Análisis

Análisis de Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day

Por Thais Valdivia
-

Versión comentada: PS3

Este título nos ofrece una mezcla muy variada de distintos estilos de animación combinados con una acción adictiva y de lo más trepidante. ¿Te atreves a pasar un día en la piel de Ranko?

Los amantes del manganime y los videojuegos de acción tienen delante algo distinto y fresco que no les dejará indiferentes. Hablamos de Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day, el nuevo proyecto de Bandai Namco que une en un sólo disco lo mejor de la animación japonesa y la calidad de un buen juego de velocidad. Y es que, aparte de ofrecer un colorido videojuego, el Blu-Ray incluye cuatro dirigidos por grandes nombres dentro del panorama de la animación nipona. 

¡Qué dura es la vida de una adolescente!

Ranko es una joven estudiante que tiene una vida normal y corriente. Va al instituto, pasa el día con sus amigas, va al karaoke, de compras... Vamos, lo que hace una chica de su edad. Parece que no hay nada destacable, ¿verdad? Pues os equivocáis, porque aquí donde la veis, Ranko es una muchacha de armas tomar. Si de día es toda una estudiante modelo, de noche no tiene rival en los barrios más peligrosos de la ciudad. Y es que cuando cae el sol Ranko se transforma en toda una asesina despiadada que trabaja para Tsukigime Enterprises.

Durante una misión, Ranko es localizada por una compañía enemiga que no duda en perseguirla por las calles y escondites de la metrópoli. Todo es válido para detener a nuestra protagonista, incluso un dragón es bien recibido para realizar dicha tarea. Sí, habéis leído bien, un dragón.

Esta historia tan atípica, si se quiere disfrutar al cien por cien, es viéndola sin pensar, es decir,  sin analizarla ni intentando ver el error en cada secuencia. Lo mejor es, una vez comienzan las cinemáticas, coger el mando y dejarse llevar. Así es como se saca el mayor partido a esta trama en la que la locura acecha en cada esquina.

Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day es un juego 'run and gun' en tercera persona que pone a prueba nuestros reflejos en escenarios donde la velocidad es lo más importante para poder superar cada uno de los diez niveles que componen el juego. Pero no todo se trata de correr, esquivar, saltar (pulsando X) o planear (manteniendo presionado X) para llegar a las zonas más escondidas. Armada con su violín-rifle, Ranko debe atacar a los enemigos que le salen a la carrera en todo momento, por ello necesita nuestra ayuda. Con cuadrado atacamos a todos aquellos que nos ataquen de frente, mientras que con L1 y R1 disparamos potentes artefactos para detener la poderosa criatura verde con largos brazos que nos persigue con el único afán de llevarnos al otro mundo. En el momento en que esta 'cosa' entra en contacto con Ranko se acaba la partida y toca volver a hacer el nivel desde el principio (no hay un indicador de vida que nos muestre en todo momento cómo vamos de salud).

Otro de los puntos fuertes es el pique que conlleva enlazar combos. Si conseguimos un determinado número de ataques consecutivos, los siguientes envites son más poderosos y tienen mayor rango de alcance, por lo que acabar con los monstruos es mucho más fácil y espectacular.

Por otro lado, no pueden faltar los combates contra jefes finales y en los que descubrimos más cosas acerca de la protagonista y el mundo que la rodea. Estas peleas (en total hay tres) destacan por tener un desarrollo diferente al resto. Mientras que en los demás niveles corremos como si no hubiera un mañana para llegar a tiempo a nuestro destino, estas contiendas contra jefes finales exigen que demos el todo por el todo usando el rifle-violín al tiempo en que escapamos de los peligros que hay en pantalla y esquivamos todo tipo de objetos peligrosos. La paciencia es un aliado imprescindible en esos instantes en los que parece que ya lo tienes todo hecho pero finalmente toca rehacerlo todo por culpa de un descuido.

Como ya hemos dicho, la velocidad es uno de los elementos vitales a la hora de jugar a Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day. Al ir tan rápido por todo el escenario, sin querer, se dejan pasar tesoros que se encuentran esparcidos por el lugar, por lo que si queremos hacernos con todos y cada uno de ellos hay que volver a jugar dicho nivel. Cada uno de estos regalos desbloquean imágenes de los personajes e incluso trajes adicionales para la propia Ranko. Todo un reto para los coleccionistas. 

Apartado técnico y sonoro a la altura de una gran producción

Si bien el desarrollo del juego puede recordar a algunos títulos disponibles para smartphones, lo cierto es que lo verdaderamente sorprendente de Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day son los gráficos. Con una estética que recuerda a una superproducción de animación japonesa, cada fase del juego es un derroche de color e imaginación apabullante que deja sin palabras. Las escenas entre fases no se quedan atrás en cuanto a calidad. Y es que seguro que os sorprende ver que 'algo' cambia entre una cinemática y otra (no lo decimos para no aguaros el momento) y la forma en que se narran los acontecimientos. De lo mejor del juego sin duda.

Por otra parte, el apartado sonoro está a la altura de las circunstancias gracias al doblaje original japonés y a los subtítulos en castellano que nos ayudan a entender cada situación. El único fallo que notamos a este respecto es que el faldón donde sale los subtítulos es demasiado grande y tapa el cuadro de texto original.

Las melodías, por otra parte, se adecúan a cada instante y a cada fase con unos acordes creados por el mismísimo Akira Yamaoka (Silent Hill). Así, por ejemplo, la música de un jefe final nos pone más nerviosos que el tema que suena en una fase normal. 

Cortometrajes con mucha miga

Aparte de este juego, el resto de elementos que se incluyen en Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day son los cuatro cortometrajes que componen la compilación Short Peace. Este conjunto de cortos, que se estrenaron en Japón en julio del año pasado, están producidos por los estudios de animación Sunrise y Shochiku. Cada uno de estos trabajos está firmado por un director diferente que seguro a más de uno le sonará. Estos son:

- Possessions (Tsukumo): dirigido por Shuhei Morita (director CGI en Gatchaman Crowds), la historia nos transporta al siglo XVIII y nos presenta a un hombre perdido en las montañas. Este llega hasta una cabaña donde se suceden hechos la mar de extraños. Este trabajo consiguió estar nominado a Mejor Corto en la última ceremonia de los Óscar.

- Combustible (Hi-no-youjin): dirigido por Katsuhiro Otomo (Akira). Durante el periodo Tokugawa, un chico y una chica se hacen amigos dentro de un escenario en el que los incendios son frecuentes y muy difíciles de controlar. Al igual que Possessions, Combustible ha sido nominado a varios certámenes como al Japan Media Arts Festival.

- Gambo: dirigido por Hiroaki Ando (Five Numbers!), este es el corto más crudo de los que componen este Short Piece. Un horrible demonio es conocido por todas las aldeas por arrasarlo todo y llevarse consigo a las niñas. Durante uno de estos ataques, una de las pequeñas logra salvarse, lo que provoca una serie de sucesos bastante crueles.

- A Farewell to Weapons (Buki yo Saraba): dirigido por Haijme Katoki (diseñador de mechas de Mobile Suit Victory Gundam), esta trama nos transporta a un mundo apocalíptico asolado por la Cuarta Guerra Mundial. un grupo de soldados debe hacer frente, en una ciudad en ruinas, a un robot muy poderoso armado hasta los dientes.

Cabe destacar que cada uno de estos cortometrajes tienen una calidad de animación inigualable y única que seguro hace las delicias de todo amante de la animación japonesa y de aquellos a los que les apasione el cine y las historias alternativas. Verdaderamente, cada trabajo transmite una moraleja, una enseñanza que nos deja pensativos un buen rato reflexionado acerca de lo que hemos visto. Sin lugar a dudas, cada uno de estos directores ha sabido plasmar muy bien cada idea.


Short Peace: Ranko Tsukigime's Longest Day se puso a la venta en nuestro país el pasado 18 de abril para uso y disfrute de los aficionados a las cosas más estrambóticas e increíbles que puede ofrecer la animación nipona. Antes de terminar, hay que destacar un punto importante a tener muy en cuenta: el videojuego tiene una duración aproximada de una hora. Pasado ese tiempo se pueden rehacer misiones para conseguir todos los objetos, nada más. Por otro lado, ver todos los cortometrajes de seguido nos lleva alrededor de setenta minutos (cada uno cuenta con subtítulos en castellano). A pesar de ello, el título es un derroche de animación de gran calidad que rezuma originalidad por los cuatro costados.

Valoración

Trepidante juego de acción que consigue transportarnos a un mundo alternativo donde todo es posible. Además, se incluyen los cortometrajes de la compilación Short Piece. A los fans de lo alternativo les encantará.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El despliegue visual tanto del juego como de los cortos en sí. Los piques al enlazar combos.

Lo peor

Los diez niveles se consiguen superar en tan sólo una hora (o menos). Desarrollo simple.

Lecturas recomendadas