Análisis

Análisis de Rare Replay para Xbox One

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: Xbox One

Ya tenemos el análisis de Rare Replay, un recopilatorio con 30 juegos y más de 30 años de historia de Rare, uno de los estudios más influyentes e importantes del mundo del videojuego. Un título que, además, llega con un montón de opciones y contenido adicional. ¿Nos acompañas en nuestro repaso?

Enfrentarse a Rare Replay, una colección con 30 juegos de una compañía tan querida como Rare no es  algo que se vea todos los días, ni una tarea sencilla. Primero, porque la mayoría de sus juegos son leyendas vivas que abarcan más de 30 años de historia, y cada uno tenemos recuerdos imborrables de ellos. Títulos clásicos como Atic Atac, Sabre Wulf, Knight Lore o Jetpac marcaron una época en los ordenadores de 8 Bits, ya sea definiendo o aportando mayor profundidad a los arcades, las aventuras primigenias … Para muchos de nosotros son de las primeras experiencias jugables que recordamos.

No menos inolvidable resulta el trabajo de Rare en consola, un viaje repleto de paradas obligatorias como Battletoads de NES o el humor bruto de Conker en Nintendo 64, sin obviar su paso por los salones recreativos o sus más “recientes” títulos de Xbox 360, como Perfect Dark Zero, Kameo… Cada título ha sido tratado de forma independiente y, por ejemplo, los títulos de Xbox 360 nos llegan sin “tocar”, tal cual los vimos en 360. De hecho, los 9 que se incluyen la colección son los juegos de 360 tal cual, y funcionan en Xbox One gracias a la retrocompatibilidad, (en  la versión digital los descargamos de forma independiente).

 

En el caso de otros títulos, son las versiones originales de NES o N64; otros como Banjo Kazooie o Jet Force Gemini son la remasterización que se lanzó en Xbox 360 (eso sí, ambos con los textos en inglés, como Perfect Dark Zero que en su día nos llegó doblado al castellano)… En este sentido no hay un tratamiento homogéneo para todos los títulos, ni siquiera a la hora de presentarlos. Los títulos más clásicos, llegan en formato 4:3 con marcos  y la posibilidad de activar un filtro que imita los monitores CRT antiguos. Otros, como Grabbed by Ghoulies son la excepción y sí se ha retocado, con gráficos en formato 16:9  (salvo los vídeos) y a 1080p y 60 fps..

Como podéis ver, cada juego de Rare Replay es un mundo y cada caso tiene sus peculiaridades. Pero ¿cómo “juzgar” hoy algunos títulos que cimentaron algunos de esos géneros?¿Valoras sus gráficos? ¿Si sus mecánicas de juego siguen siendo vigentes? ¿Debes erradicar la nostalgia, lo que supusieron para ti y contemplarlos desde lejos? En segundo lugar, es difícil valorar Rare Replay porque en la inmensa mayoría de los casos, las obras nos llegan sin adulterar, sin ser remakes o remasters, en un intento por ofrecer la experiencia original tal cual.  Para mi ver los juegos de ZX Spectrum como los recuerdo es un gustazo, pero ¿y las nuevas generaciones de jugadores? ¿Los “aceptarán” igual de bien?

Para terminar de complicar las cosas, Rare Replay también incluye una buena ración de novedades. Por un lado, existe un sistema de sellos (330 en total), que vamos consiguiendo al alcanzar hitos específicos en cada juego. Los más antiguos presentan 5,  algunos sencillos como jugar por primera vez y otros que requieren más dedicación, como ver todos los niveles, acumular X puntos, quedar primero en X carreras… Los más modernos, los de Xbox 360, aparte de sus logros, incluyen 10 de estos hitos.

Pero aún hay más. Los juegos más “antiguos” (desde Jetpack de 1983 hasta la recreativa de Battletoads de 1994), incluyen otro elemento más: las instantáneas. Al estilo NES Remix, estas instantáneas plantean retos muy específicos con cada juego, en zonas muy concretas de los mismos y con objetivos muy específicos.  Y por si fuera poco: dentro de Instantáneas también existen “Playlists” o sets de desafíos agrupados por distintos “temas”, como luchar contra el crono.

Los sellos conseguidos se van sumando en nuestra tarjeta de jugador,  que va subiendo de nivel y, con cada ascenso, suele desbloquear contenido multimedia, que junto a la colección de juegos y las instantáneas, es el tercer y último bloque del menú principal. En este apartado podemos ver un montón de contenido multimedia sobre Rare, desde monográficos como qué tiene de especial un juego de la compañía, a primeros vistazos a proyectos deshechados, "making of" de algunos títulos, galerías de imágenes, música…

Estas piezas de vídeo están en perfecto inglés subtitulado al castellano, y son sin duda otro de los grandes atractivos de la colección. Su duración no suele ser demasiado extensa (el making of de Banjo Kazooie no supera los 5-7 minutos, por ejemplo).  Un revelador vistazo al interior de la compañía, aunque se echa la presencia de los integrantes originales del estudio y más contenido centrado en los primeros tiempos (casi todo gira en torno a los tiempos en que Rare ya forma parte de Microsoft).

Hablar juego por juego, o hacer un análisis individual de cada uno de los 30 títulos no tendría mucho sentido. Hay beat’em ups, juegos de lucha, plataformas, arcades de velocidad y, en muchos casos, pertenecientes a distintas épocas/máquinas. No todos han envejecido igual de bien, pero siguen resultando tremendamente divertidos y aún más con el añadido de los hitos y las instantáneas. En total cerca de 700 horas de juego para verlo y hacerlo todo, una cantidad que por 30 euros es realmente una ganga.

Eso sí, no todas esas horas son igual de disfrutables ni te dejarán la misma huella, pero pocos recopilatorios ofrecen tanto y tan bueno por tan poco dinero. Tampoco vamos a negar que dista de ser perfecto en otros campos. Su presentación, aunque agradable a la vista, es un poco farragosa. El menú principal presenta la colección de juegos, las instantáneas y el contenido multimedia. Desde la colección de juegos podemos ver, en galería de arte, todos los títulos de la colección y ordenarlos por año o alfabéticamente. Al elegir un juego, accedemos a su menú, tras un breve tiempo de carga.

Desde este “hub” de cada juego podemos comenzar a jugar, ver los hitos, saltar al hub del siguiente o anterior juego. trastear con las opciones (algunos incluso tienen trucos como vidas infinitas) o incluso cambiar a las instantáneas, acceder a la ayuda/manual de cada juego… Bastantes opciones entre las que rotamos con RB y LB y las direcciones de la cruceta y que, si cambiamos de juego por accidente, conllevan un tiempo de carga. No es nada grave ni molesto, pero el juego dista de ser perfecto y ágil en este sentido.

Lo que si nos ha gustado es la línea gráfica de todos estos menús, que incluso dejan guiños como amenizar el hub de cada juego con una versión arreglada de los temas originales y animaciones con los materiales gráficos del juego… Y no solo eso: también tiene buenas ideas en forma de opciones, como poder guardar la partida en cualquier momento p autoguardar los avances al salir de cada juego (presionando el botón Menú),  para continuar la partida la siguiente vez justo allí donde lo dejamos.

Detalles aquí y allá que no hacen si no engordar aún más un recopilatorio de por sí maravilloso. Puede que se echen en falta algunos títulos clave de Rare, como Goldeneye o Donkey Kong Country, que por problemas de licencias no pueden estar… pero lo que ofrece por 30 euros es simplemente maravilloso. Tiene defectos, sí, como que algunos juegos estén en inglés aún habiendo versiones en castellano, o lo mencionado del interfaz. Se le puede incluso criticar que esté Killer Instinct Gold en lugar del port de la recreativa (incluido en el reboot de Killer Instinct para Xbox One).

Pero ni siquiera eso impide que Rare Replay sea un recopilatorio atípico en todos los sentidos, tanto por cantidad de contenido como por el calado de algunos de sus añadidos. Un ejercicio de puro amor dedicado a una compañía única. Y, lo que es aún mejor, a un precio difícilmente superable. Si tienes una Xbox One y amas este hobby, deberías hacerte con Rare Replay. Pocos recopilatorios ofrecen un viaje al pasado de los videojuegos tan cuidado e interesante como este. 

Valoración

Un colosal repaso a 30 años de historia de una de las grandes del videojuego, a través de 30 títulos clave en su historia. Todo, regado con nuevas opciones y contenido multimedia que disfrutaran como nadie los fans de Rare.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

30 grandes juegos por 30 euros y con interesante contenido multimedia...

Lo peor

Algunos juegos pueden resultar "duros" hoy. El interfaz podría ser mejor.

Lecturas recomendadas