Análisis

Análisis de Ratchet & Clank Q-Force

Por Francisco Javier Gomez
-

La saga “Ratchet & Clank” vuelve con nuevos bríos. En esta entrega apuesta por nuevas ideas en la franquicia… aunque ofreciendo el mismo espíritu arcade de siempre.

Este año 2012, la saga Ratchet & Clank celebra su décimo aniversario. Desde el lanzamiento de su primer juego para PS2 ha sido una de las franquicias de Sony más celebradas por los “jugones”. Buena prueba de ello es que Ratchet y Clank aparecen en Playstation All Stars: Battle Royale, ese particular juego de lucha donde se enfrentan los personajes más famosos del universo Sony. Y no seremos nosotros quienes neguemos la merecidísima fama de esta saga, construida sobre unos cimientos muy sólidos entrega tras entrega: intensa acción arcade, combates con un armamento de lo más original, algunos elementos de plataformas y un enorme sentido del humor.

Pero tras tantos juegos a la sus espaldas, la serie quiere renovarse ofreciendo algo nuevo sin perder todos los elementos jugables que la han caracterizado. Y así, Imsoniac Games, nos ofrece un nuevo enfoque en “Ratchet & Clank: QForce”, un título en el que pequeñas dosis de estrategia se funden con la acción más vertiginosa.

Ratchet, Clank y el Capitán Qwark se enfrentan en esta ocasión a la enésima invasión extraterrestre por parte de un misterioso supervillano. Esta sencilla trama sirve como excusa para, una vez elegido uno de los tres personajes disponibles, enfrentarnos a centenares de seres mientras intentamos destruir el centro energético enemigo de cada nivel (cada fase se desarrolla en un planeta diferente). Una vez más, tenemos a nuestro alcance un enorme arsenal compuesto por las armas más originales que puedas imaginar: seres que eructan ondas sónicas, señuelos para despistar al enemigo, etc.

Pero no todo se limita a combatir en pequeños escenarios cerrados, porque en esta entrega entra en escena el elemento “Tower Defense”. ¿Y qué plantea un juego de tipo “Tower Defense”? Pues básicamente se trata de proteger nuestra base colocando estratégicamente armas defensivas que repelan los ataques enemigos.

En este caso, debemos conseguir los “guitones” (la moneda del juego) repartidos en cada nivel para posteriormente comprar y situar en nuestra base diferentes estructuras que detengan el avance enemigo: torretas de rayos, barreras energéticas, minas de proximidad, etc.

Aunque el concepto de fusionar acción y elementos de “Tower Defense” no es nuevo (también aparece en el título de PC Orcs Must Die!, por citar uno de los más conocidos), en Ratchet & Clank: QForce funciona muy bien gracias a unos dinámicos combates, la inclusión de zonas de plataformas, un sistema de control estupendo y un interesante plantel de enemigos.

Con todos estos mimbres, el desarrollo se torna por momentos frenético y resulta todo un reto encontrar el momento justo en el que acabar con la base rival, mientras estamos muy atentos a que las fuerzas enemigas no tomen la nuestra. Aunque es cierto que el planteamiento se torna algo repetitivo a la larga, la incorporación de nuevos enemigos y elementos defensivos en cada nivel ayuda a paliar este defectillo. Además, siempre podemos recurrir al divertidísimo aliciente de jugar en compañía gracias a las opciones multijugador.

Por una parte podemos jugar la Campaña de forma cooperativa, ya sea mediante conexión Online o a pantalla partida desde la misma consola. Y te aseguramos que no te aburrirás en ningún momento, intentando coordinar las acciones con tu compañero de equipo. Pero si lo tuyo es dar “guerra” a tus amigos, tranquilo porque también cuenta con un modo competitivo.

Ya sea de forma individual en formando un grupo de dos miembros, dos facciones se enfrentan mientras defienden sus bases e intentan conquistar las rivales. La verdad es que no resulta un modo muy espectacular por el reducido número de jugadores, pero al menos es un interesante añadido que no aparecía en la saga desde los tiempos de PS2.

En cuanto al apartado gráfico, el juego se desenvuelve magníficamente. Cierto que no deslumbra visualmente en ningún momento, pero a cambio nos ofrece unos entornos muy coloridos y que se mueven con soltura aunque haya muchos enemigos en pantalla. Además, un trabajado doblaje en español (en el que no faltan algunos inolvidables toques de humor) y una atractiva banda sonora, ponen la guinda a un apartado técnico muy solvente.

Si a todo lo anterior añadimos un precio más que atractivo (14,99 en PSN), las opciones “cross-play” (jugadores de PS3 y PS Vita podrán jugar juntos cuando esta última versión salga a la venta a principios de 2013) y “cross-buy” (la compra vale para tener el juego en PS3 y PS Vita), Ratchet & Clank: QForce se convierte en título muy interesante a poco que te atraigan los personajes o su desenfadado estilo de acción.

Valoración

Nuevas ideas para una saga que sigue ofreciendo acción a raudales. Sin ser un “bombazo”, resulta interesante evaluando el binomio calidad/precio.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

El nuevo concepto de “Tower Defense”. Las completas opciones multijugador.

Lo peor

Se antoja repetitivo en algunos momentos. ¿Por qué no más jugadores en Competitivo?

Lecturas recomendadas