Análisis

Análisis de Shovel Knight para Wii U, 3DS y PC

Por Fernando Mateus
-

Versión comentada: PC

¿Salvar el mundo y rescatar al amor de tu vida usando una pala? En Shovel Knight, el primer juego de Yacht Club Games, es posible eso y mucho más.

Una pala como estandarte, un buen puñado de píxeles como puños y mecánicas de toda la vida se dan la mano para traer a la vida a Shovel Knight, el primer título del pequeño estudio estadounidense Yacht Club Games, que se ha estrenado digitalmente por la puerta grande haciendo un espléndido homenaje a los tiempos de NES. Ambición no les falta, precisamente, y el desafío no se les ha quedado grande.

La historia de Shovel Knight nos lleva a encarnar a un misterioso caballero cuya principal herramienta para impartir su propia justicia es una pala. Sí, puede parecer una broma, e incluso en algunos momentos del juego se hace hincapié en ello, pero tras un par de horas de juego uno se da cuenta de que es capaz de doblegar la voluntad de reyes, dragones, lobos, vikingos y lo que surja.

Nuestro intrépido protagonista compartía sus viajes y botines con Shield Knight, su leal compañera de armas (peculiares) y quizá algo más en el lado más íntimo. Juntos arrasaban al mal y no dejaban títere con cabeza, hasta que su dicha llegó a su fin al despertar una antigua maldición dormida en un amuleto escondido en lo alto de una torre. Shovel Knight pierde el conocimiento y despierta fuera de la torre, estando ésta sellada y sin encontrar rastro alguno de su acompañante. Dada la situación, nuestro anónimo caballero se viene abajo y pierde las ganas de seguir con su vida tal como antaño, dedicándose posteriormente a usar la pala como una persona normal haría.

Pero todo héroe que toca fondo tiene por ahí alguna que otra motivación con la que venirse arriba, y la aparición de una maléfica hechicera en la torre maldita en la que Shield Knight desapareció, es la de Shovel Knight. Esta hechicera y sus vasallos pretenden sumir todo lo que les rodea en el caos aprovechando que no hay nadie que se lo impida, ahí es donde entramos nosotros como jugador, con la misión de eliminar el nuevo peligro que amenaza el mundo y descubrir algo más de su amor perdido. ¿Seremos capaces de ello? A golpe de pala, seguro.

Inspirándose en los más grandes

Yacht Club Games comenzó el desarrollo de Shovel Knight teniendo en mente que querían crear un título posible en NES. Dejando de lado algunos aspectos y, al menos a priori, el resultado no dista demasiado de los Mega Man, Zelda 2, Super Mario Bros. 3 o DuckTales en los que se inspira: desarrollo en dos dimensiones, sprites, píxeles sin complejos y un control sencillísimo esconden el que podríamos considerar uno de los títulos descargables del año para PC, Wii U y Nintendo 3DS.

Con el panorama antes descrito ante sus narices, nuestro héroe se embarca en una aventura repleta de acción y plataformas a la vieja usanza. Armado con su inseparable pala, ha de recorrer múltiples niveles, recogiendo todo el dinero posible por el camino y derrotando a los jefes finales para acercarse un poco más a su objetivo final, la torre.

El control de Shovel Knight es simple a más no poder. Tanto, que podría ser jugado perfectamente con un mando de NES, y tal y como podéis ver en la galería a pie de página Yacht Club Games así nos lo sugiere. Con un botón saltaremos, con otro atacaremos y con otros cuatro nos moveremos por el escenario. Y no nos hace falta más, realmente, más allá de una barra de vida y otra de magia.

La pala es la principal protagonista en el apartado de acción. Con el golpe normal daremos un palazo al aire, pudiendo posteriormente tras mejorar nuestro arma en el herrero realizar ataques cargados. Cuando saltemos, podremos hacer que Shovel Knight ponga los pies sobre la pala, imitando el movimiento de Tío Gilito en el mítico DuckTales. Así, rebotaremos y atacaremos a los enemigos, además de destrozar según qué partes del escenario y conseguir llegar a zonas imposibles de acceder de otra manera.

Golpe de pala y algo más

Pero no sólo de pala vive Shovel Knight, ya que también contará con un buen puñado de reliquias que le facilitarán las cosas. Su uso no es obligatorio y nos podemos pasar el juego sin ellas, pero la variedad que dan y las posibilidades que ofrecen las hacen herramientas a tener en cuenta. La reliquia escogida se activa pulsando el botón de ataque y el botón direccional hacia arriba, y su uso gasta magia. Van desde una espada que nos permite volar unos metros en una estocada hasta un cuerno de vikingo con el que romper todo lo que hay a nuestro alrededor, sin pasar por alto la varita mágica para lanzar bolas de fuego o el amuleto que nos da invulnerabilidad temporal.

Los niveles esconden bastantes secretos en forma de paredes rompibles, que ocultan cofres del tesoro que o bien contienen gemas y otras piedras preciosas o bien al mercader que nos vende las reliquias, sin olvidarnos de las partituras, una serie de coleccionables por las que un bardo de la aldea que usaremos de base nos recompensará. Aunque al final de cada uno de ellos (de los principales, hay alguna misión secundaria con escenarios más especiales) encontremos a un jefe final, los niveles se dividen en varias fases separadas por puntos de control, que podremos destruir para aumentar nuestro botín a costa de perder su función para siempre.

Nuestras aventuras nos llevarán a recorrer fases de manual que recorren todos los tópicos y más a la hora de desarrollar un juego de este estilo: desde un bosque hasta un castillo, pasando por la mansión encantada, por el cementerio y por las cavernas de lava, sin olvidarnos del submarino y de la montaña helada, por citar algunos. Eso sí, cada uno de ellos introduce alguna nueva mecánica en la jugabilidad, añadiendo variedad a su desarrollo.

Ya lo hemos citado antes, pero todavía no se había hecho hincapié en ello: el dinero existe en Shovel Knight. Nos servirá para mejorar nuestras barras de vida y magia, además de para comprar reliquias y armaduras (sólo cambiará el color, pero cada una tendrá alguna característica especial que la hace diferente) o añadir nuevos poderes a la pala. Lo conseguiremos recogiéndolo de los escenarios, y cuando muramos en un nivel y reaparezcamos en el punto de control de turno, perderemos una parte que se quedará flotando allá donde haya acontecido nuestra desgracia, de tal manera que siendo mínimamente hábiles no perdamos nada.

Las diferencias entre las tres versiones

Shovel Knight está disponible, no sin su retraso de rigor, en todo el mundo únicamente en PC (únicamente en Windows, el dúo Mac OS y Linux tendrán que esperar). Las versiones de Wii U y Nintendo 3DS están ya dando alegrías en Estados Unidos, pero de momento no se sabe cuándo harán lo propio en Europa. Aun así, conocemos las diferencias entre las tres versiones.

La versión de PC es, a priori, la más descafeinada de todas. Su única particularidad es la compatibilidad con diferentes mandos, guardado en la nube y logros, cortesía de Steam.

Por otra parte, la versión de Wii U añade al juego un sistema para dejar mensajes en los escenarios al más puro estilo Dark Souls (inspiración directa, según dicen en su página oficial), aprovechando las bondades de Miiverse. También permite tener acceso directo al menú de reliquias desde el Gamepad de forma táctil.

La versión de Nintendo 3DS de Shovel Knight tiene algo más de chicha, ya que además de una función similar para usar la segunda pantalla como atajo y el 3D de la consola, añade un nuevo modo de juego usando el StreetPass para ello: StreetPass Arena. Consiste en una batalla de varias rondas de cinco segundos en las que gana el jugador que derrote al otro o el que recoja más dinero. La gracia es que no ocurre en directo, sino a partir de sendas grabaciones que cada uno realizará de forma asíncrona, de tal manera que cuando dos usuarios contacten vía StreetPass, encuentren el desafío y puedan ver el resultado del combate. Multijugador competitivo asíncrono, que se dice pronto.

Aún no hemos podido catar las versiones de Nintendo 3DS y Wii U, pero en cuanto podamos actualizaremos con más datos estos últimos detalles. En todo lo demás, Shovel Knight es exactamente igual en las tres plataformas.

Todo lo bueno se acaba, pero a su debido momento

Aún es demasiado pronto para hablar de Shovel Knight 2, y la gente de Yacth Club Games aún está demasiado ocupada preparando su lanzamiento europeo como para lanzar rumores sobre sus siguientes trabajos, por lo que tocará esperar para saber con qué intentarán volver a sorprendernos. Lo que sí que sabemos es que gracias a los buenos resultados de su Kickstarter, Shovel Knight recibirá DLC gratuito la mar de completo: modo desafío, posiblidad de cambiar de sexo al protagonista, un modo batalla y tres pequeñas campañas en las que jugaremos como algunos de los jefes que derrotamos en la historia original.

Además, una vez completada nuestra primera partida en Shovel Knight desbloqueamos el modo New Game +, que nos ofrece mantener todo nuestro equipamiento y comenzar desde el principio la aventura, quitando el doble los enemigos y disminuyendo la cantidad de puntos de control en cada nivel. Se agradece dicha dificultad, ya que pese a inspirarse en juegos que nos ponían las cosas muy difíciles hace 20 años, es bastante fácil de completar.

Conclusiones

A Shovel Knight se le puede criticar beber de muchas fuentes diferentes sin ocultarlo y, pese a combinar sus inspiraciones en un juego redondo en su contexto, ni ofrecer ni intentar innovar ni ápice. Esto no le hace peor juego, pero a uno se le quedan las ganas de ver lo que sería capaz de hacer Yacht Club Games saliéndose un tanto del guión.

Sea como sea, se nos ofrece un juego que dura unas ocho horas en su primera partida y que es un homenaje andante a tiempos que muchos consideran mejores. Divertido, con un apartado técnico precioso y con una banda sonora de escándalo (compuesta por Jake Kaufman y contando con la colaboración en un par de temas del compositor de Mega Man, Manami Matsumae), es una genial apuesta para todos los públicos en cualquier plataforma, aunque inevitablemente tendrá más gancho entre los más mayores del lugar.

Os recordamos que si queréis disfrutar de Shovel Knight en estos momentos, la única vía que tenéis para ello es el PC. Esperamos salir de dudas pronto sobre su salida en las eShop de Wii U y Nintendo 3DS.

Valoración

Técnicamente soberbio y a nivel jugable muy clásico, Shovel Knight es un homenaje andante a la era de NES que bien podría haber salido hace 20 años y ser ahora una leyenda. Un imprescindible en cualquier catálogo digital que se precie.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Precioso, divertido y atemporal. La banda sonora. Se inspira en muchos clásicos...

Lo peor

... pero le pasa factura a la innovación. En inglés. Dificultad poco exigente para lo esperado.

Lecturas recomendadas