Análisis

Análisis de Royal Revolt! para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

Una buena forma de sacarle el máximo partido a nuestros smartphones o tablet es la de buscar y probar juegos que, a priori, no serían nada del otro mundo y descubrir lo equivocados que estábamos.

Nadie puede negar que la industria de los videojuegos está creciendo a pasos agigantados en smartphones y tablets. Algo que hace años era impensable, más allá del 'Snake', ¿cómo va a ser posible poder disfrutar de juegos originales, variados y de máxima calidad en un aparato que sirve para llamar por teléfono? Ahora, en la actualidad, lo que nos preguntamos es: ¿cómo hemos podido estar tanto tiempo sin esta alternativa? Y es que, queráis o no, el 'gaming' en móviles es una realidad que afronta un futuro muy esperanzador.

Como ocurre en el resto de plataformas pensadas exclusivamente para jugar, en smartphones y tablets encontramos títulos de todo tipo y para un amplísimo público. Puede que algunos tengan una apariencia más madura pero, en el fondo, sean de lo más aburridos. Otros engañan con un toque más colorista e 'infantiloide', pero la realidad es que son tremendamente divertidos. En éste segundo grupo se podría catalogar el juego del que os vamos a hablar a continuación, Royal Revolt!


¡Larga vida al rey legítimo!

La historia de Royal Revolt! comienza con una muerte, la de un poderoso rey que gobernaba con mano firme pero gentil su enorme reino. Éste tenía un único heredero, quien desde muy joven fue enviado muy lejos para aprender el arte de la magia y el combate, sin embargo, cuando el joven príncipe regresó a su hogar se encontró no sólo con que su señor padre había fallecido, sino que además el trono que le pertenecía había sido usurpado por sus despreciables tíos. Obviamente una afrenta así no puede quedar sin castigo.

Con la saga Canción de Hielo y Fuego estando tan de moda como lo está ahora mismo es inevitable pensar en la obra de George R. R. Martin cuando descubrimos el argumento de Royal Revolt! Ahora bien, las similitudes entre ambos universos quedan en la lucha por un trono sobre el que se sienta alguien a quien no le pertenece.

Siguiendo con la similitudes que nos vienen a la cabeza durante los primeros compases de juego, recordamos el fantástico Little King's Story de Cing para Nintendo Wii, donde también manejábamos a un pequeño rey que debía conseguir que prosperara su pueblo y liderar a sus tropas a la batalla, sin cortarse un pelo a la hora de empuñar un arma y ponerse en primera línea de combate. Pues bien, en Royal Revolt! encarnaremos al héroe que todo niño quería ser de pequeño, y la verdad es que resulta la mar de divertido recordar viejos tiempos y retroceder unos años por unos momentos.

El invasor invadido

El género Tower Defense comenzó con los mapas personalizados del mismo nombre creados en juegos como Starcraft y Warcraft III. Su popularidad no hizo más que aumentar cuando ciertas desarrolladoras se lanzaron a la aventura de crear un juego totalmente independiente, con exponentes tan populares y originales como Plantas vs. Zombies o Desktop Tower Defense. Pero lo que hace que Royal Revolt! se desmarque de sus competidores es la vuelta de tuerca que Flare Games le ha dado, y es que en esta ocasión somos los invasores y no los invadidos, algo que, por otra parte, ya se ha experimentado en otros juegos. La mecánica de juego de Royal Revolt! es tan sencilla como su argumento, casi se podría decir que está algo manida, pero es precisamente gracias a ello, a la experiencia cosechada con otros títulos similares, por lo que tiene tanto de positivo.

El juego está dividido en diferentes niveles en los que nos iremos encontrando retos más complejos, los cuales tendremos que afrontar con nuestra habilidad en dotes de mando y las mejoras que podremos adquirir poco a poco. Contaremos con tres tipos de recursos para conseguir nuestro objetivo, que no es otro que destruir las barricadas, acabar con las tropas enemigas y asediar el castillo que nos pertenece legítimamente. Los medios que tenemos para tal propósito son nuestras tropas, nuestras habilidades mágicas y nuestro equipamiento.

Las tropas se dividen en cuatro unidades: caballero, arquero, mago y balista. Cada uno de ellos tendrá sus pros y sus contra, y para poder reclutarlos tendremos que gastar un número determinado de puntos que iremos obteniendo 'sin prisa pero sin pausa' a lo largo del asedio. Tendremos que escoger muy bien qué unidades reclutamos a su debido tiempo, porque de ello dependerá, en gran medida, el resultado de la liza. Las tropas pueden ser mejoradas con dinero, cambiando su aspecto visual cada dos niveles y mejorando, obviamente, sus habilidades en el campo de batalla.

Independientemente de nuestro ejército contaremos con diferentes hechizos que nos vendrán de perlas cuando nos enfrentemos al ejército de los usurpadores. Únicamente podremos tener equipadas dos magias al mismo tiempo y estas, al igual que las tropas, también pueden ser mejoradas con monedas de oro. Cada una de ellas será de máxima utilidad en según qué misiones, así que habrá que plantearse muy bien qué conjuros nos llevamos a la batalla. Para terminar, el rey puede mejorar su espada (lo que le da más ataque), armadura (mejora su defensa) y yelmo (para mejorar el lanzamiento de hechizos). No son mejoras baratas y nos costará ir desbloqueándolas. A todo esto hay que sumarle, además, la obtención de experiencia y la consiguiente subida de nivel del héroe, que mejorará sus atributos principales.

Una vez dentro del combate nos encontraremos un camino cerrado y atestado de trampas, barricadas, torres defensivas y tropas enemigas. La estrategia que sigamos decidirá si pasamos el nivel sin más o si obtenemos las tres estrellas con las que podremos desbloquear otras misiones paralelas llamadas 'de élite'. Si nos encontramos con que una misión es especialmente compleja, podremos recurrir a ciertas mejoras temporales y exclusivas de ese combate antes de comenzar la refriega, y en ocasiones serán de vital importancia, pues si muere el rey (que puede morir) se va al garete todo el tiempo invertido en el combate. Ahora bien, siempre podemos revivirlo gastándonos unas pocas moneditas más.

Royal Revolt! es un juego sin ninguna pretensión, divertido y con alicientes para seguir jugando como las mejoras de unidades o la obtención de nuevos hechizos. Su control es muy sencillo, aunque con tablets grandes la movilidad del rey puede hacerse algo engorrosa. Como punto negativo podemos sacar que cada partida será casi idéntica a la anterior, con lo que a la larga puede llegar a hacerse repetitivo, sin embargo y tratándose de un juego gratuito, merece mucho la pena echarle un vistazo.

Valoración

Un juego divertido que le da la vuelta al género Tower Defense para ponernos al lado del ejército invasor.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Los sistemas de mejoras de tropas, hechizos y equipo le da un plus a la continuidad.

Lo peor

Se echa en falta algún modo de juego extra.

Lecturas recomendadas