Análisis

Análisis de Rocketbirds Hardboiled Chicken

Por Gustavo Bernaldo
-

Cerca de un año ha tardado este Rocketbirds Hardboiled Chicken en aparecer en PC desde que lo hiciera en PS3, pero llega con todo su humor, puzzles y acción. ¿Preparado para poner fin al reinado de terror de Putzki?

Rocketbirds Harboiled Chicken nos ofrece humor, puzzles y acción a partes iguales en un título con una trama muy peculiar que nos invita a terminar con un régimen totalitario, que tiene al mundo de las aves subyugado bajo el puño opresor de Putzki y el teniente Brno. Para acabar con este sistema dictatorial, nos meteremos en la piel de un súper pollo que maneja todo tipo de armas y, lo que es más importante, controla a la perfección un jetpack con el que dominará los cielos.

El sistema de juego de este Rocketbirds Harboiled Chicken nos invita a avanzar mediante un scroll horizontal mientras acabamos con el ejército de pingüinos y resolvemos los sencillos puzzles que se nos ofrecen que, a grandes rasgos, nos llevarán a mover cajas para acceder a lugares más altos, y a conseguir tarjetas de colores que nos abran las puertas cerradas.

Un pollo al estilo Rambo

Nuestro querido protagonista es una especie de Rambo que exterminará a cientos de pingüinos con sus pistola, su escopeta recortada, sus ametralladoras y sus granadas, pero también podrá controlar la mente de otro pingüinos para que nos hagan el trabajo sucio y nos ayuden, por ejemplo, a escaparnos de una prisión.

Una de las cosas que más gratamente nos ha llamado la atención, han sido los combates aéreos. Con un jetpack a la espalda, nuestro pollo podrá surcar los cielos mientras dispara su ametralladora para terminar con los enemigos. Pero lo realmente divertido, será manejar el jetpack. Pulsando la tecla Espacio encenderemos nuestro jetpack y nos propulsará, mientras que si no lo pulsamos, nuestro pollo comenzará una caída libre estilo Felix Baumgartner. Todo esto, mientras apuntamos nuestra arma con el ratón y disparamos con el botón izquierdo. Cuando acabemos con los enemigos, estos nos soltarán paquetes que caerán con paracaídas que debemos recoger para subir nuestra salud y nuestra munición.

Puzzles y acción a partes iguales

Respecto a las fases en tierra, nuestro pollo tendrá la labor, generalmente, de abrir puertas para seguir avanzando. Para conseguirlo, tendrá que terminar con todo un ejército de pingüinos que nos intentarán parar los pies, por suerte, nuestro Rambo particular tendrá más de un recurso. El primero, será una voltereta que esquivará los disparos que nos manden los enemigos, y el más importante, el que nos cuelga de los salientes a los que no podemos llegar saltando.

Los puzzles que nos ofrece son muy, muy sencillos y, básicamente, nos invitarán a mover una caja de un lugar a otro para acceder a una zona alta, o bien, nos pedirá que busquemos una tarjeta de un color determinado para abrir una puerta y poder seguir avanzando.

Humor y crítica

Además de la gran jugabilidad de este Rocketbirds Harboiled Chicken, que no nos defraudará lo más mínimo, lo que nos hará disfrutar de los lindo serán las grandes dosis de humor que destila, merece la pena prestar atención a las conversaciones para reírnos y, sobre todo, seguir la trama que nos ofrece para conocer la historia de nuestro pollo masacrador.

Además, Ratloot Asia ha dotado a este Rocketbirds Harboiled Chicken de una estética increíble que ha sabido acompañar a la perfección de una música excelente que le viene al título que ni pintada. Todo, bajo un aura de crítica a los estados totalitarios muy enriquecedora.

Resumiendo, Rocketbirds nos ha gustado bastante, su jugabilidad, su diseño y sus sencillos puzzles nos han encandilado. ¡¡Termina con los pingüinos!!

Valoración

Sencillo, sin complicaciones y con una estética muy trabajada donde los pollos serán protagonistas indiscutibles. Acción y puzzles para un título adictivo pero muy corto.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

Acción y puzzles en la justa medida. Los combates aéreos.

Lo peor

Demasiado corto.

Lecturas recomendadas