Análisis

Análisis de Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa para 3DS

Por
-

Versión comentada: 3DS

Los sueños de los fans de Pokémon de todo el mundo se hacen realidad con un remake de Pokémon Rubí y Zafiro que os dejará una experiencia inolvidable. He aquí el análisis de Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa. Dentro de unos días comprobaréis que “Hoenn se confirma”, y de qué manera.

Se han hecho esperar, pero ya están aquí. Han tenido que pasar 12 años (un poco menos en España) para poder volver a disfrutar de la región de Hoenn con la que muchos fans de Pokémon iniciaron sus andanzas en la saga. Y es que el 21 de noviembre de 2002 salía en Japón la denominada tercera generación de Pokémon para la consola Game Boy Advance: Pokémon Rubí y Zafiro.


Eran otros tiempos: los juegos tardaban muchos meses en ser traducidos y estrenados en otros países, por lo que los nuevos Pokémon pasaron mucho tiempo llamándose Jukain (Sceptile), Bashamo (Blaziken) o Raguraji (Swampert) para unos fans de todo el mundo que, impacientes por anticiparse a la salida de los juegos en sus respectivos países, se adaptaban al japonés de una manera sorprendente gracias a Internet.

En esta ocasión tendremos que esperar menos: si el 21 de noviembre los nuevos Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa salen en Japón y Estados Unidos, una semana después, el día 28 de noviembre, harán lo propio en Europa. Y, como siempre, los habrá deseosos por descubrir lo antes posible todas las novedades y otros que querrán lo contrario: evitar los temidos espoiler a toda costa.

¿Remakes o ports? Fidelidad a la historia original

No os preocupéis, va a haber pocos spoilers en este análisis. Y tampoco en los juegos. Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa son muy fieles a las entregas originales, respetan el mismo guión en gran medida y mantienen buena parte de sus diálogos a lo largo de la historia principal. Encontraremos pocas divergencias con la narración de Pokémon Rubí y Zafiro, siendo la principal y más obvia la aparición de la Regresión Primigenia para darle una vuelta de tuerca a la historia de Groudon y Kyogre.

 

Durante el juego hemos tenido una sensación de déjà vu constante, al repetirse la historia paso a paso, diálogo a diálogo, lo que aporta pocas novedades en el hilo argumental. Tanta fidelidad al original es muestra del respeto que Game Freak tiene a las ediciones originales (una “obra perfecta”, en su opinión) y agradará a los jugadores más antiguos... Pero eso sí, las novedades no están en el argumento, sino en otros elementos que veremos más adelante. Hemos echado en falta que hubiera algún giro argumental mientras recorríamos Hoenn derrotando a los líderes de gimnasio, algún guiño al pasado con cambios en el presente, que se hace mucho de rogar a lo largo de la historia y que no llega hasta demasiado cerca del final. No se le puede tener tanto respeto a tus propios juegos, porque corres el riesgo de repetirlos.


Como siempre, disfrutaremos de una historia típica de Pokémon en la que tendremos que conseguir las medallas de Gimnasio para alcanzar el título de Campeón de la Liga Pokémon, topándonos por el camino con la organización malvada de turno (llámese Aqua, llámese Magma, sus motivos son igualmente kafkianos) a la que tendremos que detener mientras capturamos al Pokémon legendario correspondiente a la versión adquirida. La fórmula, usada ya incontables veces, funciona.

Todo lo anterior nos ha llevado a preguntarnos si estábamos ante un remake, lo que implica un cierto respeto al original, pero también la introducción de novedades. Es innegable que algunas novedades hay, e importantes, como la Regresión Primigenia, el Ultravuelo o el mejorado Multinav, pero se nos han quedado bastante escasas.

 

Claramente, un remake a nivel gráfico

Si la historia (el contenido) es prácticamente la original de Pokémon Rubí y Zafiro, el aspecto gráfico (el continente) no se parece en nada. Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa lucen unos gráficos a la altura de Nintendo 3DS, como no podía ser menos. La región de Hoenn se ve mejor que nunca: cada paisaje, cada edificio y cada objeto han sido cuidados al detalle, con mimo.

En cualquier caso, la comparación más justa no debe ser con los vetustos juegos de Game Boy Advance, sino con sus inmediatos predecesores: Pokémon X y Pokémon Y. La conclusión es evidente: al igual que la historia está sacada casi directamente de Rubí y Zafiro, el aspecto gráfico toma los elementos que componen Kalos en XY y los traslada a Hoenn. El resultado es espectacular, como lo era XY, con el añadido de mejoras en los escenarios de combate, en el uso de las cámaras, en el acabado de los paisajes y en los detalles, y en la gestualidad de los personajes (especialmente Bruno y Aura).

 

La gran novedad, en lo positivo, quizá sea el Ultravuelo. Hasta ahora nunca habíamos visto una región principal de Pokémon vista desde el cielo: una característica muy apreciada en innumerables RPG por incentivar el descubrimiento de nuevas zonas a vista de pájaro que, sin embargo, quedaba reducido al movimiento Vuelo en Pokémon. Ahora podremos descubrir diversos Parajes Espejismo donde capturar nuevos Pokémon, acercarnos a zonas con sospechosas tormentas y curiosear por los confines del mapa en busca de secretos.

Quizá podría haberse ajustado mejor el hecho de no poder posarse en zonas que no se hayan visitado con anterioridad (el recurso a las turbulencias de muchos RPG hubiera bastado), pero la experiencia es algo nunca visto en Pokémon hasta ahora. Todo un reto a nivel gráfico que aporta un gran valor añadido puesto que también supone una forma de evadirse de la linealidad de la aventura principal, aunque sea un poco.

En lo negativo, sin embargo, echamos de menos la personalización de los personajes. Una de las grandes novedades de Pokémon XY, que permitía a cada jugador darle un toque personal a su entrenador y luego lucirlo en combates online, ahora se ve reducida al aspecto genérico y clónico de los ejércitos de Brunos y Auras que se nos avecinan. Siendo justos, los personajes están exquisitamente diseñados, pero no es lo mismo ni de lejos. Todo lo demás, tanto para lo bueno (los combates de Pokémon en 3D) como para lo malo (las zonas de Hoenn en 2D), bebe directamente del motor gráfico de XY con un resultado igual de impactante.

Game Freak aprende a usar la pantalla táctil

Game Freak llevaba 8 años, desde Pokémon Diamante y Perla, tratando de encontrarle un uso verdaderamente interesante a la pantalla táctil de la entonces Nintendo DS y de su ahora sucesora en 3D, fuera de los combates de Pokémon. Desde el simple Poké-Reloj de Diamante y Perla hasta su nula funcionalidad en Blanco y Negro, el intento más razonable había sido el de las Ediciones Oro Heartgold y Plata SoulSilver con un menú principal táctil que facilitaba mucho el acceso a las distintas opciones del juego.

Con Pokémon X e Y vimos la introducción de interesantes novedades como el PSS, el Poké-Recreo y el Superentrenamiento, pero no dejaban de ser opciones que requerían la atención del jugador para ser funcionales. La mayoría terminamos dejando puesto el PSS e ignorando la pantalla inferior salvo para la ocasional conexión a Internet o uso de Poder O.

Con Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa la pantalla táctil cobra mayor protagonismo: a las funciones anteriores, integradas en el DiverNav, se le añaden el CartoNav, el VídeoNav y fundamentalmente el DexNav. El CartoNav y el VídeoNav merecerán nuestra atención ocasional para orientarnos en el mapa y encontrar nuestros cultivos de bayas o para cotillear curiosidades de amigos con los que nos hayamos cruzado con StreetPass.

Aunque útiles, no aportan nada nuevo que no se pueda hacer en la pantalla superior.

La función que realmente redescubre el uso de la pantalla táctil en Pokémon es el DexNav. La hemos tenido activada el 95% del juego por una sencilla razón: funciona. Gracias a ella, caminar por las rutas de Hoenn deja de ser una búsqueda del camino con menos hierba posible para evitar encontrarse con Pokémon salvajes y pasa a ser una labor activa de descubrimiento de Pokémon en estado natural en el propio mapeado del juego.

 

Es difícil explicarlo con palabras, pues cambia mucho la relación con el entorno en las rutas de Hoenn. Ya no es necesario “meterse” en la hierba a ver qué sale: el DexNav te permite discriminar por Pokémon para buscar la especie que te interesa, acercarte con sigilo, ver si tiene el movimiento huevo que buscas, o la habilidad oculta, lo que sea, y decidir si te interesa terminar de sorprender al Pokémon o dejarlo huir. Si a eso se le añade que registra en la PokéDex los Pokémon que veamos en estado salvaje o con sus dueños por todo Hoenn, realmente estamos ante una función de la pantalla táctil que vamos a usar consistentemente.

Música para nostálgicos...¡con sorpresas!

Al igual que la historia, la música de estos juegos bebe directamente de la original de Rubí y Zafiro. Pero, al contrario que con la falta de novedades en el argumento, sí nos ha sorprendido gratamente la nueva composición de las tradicionales canciones ambientales de Hoenn aprovechando la mayor capacidad de la 3DS en este aspecto y permitiendo a su vez a los nostálgicos escuchar sus melodías favoritas con una nitidez y una suavidad que no permitía la Game Boy Advance. Allí donde hay escenas que precisan nueva música, los nuevos arreglos resultan igual de atractivos, con el añadido de que la música acompaña lo que sucede en la aventura sin invadirla y sin resultar en ningún momento pesada  o repetitiva.

Interacción – Concursos y Bases Secretas

La idea de los concursos es la misma de siempre - darle Pokécubos a tus Pokémon para potenciar sus características, enseñarle ataques que le permitan lucirse en una categoría en concreto, y participar. Sin embargo, y como viene siendo la tónica de esta generación, algunas cosas se han facilitado en exceso. Por ejemplo, los Pokécubos ahora se fabrican directamente, en lugar de depender de los reflejos del jugador, que sólo interviene a la hora de decidir qué Bayas mezclar.

La personalidad del Pokémon tampoco influye con respecto a qué tipos de Pokécubo le gustan o no, lo que da más libertad a la hora de decidir a qué categoría de concurso queremos enfocar a nuestros Pokémon. Por lo demás, la exhibición se mantiene exactamente igual, con la salvedad de que algunos combos han cambiado (por ejemplo, Rizo Defensa y Desenrollar se mantienen, mientras que Surf y Buceo ya no hacen combo) y de que, ahora, cuando un Pokémon logra despertar el furor del público, realiza una "Gran Exhibición", que depende de su tipo y de la categoría del concurso. Si dicho Pokémon puede megaevolucionar, también lo hará en ese momento.

 

Por su parte, las Bases Secretas mantienen el mismo espíritu que en los juegos originales, pero la capacidad de interactuar con otros jugadores a través de ellas se ha mejorado enormemente. Ahora su localización aparece en el CartoNav, lo que evita tener que buscarla si no se recuerda bien su localización. El Gremio de Bases Secretas, en Ciudad Arborada, otorga un Reglamento que permite establecer las normas de los combates que se libren dentro de tu Base Secreta, así como llevar la cuenta de las banderas capturadas, que permiten ir subiendo el nivel de tu base.

La capacidad de formar grupos de amigos, y el hecho de que cada tipo de amigo tenga habilidades distintas apara ayudarnos en la aventura, potencia la interacción, facilitada aún más por el hecho de que las Bases Secretas puedan compartirse por Streetpass.

Conclusión

Tras muchas horas de juego, Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa nos han dejado un buen sabor en el paladar. El olor del argumento era quizá excesivamente familiar, y hemos echado en falta mayor riesgo e innovación en el hilo argumental. Pero, como el buen vino, el sabor ha ido madurando según atravesaba el paladar, y el retrogusto que nos han dejado los últimos sucesos de la historia es quizá lo que más hemos disfrutado. Si a eso le añadimos una magnífica presentación rodeada de novedades tan interesantes como el DexNav o el Ultravuelo, estamos seguros de que, ya elijas tinto o blanco, cualquiera de los juegos será una experiencia inolvidable para todos los fans del buen Pokémon.

Valoración

Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa no nos han sorprendido tanto como Pokémon X e Y, pero cumplen sobradamente las expectativas, añadiendo interesantes novedades pese a ser excesivamente fieles en argumento a los originales.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

El DexNav, el Ultravuelo y su vista de Hoenn, Bases Secretas, el diseño de Hoenn, el episodio Delta.

Lo peor

Argumento demasiado fiel a los originales, no poder personalizar al personaje, post-juego limitado.

Lecturas recomendadas