Análisis

Análisis de Silent Hill Book of Memories

Por Alberto Lloret
-

Tras dos soberbias entregas portátiles para PSP, Silent Hill debuta hoy en PS Vita pero cambiando por completo su estilo de juego y abandonando por completo la fórmula terrorífica que tan buenos momentos nos ha dado...

Con la polémica sobre si Resident Evil 6 es o no un auténtico RE aún reciente, llega ahora Silent Hill Book of Memories, otro título que, de forma aún más descarada, deja a un lado sus mecánicas habituales de Survival y aventura para adentrarse en otro género totalmente distinto: el “dungeon crawler” (títulos como Diablo o Dungeon Siege pertenecen a este género).

Estos juegos básicamente ofrecen rol de acción, en los que combatimos al estilo beat’em up mientras exploramos mazmorras, nos enfrentarnos a criaturas de todo tipo (incluidos jefes finales) y subimos de nivel y evolucionamos a nuestro personaje. Y eso es, a grandes rasgos lo que ofrece el desarrollo de Book of Memories junto con algunas ideas propias, todo desde una perspectiva isométrica, con modo cooperativo para hasta 4 jugadores… y ni rastro del terror que ha hecho famosa a esta saga. He aquí la muestra...

 

Golpes y exploración con sabor universitario

La aventura comienza con nuestro héroe, al que elegimos entre varios estereotipos de los institutos americanos (desde el atleta cachas al autodestructivo emo con mechas rosas), recibiendo un misterioso regalo por correo: un libro que recopila todos sus recuerdos y que, al reescribirlos, puede cambiar su historia. Tras reescribir uno de llos y dormirse, entramos en una especie de mazmorra de típica ambientación Silent Hill.

En ella, y las 19 sucesivas que forman la historia, nos espera siempre más o menos lo mismo: una sucesión de salas con enemigos (para acceder a algunas necesitamos llaves), interconectadas por pasillos en los que apenas pasa nada. Para abandonar la mazmorra debemos recoger un número variable de piezas de puzzle, lo que nos obliga a romper un nodo en ciertas salas y cumplir un desafío como derrotar a todos los enemigos de la sala sin que nuestra barra de salud baje del 80%.

Después solo nos restará encontrar la sala donde está el puzzle y colocar todas las piezas en un orden concreto para abandonar la mazmorra (puzzle que podemos saltar a cambio de no conseguir una recompensa).Del mismo modo, algunas mazmorras también contienen salas especiales en las que somos testigo de un suceso, en el que podemos actuar de varias formas (por ejemplo, consolar a una niña, asustarla más o no hacer nada), que afectan directamente a los 6 posibles finales del juego.

Incluso existen salas especiales que nos dan poderes extra durante un tiempo limitado, como 60 segudos de fuerza aumentada o salas donde podemos guardar la partida. Solo existe una de estas salas por cada mazmorra, lo que implica que si morimos sin haber guardado la partida previamente, nos tocará repetirla entera. Un defecto de diseño que, en el caso de una portátil y su enfoque para partidas algo más rápidas, no parece apropiado.

En la oscuridad todos oirán tus puños, palos...

Los combates para limpiar las salas son la verdadera salsa del juego, y el sistema que ha ideado WayForward (responsables, por ejemplo, del nefasto Double Dragon Neon) tiene detalles divertidos, como poder realizar ataques con la mano izquierda o derecha del protagonista (asociados a los botones Cuadrado y Triángulo). De este modo, podemos equipar un cuchillo en una mano y una pistola en otra, y alternar ambos ataques a placer.

Además, existen armas de dos manos, armas con efectos mágicos afines a la luz o la sangre (los dos elementos a los que pertenecen las criaturas de las mazmorras), combos que nos premían con daño extra al pulsar el botón de ataque en el momento justo e incluso “fatalities” inmediatos si encadenamos unos cuantos bien. Tampoco falta un botón de bloqueo que también nos permite esquivar lateralmente.

Por su parte, los enemigos al caer sueltan Karma afin a la luz y a la sangre, los dos "elementos" del juego, y que acumulando de uno u otro tipo, podemos ejecutar hechizos afines a ese Karma. A tal efecto veremos en pantalla, en la parte superior derecha, una barra que indica el Karma acumulado, y que al llegar a ciertas marcas, nos permite realizar estos hechizos (algunos de ellos utilizan el panel táctil trasero).

Y con toques roleros

Por lo demás, no falta la mejora de personaje propia de los juegos de rol (asignamos puntos a la vitalidad, la fuerza y otras categorías al subir de nivel), ni los artefactos que podemos equipar para mejorar a nuestro personaje, ni una tienda donde comprar armas y otros ítems… Añade más de 50 criaturas distintas que pueblan las mazmorras (algunas nuevas, la gran mayoría clásicas), 34 armas distintas que suben de nivel con el uso, más de 50 artefactos distintos, coleccionables como notas o emisiones de televisión...

Tampoco falta un modo libre que, tras superar los 20 niveles de la historia, generará mazmorras infinitas para que podamos seguir jugando, dejando así un título que, en cuanto a contenido y duración, potencialmente ofrece muchas horas de diversión. Y si, además, juegas online o ad hoc con amigos, resulta hasta divertido (chat de voz incluido), aunque tiene fallitos, como no ver la luz de la linterna de nuestros acompañantes, que son incomprensibles.

Todo ello con una correcta puesta en escena, que sin deslumbrar, muestra unos modelos detallados y entornos que recuerdan a la saga, pero que realmente no llegan a despuntar en nada. El broche lo pone un correcto doblaje al castellano (una vez más, aparece la voz de Nathan Drake, por ejemplo), unas melodías que son lo más fiel del juego a Silent Hill y efectos reciclados de la saga, muy reconocibles por los fans.

Pero, como Silent Hill, ¿merece la pena? Pues la verdad es que no. Pero un NO rotundo. Si vienes buscando una historia que engancha, sustos, personajes muy bien definidos, terror psicológico y un uso lógico del universo Silent Hill (¿enfermeras en zonas que no son hospitales?) aquí no lo vas a encontrar. De hecho, en ocasiones parece que WayForward está pisoteando la herencia de Silent Hill y ha utilizado sus elementos como le ha dado la gana, algo que puede “molestar” a los fans más “puretas”.

Si es tu caso, mejor mantente alejado… puede parecerte una verdadera pesadilla. Pero si no conoces la serie Silent Hill y lo que buscas es un “dungeon crawler” y con cooperativo, Book of Memories puede hacerte el apaño… prácticamente es infinito, el cooperativo funciona bien y entretiene. Pero insistimos, ni es Silent Hill, ni es terror.

Valoración

Silent Hill cambia las aventuras de terror por el "dungeon crawler" aportando algunas ideas interesantes y un desarrollo divertido (sobre todo en multijugador), aunque ni es aventura y, mucho menos, terror.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

El cooperativo para 4, ciertos aspectos del sistema de combate, varios finales, mazmorras sin fin...

Lo peor

Ni da miedo ni respeta el universo Silent Hill, el sistema de checkpoints/guardado...

Lecturas recomendadas