los anteriores títulos en que se inspira, con sus geniales pausas para dar órdenes a cada uno de los personajes. Como en todo RPG, el looteo y crafteo son una de las principales características, que dotan de personalidad a cada uno de los personajes. La historia es épica y se desarrolla en un mundo de imponentes dimensiones donde visitaremos multitud de lugares con un claro corte medieval fantástico. Sin duda lo mejor de Pillars of Eternity son sus divertidos combates, donde la táctica y la estrategia a seguir cuando pausamos la batalla son la clave para seguir adelante. 

El género se lo merecía 

Sin duda, un género como el de los RPG clásicos a lo Baldurs gate se merecía una aventura de este calado. Hablamos de un juego que se basa en los grandes referentes de los años noventa, pero que nos cuenta una historia totalmente nueva. El comienzo de esta gran aventura nos ofrece la posibilidad de personalizar casi de forma enfermiza el aspecto, los clanes y razas a las que pertenecerá nuestro protagonista. Una vez elegidos estos parámetros, empezamos esta apasionante aventura.

Desde el primer momento nos damos cuenta de que nos encontramos ante un juego que está excepcionalmente bien escrito. Hablamos de que las transiciones entre unos eventos y otros, de unos mapas a otros se unen gracias a unos textos que nos enganchan a seguir la trama desde el minuto 0. Estas transiciones aparecen en pantalla acompañadas de formidables ilustraciones que nos meten de lleno en la atmósfera que Obsidian ha querido imprimir a Pillars of Eternity. En estas pausas podremos elegir un determinado camino a seguir, realizar o no determinadas acciones, todo ello influirá en el desarrollo de la historia, pero siempre contando con nuestras decisiones respecto del futuro de nuestros personajes. 

Mejor acompañados que en solitario 

Una de las claves de Pillars of Eternity es su sistema de juego donde se manejan los roles de distintos personajes a la vez. Todos ellos aparecerán en miniatura en la parte inferior izquierda de la pantalla, y podremos seleccionarlos con un click para moverlos por los escenarios de perspectiva isométrica. Esto cobra especial relevancia en los combates, donde su clásico sistema de pausas nos obligará a pensar muy bien qué es lo que hará cada uno de estos personajes al reanudar la partida. El rol de cada uno de los personajes y su evolución se pueden controlar desde el completo menú qué preside la interfaz de Pillars of Eternity.

Como en cualquier otro RPG tradicional, podemos seguir la evolución de cada uno de los personajes de forma independiente. En este aspecto cobra mucha importancia el looteo. Como es tradición en el género, cada enemigo al que eliminemos y demás elementos del mapa que sean susceptibles de albergar algún tipo de objeto, podrán ser saqueados por nuestros protagonistas. Estos ítems podrán ser fácilmente gestionados desde los menús individuales de cada uno de los personajes. 

[gallery:115422]

Combates de estrategia pura 

Sin duda uno de los aspectos más divertidos de Pillars of Eternity es el turno de combate. Cuando llegamos a una zona donde se encuentran potenciales enemigos, el juego automáticamente entra en modo pausa. Como es lógico, esta fase del juego se centra en preparar una buena estrategia de combate frente a nuestros enemigos. Desde esta pantalla vamos a poder seleccionar los pasos a seguir por los personajes que compongan nuestra compañía cuando se reanuden los combates.

Por ejemplo, si tenemos tres personajes, y nos enfrentamos a otros dos enemigos, podremos seleccionar a dónde se van a mover estos de forma independiente, y si van a atacarlos en ese momento o no. También en cuanto movimiento de los personajes a lo largo de este RPG, el manejo es igual de sencillo. Con el ratón podemos seleccionar a uno o varios personajes a la vez, y desplazarlos a un punto determinado del mapa de forma independiente al de los otros personajes. En todo momento el manejo de los los protagonistas se torna en algo sencillo y fácil de aprender. Esta es una de las claves del éxito de este título de Obsidian. 

Apartado técnico 

Es curioso cómo un juego tan clásico gráficamente como este puede sorprendernos tanto. La calidad de sus entornos pre renderizados y la absoluta suavidad del scroll que nos acompaña en la vista isométrica del juego son sobresalientes, al nivel del resto del juego. En cualquier momento podemos hacer zoom sobre determinadas zonas de la pantalla, y el buen nivel se mantiene.

Está traducido al castellano, por lo que cobran especial interés los textos que nos detallan con una narrativa digna de los mejores libros de épica fantástica los sucesos que van ocurriendo en la historia. El sonido también tiene un buen nivel, aunque es más testimonial que otra cosa. 

Conclusión 

Sin duda se trata del mejor RPG que ha llegado a PC en años, tiene todo lo que añorábamos de los mejores del género en los noventa, pero con el añadido de que desde sus gráficos hasta sus mecánicas de juego se han pulido para ofrecernos un clásico instantáneo que ya está causando furor en todo el mundo. Larga vida a Obsidian y este enorme homenaje a los RPG que crearon verdadera escuela, absolutamente imprescindible.

Valoración

Obisidian ha puesto el listón del género muy alto con un juego donde desde la primera escena se respira calidad técnica y argumental. Un tremendo homenaje a los referentes de los 90

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

Atmósfera espectacular, narrativa de gran calidad, genial sistema de combate

Lo peor

Los sucesivos fallos que han derivado en los parches que ha recibido el juego desde su lanzamiento

Lecturas recomendadas