Análisis

Análisis de R.I.P.D. The Game

Por Daniel Quesada
-

Cuando los delincuentes se niegan a morir del todo, es el momento de que los agentes más especiales desenfunden. Pero quizá nunca debieran haberlo hecho...

El próximo 19 de julio llegará la película RIPD, protagonizada por Jeff Bridges y Ryan Reynolds y en la que se narran las paripecias de dos policías "no muertos" que luchan contra criminales sobrenaturales. Como suele ser costumbre, para caldear el estreno se ha lanzado unos días antes el juego oficial de la película, aunque sólo en plataformas de descarga (cuesta 800 Microsoft Points o 10 euros). El planteamiento no es precisamente innovador: hemos de controlar a uno de los dos protagonistas, Nick o Roy, para eliminar hordas de camorristas zombiescos en una suerte de modo Horda. Cada oleada de enemigos termina con un rival final que se marca en pantalla.

Plomo en el más allá

En R.I.P.D. jugamos siempre en tercera persona y podemos ejecutar las maniobras típicas de estos juegos, además de disparar: dar una voltereta para esquivar, parapetarnos para recuperar algo de salud, golpear en el cuerpo a cuerpo... A poco que seamos hábiles, es casi imposible morir, pues contamos con un montón de "vidas" y nuestra barra de energía se recarga tras escapar un par de segundos del fuego enemigo. Además, a base de abatir rivales se rellena una barra de "ataques especiales", que nos permite ejecutar maniobras como colocar una ametralladora de posición o invocar una especie de zarzas que empalan a quien pillen.

Con cada partida ganamos algo de dinero que nos sirve para alguna mejora extra, como más resistencia o nuevas armas para el cuerpo a cuerpo. Además, durante los tiroteos se inician retos aleatorios que pueden consistir en encadenar muertes rápidamente o no usar según qué armas. Por otro lado, es posible jugar en solitario o en duelo online para dos jugadores. En ese último caso, cada usuario ha de acabar con el otro y, una vez lo haga, ha de eliminar a los enemigos controlados por la IA.

Y bueno, eso es todo. No hay modo Historia, ni minijuegos... Sólo un modo Horda con 7 tristes escenarios y una variedad de enemigos lamentable: existen los "normales", los grandotes, los que tienen un escudo y los que sanan a los demás, punto. Para colmo, estos enemigos se repiten hasta la extenuación en oleadas excesivamente largas.

La muerte es un lugar muy feo

Pero todo esto no es lo peor. La guinda se la lleva el apartado técnico. La fluidez del frame-rate es mínima, con bajones constantes y una incómoda sensación de estar viendo un Super Cine Exin. Y no es porque haya que mover mucho detalle: las texturas de los escenarios son muy poco detalladas, los modelos de los personajes son simples y repetitivos...

El control también "petardea", sobre todo en lo referente a la puntería. Podéis tener una escopeta y un enemigo delante, disparar... Y no acertaréis. Eso, mientras los otros malos génericos os rodean y obligan a buscar otra posición... En fin, una experiencia nada divertida.

En conclusión, no solemos esperar gran cosa de los juegos basados en películas, pero RIPD The Game es especialmente decepcionante. Con esos personajes y la ambientación sobrenatural había material para montar un juego de acción interesante, pero en su lugar se ha optado por una ley de mínimos y un desarrollo muy vago, que bastara para cumplir con el expediente. No sabemos qué tal resultará la película (sus primeras críticas tampoco son como para tirar cohetes), pero desde luego este título no le hace una buena promoción...

Valoración

La falta ambición en absolutamente todo: nivel técnico, jugabilidad, variedad... Un clon pobre de otros juegos de acción más exitosos.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

Que sale Jeff Bridges, aunque sea dibujado. El nota es el nota.

Lo peor

El rendimiento técnico es inadmisible. Anda escasísimo de opciones.

Lecturas recomendadas