Análisis

Análisis de Resident Evil Revelations HD

Por Rafael Aznar
-

Los álbumes de fotos se deterioran con el paso del tiempo. Por suerte, Capcom guardaba a buen recaudo los negativos de Resident Evil Revelations, una de las mejores aventuras de 3DS, presta a cambiar el papel tridimensional por un buen revelado en alta definición. PS3, Xbox 360, Wii U y PC se ofrecen como conejillos de indias para experimentar los efectos del virus T-Abyss.

Hay virus que nunca mueren, y uno de ellos es el de la saga Resident Evil, benigno por suerte para los amantes del arte del videojuego. Tras convertirse en uno de los títulos imprescindibles de 3DS, Revelations, la entrega mejor valorada de los últimos tiempos, se adhiere a la recurrente moda de las conversiones en alta definición.

Sin llegar al tono de “survival horror” de sus antepasados, el penúltimo retoño de la saga es lo más parecido a la vuelta a los orígenes que los fans exigen desde hace tiempo con arañazos de desesperación, gracias a una ambientación lúgubre. El juego se desarrolla, en su mayor parte, en el Queen Zenobia, un crucero varado en el Mediterráneo, en plena noche, con numerosos guiños al pasado: a la mansión que visitamos en 1996, a Raccoon City, a Némesis… La historia está ambientada en el año 2005, a caballo entre los sucesos de RE 4 y los de RE 5. Hay varios saltos en el tiempo y en el espacio, de modo que el hilo argumental incluye algunos flash-back para ponernos en situación. Además, al principio de cada episodio, hay un pequeño recordatorio de los hechos acaecidos con anterioridad, al estilo de algunas series televisivas.

Hay seis personajes importantes: Jill Valentine, Chris Redfield, Parker Luciana, Keith Lumley, Jessica Sherawat y Quint Cetchman. A los cuatro primeros, los controlamos en algún momento de la aventura, aunque el mayor protagonismo les corresponde a Jill y Chris, que fueron los elegidos para el estreno de la saga, allá por 1996. Para ambos, es su tercer papel como cabeza de cartel, pues Jill también protagonizó la tercera entrega numerada, mientras que Chris hizo lo propio en la quinta. El objetivo es buscar pistas sobre Veltro, una organización bioterrorista a la que se creía derrotada y que parece estar reemergiendo de sus cenizas. Como miembros de la ONG BSAA, debemos seguir su rastro vírico.

Ensalada de balas, sazonada con pimienta de suspense

El desarrollo de Resident Evil Revelations sigue los cánones contemporáneos de la saga, con una gran primacía de la acción balística. El control se sirve de una cámara en tercera persona, situada a la espalda del personaje, lo que resulta muy cómodo para recorrer los escenarios y dar vueltas en busca de llaves con las que abrir nuevos caminos. Las balas no suelen escasear, pero hay momentos en que resulta aconsejable dar esquinazo a los BOW, por si acaso. En ese sentido, esos infectados están más cerca de los zombis clásicos que de los “ganados” de la última trilogía. También hay algún que otro puzle, aunque resultan tan escasos como fáciles de resolver, pues son simples circuitos eléctricos que debemos reconstruir para poder abrir ciertas puertas.

La campaña consta de doce capítulos y dura en torno a diez horas, con el mismo desarrollo que en 3DS, lo que incluye el hecho de recibir una puntuación al final de cada sección. Incomprensiblemente, aunque casi siempre hay dos personajes en comandita, no se ha incluido la opción del cooperativo. Manejado por la IA, nuestro compañero ni siente ni padece: los enemigos lo ignoran (no hay que preocuparse por mantenerlo con vida o curarlo) y lo de percutir el gatillo lo hace con bastante desdén.

El virus T-Abyss es el protagonista del juego. Como es costumbre en la saga, no sólo hay infectados del tres al cuarto (los desgarbados BOW y los sempiternos Hunters), sino también un buen puñado de jefes finales, que recuerdan sobremanera a algunos de los que alumbró el T-Virus en las primeras entregas. Así, nos encontraremos con un enemigo que nos perseguirá durante varios subcapítulos. Por mucho que le disparemos, volverá a levantarse, tal y como hacía Némesis en RE 3. Asimismo, nos toparemos con un jefe hecho a imagen y semejanza del mítico Tyrant.

Hay que destacar el debut del buceo en esta entrega. Ciertas partes del Queen Zenobia están inundadas, así que toca mojarse los pies. Esas zonas están protagonizadas por Jill, quien, con su traje ajustado y grisáceo, recuerda sobremanera a Raiden, en el tramo final de Metal Gear Solid 2: Sons of the Patriots, donde también tocaba zambullirse en un área anegada por el líquido elemento.

Manos arriba, esto es un asalto

Como complemento de la campaña, nos encontramos con el modo Asalto, una especie de modo arcade en el que debemos recorrer niveles mientras acribillamos a cuantos enemigos nos salen al paso. La puntuación depende del tiempo, la precisión y el daño provocado. Aquí, sí se puede jugar en cooperativo online, para dos usuarios, aunque no a pantalla partida.

En total, hay 60 niveles, ambientados en veinte escenarios diferentes, sacados directamente de la campaña, cada uno con tres niveles de dificultad. Además, hay una fase extra, que deja el número de eventos en 61. En esta modalidad, es vital el nivel de experiencia que atesoremos, pues repercute en el daño que hacemos a los enemigos. A base de superar y repetir niveles, se llega hasta el nivel 50 de experiencia. De nada servirá intentar superar, por ejemplo, un evento que aconseje tener nivel 30, si estamos sólo en el 10, pues los balazos no les harán ni cosquillas a los enemigos.

El repertorio de cosas que podemos desbloquear es ingente: doce personajes, trajes, armas, objetos, habilidades… Muchas de ellas, se compran con puntos en la tienda, pero otras se obtienen como premio por superar misiones o por obtener determinadas bonificaciones. No es tan frenético y adictivo como el modo Mercenarios de Resident Evil, 4, 5 y 6, pero lo cierto es que el modo Asalto contribuye a alargar la vida del juego.

La cómoda transición del 3D al HD

El apartado técnico de Resident Evil Revelations se ha lavado la cara con bastante tino, aunque se ha dejado algunas legañas en los ojos. Del efecto 3D, se ha pasado a la alta definición, lo que se traduce en una imagen más limpia, personajes más detallados y mejores efectos de iluminación, pero sin explotar la capacidad de las plataformas de sobremesa. En cuanto a los tiempos de carga, ya no existe el artificio de antaño de las puertas que se abrían y se cerraban para amenizar las esperas, sino que, al entrar en ciertas habitaciones, la imagen se ralentiza, pero sin llegar a detenerse. En ciertas ocasiones, sí hay algunas cargas kilométricas, “decoradas” con puertas de seguridad cuyos goznes tardan una eternidad en dar de sí, seguramente por falta de lubricante.

El aspecto visual remodelado en HD es muy notable, en especial en lo que se refiere a efectos de iluminación y modelado de los personajes. Ver algunas salas del Queen Zenobia con lámparas que proyectan una luz tenue es casi como volver a la mansión de Umbrella de la primera entrega de la saga.

Ahora bien, se nota que hay detalles que se han trasladado desde 3DS un tanto a la ligera. Por ejemplo, a la hora de entrar en algunas salas, es frecuente que nuestro personaje abra la puerta, la cierre y deje fuera al compañero, que, un par de segundos después, tiene que volver a abrirla para poder seguir nuestros pasos. Es algo baladí, pero que se podría haber evitado. Del mismo modo, cuando manejamos a Jill, también se observa algo de “clipping” entre su cabello y su pescuezo.

No son muchas, pero esta versión en alta definición incluye pequeñas novedades respecto a la versión aparecida en 3DS en enero de 2012. En primer lugar, la campaña cuenta con un nuevo modo de dificultad, llamado Infierno, en el que los enemigos son más duros y abundantes, y en el que varía la localización de algunos objetos. En segundo lugar, hay un nuevo enemigo para el modo Asalto y otro para la campaña, apodado Wall Blister, que es capaz de mandarnos al cementerio de un solo golpe. En tercer lugar, el modo Asalto cuenta con dos nuevos personajes jugables: Rachel y Hunk.

La versión de Wii U incorpora algunos detalles en exclusiva, gracias a su peculiar mando. Así, el Gamepad sirve como mapa, como gestor del inventario de forma táctil y para el modo Off-TV. Además, el modo Asalto está conectado con Miiverse, para que los enemigos aparezcan acompañados por bocadillos de cómic que nos transmitan diferentes mensajes.

Resident Evil Revelations fue la primera entrega de la saga que se dobló al castellano, lo cual se mantiene en este “port”. Las interpretaciones son aceptables, aunque varios de los protagonistas, como Jill y Parker, tienen algún momento muy forzado. El mayor problema es el error en la implementación del sonido en las conversaciones “en tiempo real”. Por ejemplo, si el compañero habla a nuestras espaldas, es frecuente no oír sus palabras, a menos que nos demos la vuelta y lo miremos cara a cara.

La versión de 3DS ya era un gran título, gracias a sus reminiscencias del pasado y a sus briznas de suspense. En PS3, 360, Wii U y PC luce mejor, como es lógico. Ahora bien, no deja de ser una mera conversión de portátil a máquinas de sobremesa, sin demasiadas novedades, ni siquiera en forma de metraje extra para la campaña.

Valoración

Bebe del estilo de acción de los últimos Resident Evil, pero añade una ambientación de suspense que embriaga. Muy recomendable si no se jugó ya en 3DS, pues es una conversión que apenas incluye novedades de peso.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

La ambientación, con reminiscencias de los primeros Resident. Modo Asalto con cooperativo online.

Lo peor

Las novedades respecto a 3DS son bastante exiguas. Las voces están mal implementadas.

Lecturas recomendadas