Análisis

Análisis de SimCity para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Se ha hecho de rogar durante los últimos diez años. Hartos ya de seguir jugando con SimCity 4 o conformarnos con unas partidas a los simuladores de Zynga en Facebook, podemos decir que la espera ha terminado, habemus SimCity. Por fin podemos disfrutar del buque insignia de Maxis en una nueva entrega 100% original.

Más revuelo incluso que las altas expectativas generadas durante estos años, SimCity ha levantado su polémico sistema de antipiratería. Nadie es ajeno ya a la sonrojante metedura de pata por parte de EA y Maxis al obligarnos a estar permanentemente conectados a internet. Y no sólo eso, la primera semana de vida de este gigante ha hecho que muchos usuarios no pudieran jugar, al verse los pocos servidores puestos a su disposición totalmente desbordados.


Lo podríamos entender si estuviéramos hablando de un juego online masivo, pero nada más lejos de la realidad. Aunque queramos echar una inofensiva partida sin compartir nada con nadie y preocuparnos solo de nuestra ciudad, tendremos que seguir conectados a internet. Una auténtica absurdez que eleva a un nuevo nivel la psicosis antipiratería del sector, que lleva a cometer errores de este calibre.

Por supuesto que no todo va a ser DRM en SimCity, ni mucho menos. Este es el peor rasgo de esta nueva entrega, es un lastre al que finalmente nos terminamos acostumbrando. Así que vamos a ponernos con las cosas buenas de este nuevo SimCity, que son muchas y muy interesantes. El principal rasgo positivo de esta nueva entrega, más allá de sus prestaciones multijugador que luego analizaremos, es la posibilidad de construir ciudades con una arquitectura dinámica y acorde a nuestros días. La herramienta que más van a agradecer los fans de la saga es la posibilidad de urbanizar en curva.

Se acabó eso de construir cuadrículas interminables que imposibilitaban crear ciudades con un sello propio. Y no sólo hablamos de curvas, el editor de carreteras nos permite también una herramienta de dibujo libre que va a dar mucho juego en la vida de SimCity.

Lo primero que debemos hacer es elegir entre crear una ciudad y por extensión una región, o bien unirnos a una ya existente creada por otros usuarios.

Las hay de todos los tamaños, desde regiones que albergan 3 ciudades hasta otras más populosas con 16. Cada una de estas ciudades por su situación geográfica está especializadas en algún tipo de sector productivo, como son la minería, yacimientos de petróleo, comercio, desarrollo tecnológico, turístico y cultural o de juego.

Una vez nos disponemos a inaugurar nuestra ciudad, el primer paso es la conexión del terreno donde se asentará con la autopista que cruza la región de una punta a otra.

Esto nos permite ver los primeros coches circular por nuestras calles. Una vez comenzamos a asignar las zonas residenciales, industriales o comerciales, dotaremos a estas zonas de luz, agua, desagües y los servicios básicos sanitarios, de bomberos, policía y educación entre otros muchos. Esto no ha cambiado mucho respecto a anteriores entregas, por lo que no hace falta extenderse demasiado. Lo que sí es de reseñar es la directa relación que tendrá el planteamiento inicial de nuestra ciudad respecto a su salubridad y el consiguiente impacto sanitario en nuestro presupuesto.


Este nuevo Sim City está más comprometido más que nunca con el medio ambiente y la sostenibilidad, prueba de ello es que gran parte del éxito y especialización de nuestra urbe está basado en una buena gestión de los recursos naturales. La felicidad de los habitantes de nuestra ciudad está directamente relacionada con factores ambientales. A la hora de ubicar las zonas industriales debemos tener en cuenta la dirección del viento. Esto quiere decir que debemos construirlas en aquellos lugares donde sepamos a ciencia cierta que los olores y humos de estas zonas no van a sobrevolar suelo residencial.

A elección de cada uno queda el pasar de estos factores, pero no hacerlo repercute de manera directa en el gasto sanitario y en nuestra popularidad como alcaldes.

Claves para crecer

En este nuevo SimCity, a través de unos nuevos gráficos y mapas por capas, somos capaces de comprobar dónde están los focos de contaminación y cómo evolucionan sobre el territorio de nuestra ciudad. Estos gráficos se hacen tremendamente útiles para comprobar por qué hay tantos habitantes enfermos y visitando el hospital. Además cuanto más dinero recaudemos, más fácil será el poder acceder a energías limpias y renovables para nuestra ciudad.

Y esta es una de las características que hacen más realista a SimCity. Nos encontramos con ciudades industrializadas y por extensión más contaminantes que proporcionan los recursos energéticos necesarios para levantar otras ciudades basadas en el juego, turismo y desarrollo tecnológico. Estas últimas ciudades son mucho más saludables y pueden albergar habitantes de clases más altas.


Los habitantes de clase media y  alta son los que harán que nuestra ciudad sea capaz de modernizarse y aumentar su densidad de población. Cuando nuestra ciudad parezca estancada y no se construyan nada más allá de bonitas viviendas unifamiliares, será el momento de modernizar las infraestructuras en busca de construcciones más densas.

Esto lo conseguiremos creando zonas verdes que atraigan a clases más altas y actualizando las calles a avenidas de densidades mayores.

A través de una sencilla herramienta podemos actualizar la categoría de nuestras calles. Automáticamente veremos cómo se empiezan a construir edificios más altos, lujosos y bonitos.

Al igual que con las zonas residenciales, si queremos que nuestra industria se modernice y atraiga a mejores y más prestigiosas empresas, es necesario que las infraestructuras estén a la altura. Infraestructuras como puertos comerciales, que pueden conectarse directamente a líneas de tren o puertos donde los barcos puedan cargar mercancías para comerciar con otras ciudades.

Mantener siempre al día este tipo de equipamientos nos garantizará una ciudad industrialmente moderna y unos habitantes contentos de que el paro no sea una de sus preocupaciones. Cuando nuestra ciudad tenga un excedente de producción de luz, petróleo o minerales entre otras muchas materias primas, podrá vender estos recursos a las ciudades vecinas. Así como prestar servicios básicos como la atención sanitaria, recogida de basuras o bomberos a ciudades que no dispongan aún de estos recursos. Esto nos reportará interesantes ingresos para las arcas del ayuntamiento.

Preocúpate por tus votantes

Si algo hay en este nuevo Sim City, es información, muchísima información acerca de lo que piensan los habitantes de nuestra ciudad. Mediante mapas por capas y coloridos gráficos somos capaces de conocer todo lo que se cuece en nuestra ciudad, y obrar en consecuencia. A través de estas gráficas podemos ver dónde existe más delincuencia, donde enferman más los vecinos, qué tipo de educación se está impartiendo en un determinado barrio y su éxito.

También podemos saber si el transporte público es el suficiente en determinados barrios o si existen altos niveles de criminalidad en determinadas zonas, como por ejemplo las cercanas a los centros de juego. Es casi infinita la información que este nuevo Sim City nos ofrece, y es de vital ayuda para poder llevar a nuestra ciudad en la dirección correcta. También a través de unas gráficas muy visuales en forma de smileys de color rojo, amarillo o verde, seremos capaces de saber si nuestros vecinos están realmente contentos con nosotros o de lo contrario están pensando votar a otro en las siguientes elecciones.

Y es que en Sim City podemos hacer aquello de bajar los pies a la tierra y conocer de primera mano qué es lo que piensan los habitantes de nuestra ciudad. Si hacemos zoom a la cámara del juego, podremos acercarnos a las aceras de nuestras grandes avenidas o barrios residenciales. Pinchando sobre cada uno de los miles de transeúntes e incluso conductores sabremos exactamente lo que pasa por sus cabezas.

También nos encontraremos con Sims que nos propongan pequeños proyectos personales, que les haría mucha ilusión ilusionados en verlos hacerse realidad. Estos proyectos pueden ser tan dispares como traer a tu ciudad el Big ben, la puerta de Brandernurgo e incluso la misma Giralda. Algunos incluso se atreven a pagarnos dinero por permitir montarse unos fiestones del quince durante toda la noche a cambio de que nadie les moleste.

Y es que este dinero puede venirte muy bien si las arcas municipales andan tiesas. En SimCity tenemos la posibilidad de emitir deuda para poder pagar nuestras facturas. También y como es ya costumbre siempre podemos recurrir a subir impuestos. Pero hay que tener cuidado, ya que si nuestra población no es lo suficientemente rica se verá obligada a abandonar sus casas. Estas casas quedarán abandonadas, los incendios y pillaje se empezarán a extender por la ciudad.

SimCity Multijugador

Una de las grandes apuestas por parte de Maxis en este nuevo SimCity es el modo multijugador. Tanta leche de tener que estar siempre conectado a internet debería tener sus ventajas. Claramente Maxis ha querido darle un giro social a su franquicia estrella. Ahora tenemos la posibilidad de jugar en regiones ya pobladas por otros jugadores reales, que dependiendo de la relación que entablemos con ellos puede ponernos las cosas fáciles o de lo contrario hacernos la vida imposible.

Porque en el modo multijugador, al igual que en el “offline” es clave compartir recursos entre las distintas ciudades, y todo esto depende de la relación que exista entre los alcaldes. Lo suyo es realizar intercambios que beneficien a todos, prestar servicios que nuestros nícleos urbanos no tengan y beneficiarnos de los excedentes de los demás. Por otro lado, esta buena relación ayudará a que podamos levantar alguna gran obra que beneficie al conjunto de la región.

Estas grandes obras son macro proyectos que van desde grandes aeropuertos a bases de lanzamiento de cohetes. Las instalaciones reportarán muchos beneficios a las regiones y aumentarán la afluencia de nuevos vecinos y turistas a nuestras ciudades. Tenemos incluso la posibilidad de hacer regalos a los otros alcaldes en forma de dinero para poder realizar sus proyectos, y de esta manera poder entablar una duradera relación de intercambio entre nuestras ciudades.

Por otro lado, se han creado numerosas tablas con las mejores ciudades, las que más habitantes tienen, mayores ingresos, etc… incluso un mercado virtual de recursos energéticos y de todo tipo que servirán para que entre todos los jugadores de SimCity compartan un entorno económico similar y adecuado al estado la comunidad de SimCity. Hay que reseñar que a día de hoy muchas de estas funciones no están disponibles. La causa está directamente relacionada con los problemas de capacidad que han tenido los servidores desde que SimCity se ha puesto en marcha. Sobre todo con el tema de DRM que tanto ha enfadado a todos.

Gráficamente a la altura

En el apartado técnico, estos diez años le han sentado muy bien a SimCity. El primer rasgo que nos llama la atención es la arquitectura, que se ha adaptado a los gustos e influencias de las obras más reconocidas de la última década. Los edificios más modernos en SimCity están claramente inspirados en los nuevos rascacielos que maravillan en Dubai, Singapur o Pekín. Todo ello confiere a nuestras ciudades un aspecto sumamente atractivo.

Y no sólo eso, los niveles de detalle a los que se puede llegar a configurar gráficamente SimCity, son espectaculares. Las luces dinámicas muestran la sombra de unos edificios sobre otros. El mar que refleja el sol desde que amanece hasta el atardecer. Las noches son espectaculares, las oficinas de los rascacielos se iluminan, los edificios en obras encienden los focos de sus grúas, los coches alumbran con sus luces. Nuestra ciudad puede llegar a parecerse a una pequeña maqueta, añadiendo unos efectos de visualización con desenfoques de tipo gaussiano. El único pero, es que a veces hay trazados de carreteras que se desaparecen y se fusionan con el terreno, dependiendo desde donde estemos enfocando nuestra cámara.


El motor gráfico no deja nada a la improvisación, todo, absolutamente todo tiene vida en nuestra ciudad, cuanto más aumentemos el zoom de nuestra cámara, más elementos y personajes seremos capaces de distinguir. Como la muchedumbre que abarrota la entrada a espectáculos o cabreados conductores esperando a que se ponga verde el semáforo. El sonido reproduce fielmente el bullicio de una ciudad, bocinas, gritos, robos, roturas de cristales, incendios y el indescifrable dialecto de los sims tienen cabida. La música de fondo es cuando menos agradable de escuchar, aunque monótona cuando llevas varias horas de juego.

Conclusión

Partiendo de que SimCity ha empezado con muy mal pie su nueva andadura a causa de la pobre capacidad de los servidores. Hay que ser capaces de aislarnos de estos problemas y analizar lo que realmente es SimCity en sí. Estamos ante el mejor SimCity de siempre, por gráficos, opciones de juego, información que manejamos y las nuevas opciones que simplifican la construcción de nuestra ciudad. El apartado gráfico es excelente. Es fácil hacerse con las riendas de la ciudad. En una hora podemos tener ya una urbe bastante avanzada.

Lejos de lo que podían pensar los más escépticos, al final los Sims son meros actores en nuestra ciudad, limitandose a hacer su vida y pedirnos pequeños favores. No hay posibilidad de importarlos. Por lo que no hay riesgo de que SimCity se convierta en una nueva entrega de Los Sims, como muchos temíamos. El modo multijugador contentará más a jugadores acostumbrados a compartir sus logros en las redes sociales que a los puristas de la saga. Aun así brinda muchas posibilidades de expansión y nuevos retos para los jugadores más veteranos.

Sólo queda esperar que los servidores no vuelvan a dar problemas y que la recogida de firmas para eliminar la protección DRM salga adelante con el apoyo de la comunidad. Aun así y a pesar del lastre de estar siempre conectados a internet, este es un SimCity con todas las de la ley.

Valoración

Dejando de lado los gravísimos problemas con sus servidores durante los primeros días, estamos ante el mejor SimCity hasta la fecha. Divertirá a los usuarios más puristas, pero también a jugadores noveles con ganas de juego social.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Construcciones más realistas, especialización de las ciudades, el lado sostenible y su motor gráfico

Lo peor

La obligación de estar siempre conectado a internet, algunas partes de los escenarios desaparecen

Lecturas recomendadas