Shadow Warrior 2
Análisis

Análisis de Shadow Warrior 2 para PS4, Xbox One y PC

Por David Martínez
-

Versión comentada: Xbox One

Shadow Warrior 2 es un juego de ninjas. Pero no se trata de asesinos silenciosos del antiguo Japón, sino de macarras, armados hasta los dientes, que no paran de decir fanfarronadas mientras acribillan monstruos de otra dimensión y escuchan música "ochentera".

A medida que realizaba el análisis de Shadow Warrior 2  tenía una idea recurrente. Aquella sensación de "placer culpable" que uno siente con las películas de ninjas de los años ochenta. Y no me refiero a las que hizo Sonny Chiba en Japón, ni a la saga El Guerrero Americano, sino a todas las producciones de serie B de videoclub, que mezclaban coreografías de lucha, disparos y monstruos (y por supuesto, una banda sonora a base de sintetizador). Eran malas, pero lo pasaba de miedo con ellas. 

Pues bien, Devolver Digital (que se caracteriza por editar desarrollos independientes con un tono "rebelde", como Hotline Miami o Serious Sam) nos brinda un FPS salvaje: Shadow Warrior 2. Y como en las películas que he mencionado más arriba, lo que ofrece este juego desarrollado por Flying Wild Hog son muchos combates, música ochentera y un sentido del humor sarcástico, que no se respeta ni a sí mismo.  Diversión sin miramientos.

Y todo esto, se nota desde el primer minuto, cuando nos reencontramos con Lo Wang (el ninja protagonista de Shadow Warrior) al volante de su flamante "muscle car". No es sólo que vaya hablando con uno de los (enormes) móviles de la época, soltando tacos e ignorando a los monstruos que aparecen a su alrededor... es que le lanzan ¡un conejo! para sacarle de la carretera. Y a partir de ese momento, empiezan los tiros y la diversión.

Acción desenfrenada

Las secuencias de acción están planteadas de una forma que recuerda a DOOM. Se trata de escenarios abiertos, en los que nos cruzamos con unos enemigos muy duros, a los que tenemos que plantar cara mientras esquivamos sus proyectiles. La salud no se regenera de manera automática, sino que requiere el uso de botiquines o Chi (una barra de energía que nos permite desplegar nuestros poderes ninja) y el efecto de nuestras armas -sierra mecánica incluida- es tan sangriento que resulta cómico.

​   ​Shadow Warrior 2 4

Además de los demonios "normales", también nos cruzamos con poderosos jefes finales, capaces de aguantar cientos de disparos y estocadas. Sí, porque pese a su desarrollo en primera persona, el uso de espadas es crucial. Shadow Warrior 2 nos "regala" un imponente arsenal con armas de fuego -tuneadas- y armas cuerpo a cuerpo o con poderes mágicos: nosotros elegimos cuáles queremos equipar para cada misión, pero hay más de 70 disponibles en total. 

Análisis del primer Shadow Warrior

Y hablando de misiones, la primera que afrontamos en el juego es el rescate de Kamiko, que ha caído en las garras del mavado Zilla. La verdad es que el argumento no es el punto fuerte de Shadow Warrior 2, pero esta misión es importante porque -por avatares del destino- el alma de la chica acaba atrapada en nuestro cuerpo. Y eso permite que a partir de ese momento asistamos a tronchantes diálogos entre los dos (Kamiko y Lo Wang) que tienen lugar en nuestra cabeza. 

​   ​Shadow Warrior 2 3

Pese a que la apuesta principal del juego son los disparos frenéticos y un ritmo salvaje, este FPS nos ofrece mucho más. Antes de cada misión, podemos vagar por una base de operaciones en que entrenar, mejorar nuestras armas y equipo, hablar con los secundarios y descubrir algunos easter eggs (como las recreativas de Serious Sam y Hotline Miami, con su correspondiente banda sonora). Desde este nivel podemos seleccionar también las misiones (principales o secundarias) que nos atrapan durante más de 12 horas. 

Diseño ninja

Los diseños de Shadow Warrior 2 son tan excesivos como su planteamiento. Ya hemos hablado de la cantidad de armas... pero es que su aspecto es brillante, con detalles "ninja" aplicados sobre armas de fuego reales, como la Mini Uzi, una escopeta de cartuchos corredera, la inevitable paralela de cañones recortados o un HK G36. E iguales de creativas son las espadas.  Los enemigos, por su parte, también cumplen: un catálogo de demonios y yakuza que  nos pone las cosas bastante difíciles. 

​   ​Shadow Warrior 2 2

Si bien el apartado artístico del juego es demoledor, en lo técnico Shadow Warrior 2 no pasa de notable. El uso de la cámara en primera persona (también durante secuencias narrativas) es muy adecuado, la iluminación consigue una atmósfera inconfundible, y el modo en que desmembramos a los enemigos (generado de forma procedural) es perfecto. Pero también nos encontramos con defectos, como texturas que tardan en cargar, caídas ocasionales en la tasa de frames -que pueden afectar a algunos combates- y algunos elementos muy poligonales (incluido el rostro de los NPC). 

La velocidad a la que se mueve la cámara durante los combates es tan alta que puede desorientarnos, pero nuestras habilidades ninja nos ayudan a recuperarnos rápidamente. 

​   ​Shadow Warrior 2 1

Todos somos Lo Wang

Una de las principales mejoras respecto al primer Shadow Warrior es la inclusión de modo cooperativo online. En este modo podemos jugar los niveles de la campaña, pero ¿cómo resolver la "personalidad" de Lo Wang para los otros tres jugadores? Muy sencillo, nosotros siempre encarnamos al protagonista, llevamos a Kamiko "en la cabeza" y los otros tres jugadores toman el control de ninjas anónimos con la cara cubierta. 

Así que en realidad hay 4 jugadores experimentando la historia desde el mismo punto de vista. Y el modo en que jugamos se parece a lo que hemos vivido con Destiny o Diablo, es decir que repetimos los mismos niveles una y otra vez, sólo por el placer de la destrucción y por conseguir nuevos objetos y dinero. Así la vida del juego se alarga considerablemente. Y como los niveles están generados de forma procedural -lo que ya experimentamos con los planetas de No Man´s Sky- no tenemos la sensación de pasar por los mismos lugares una y otra vez.

​   ​Shadow Warrior 2 6

Oculto entre las sombras

Shadow Warrior 2 me ha gustado mucho. Este FPS corre el riesgo de ser uno de los grandes tapados del año: un juego técnicamente sólido, y muy divertido, con un ritmo altísimo. Es uno de esos "shooter" en los que hay que demostrar nuestra habilidad con el gamepad, sin que los enemigos aparezcan como en el "tren de la bruja". Tras la estela de DOOM, uno de los mejores juegos de 2016, Shadow Warrior 2 va a reconciliar con el género a quienes busquen algo más loco, y no tan dramático como los juegos bélicos o las grandes epopeyas espaciales. 

​   ​Shadow Warrior 2 5

Valoración

Un FPS de la vieja escuela con tiroteos frenéticos, un sentido del humor canalla, buena realización técnica y multijugador cooperativo online. Las más de 70 armas disponibles (con mejoras), misiones secundarias y extras le añaden profundidad.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

El ritmo de juego, su sentido del humor y el diseño de las armas y enemigos.

Lo peor

El argumento es flojo y no está bien narrado. Algunos movimientos de cámara son mareantes.

Lecturas recomendadas