Análisis

Análisis Rompe Ralph para Wii

Por Laura Gómez
-

Disney se lanzaba a la aventura creando una película con identidad propia llena de guiños a la cultura del videojuego más atemporal, pero cometía el error de encargarle a Activision un videojuego de escasas dos horas que decepcionará a todos los públicos. 

Rompe Ralph puede ser definido como un juego de plataformas con toques de acción. Todos los elementos clásicos de los plataformas están aquí: esquivar obstáculos, machacar enemigos o saltos entre objetos en movimiento. La diferencia es que se nos lanzarán puzzles continuamente, muchos de los cuales necesitarán que cambiemos de personaje para superar los retos.

Ralph se encarga de la fuerza bruta y Félix de los grandes saltos y las acciones que requieren más maña, como arreglar aparatos. La idea de los cambios de personaje ha funcionado en muchísimos otros juegos; sin embargo, en el caso de Rompe Ralph solo sirve para ralentizar el juego y crear situaciones en las que serás herido sin culpa alguna. El modo cooperativo que ofrece el juego da un poco de aire a estos fallos que nunca terminarán de desaparecer. Sorprendentemente, un título que podría haber recogido el testigo de la película con añadidos propios del universo al que homenajea, se queda en un borrón en el catálogo de Wii.

Diseño caótico 

Lo más molesto del título son los objetos aleatorios que van apareciendo a través de los niveles y nos provocan golpear sin ton ni son. Movernos hacia lugares que consideramos seguros o ponernos demasiado cerca de una plataforma rotatoria puede ser peligroso en Rompe Ralph. A pesar de estar basado en la película de animación de Disney, da la sensación de que los desarrolladores quisieron compensar la naturaleza tramposa de los escenarios dándonos un montón de vidas extra.

El diseño de los niveles son bastante caóticos y sin propósitos claros. No encajan con el espíritu de la película y carecen de una coherencia que le habría sentado muy bien para completar la experiencia de la película. Los enemigos son insulsos y la cantidad de cajas que romper se nos antoja tediosa.

Después de superar cada nivel, nos enfrentamos a cinemáticas con diálogos y discursos poco convincentes que no aportan nada a la historia. Los menús nos recuerdan a los de Donkey Kong o cualquier otro arcade clásico, incluso los apropiados aunque repetitivos efectos de sonido. Si asumiéramos que la mayoría de los gráficos y sonidos (más bien mediocres) van emparejados a la presentación del juego, estaríamos equivocados: la intro es lo mejor que veremos en toda esta experiencia. 

Mantiene los controles típicos de este tipo de juegos de plataformas que podría ser reseñable como guiño a los juegos retro, pero no incluye un uso creativo del sensor de movimiento ni de las posibilidades que habrían dado los guiños a otros títulos de la industria. Contar con una licencia tan popular y con tirón no es garantía de calidad.

Una oportunidad desaprovechada

La historia principal nos sitúa justo después del final de la película, así que al acabado chapucero del título le sumamos un gran spoiler inicial. La mecánica jugable se basa en el típico plataformas, pero no cambia en ninguno de sus tres universos (Fix-It Félix Jr., Hero's Duty, Sugar Rush). Recorremos un total de dieciséis niveles carentes de originalidad, variedad ni profundidad, al igual que los personajes de la historia, modelados de forma irregular y caracterizados por los movimientos ortopédicos dentro de tres mundos poco trabajados.

Rompe Ralph tampoco da la talla en cuanto a banda sonora y efectos de sonido. El apartado sonoro es cargante y navega alrededor de la misma melodía sin una sola variante de tono. En cuanto a las voces (perfectamente dobladas al castellano, eso sí), podéis prepararos para escuchar una y otra vez las mismas punchlines por parte de los personajes principales.

Por suerte, si decidís hincarle el diente a esta "aventura", será un suplicio muy corto: podemos superar los retos en menos de dos horas. No esperéis encontrar el carisma de la cinta original: Rompre Ralph para Wii no supera la prueba en ningún apartado y supone una mancha negra en el catálogo de Activision y Wii. Sin duda, uno de los peores títulos del año.

Valoración

Un producto derivado de la campaña de marketing de la película que se traduce en un juego técnicamente nefasto, corto y monótono. Una oportunidad completamente desaprovechada.

Hobby

38

Malo

Lo mejor

Los guiños (pocos) a la era ochobitera.

Lo peor

El apartado gráfico, la banda sonora repetitiva, la jugabilidad poco original y su escasa duración.

Lecturas recomendadas