Análisis

Análisis Skylanders Giants para Wii

Por Laura Gómez
-

El universo Skylanders se ha convertido en una de las franquicias infantiles más exitosas del mundo. Esta secuela supone una nueva forma de entender lo interactivo en una apuesta fresca e innovadora. 

Construido sobre el éxito de Skylanders Spyro’s Adventure, este título mejora a grandes niveles la magia de dar vida a los personajes. Esta experiencia virtual se ve implementada con 16 nuevos personajes, de los cuales 8 son el doble de grandes que sus compañeros de aventuras. Nuestras criaturas poseen habilidades grandiosas como disparar fuego o la fuerza sobrehumana.

Los gigantes incorporan otra novedad con respecto al Spyro’s, y es que los Skylanders no necesitan pilas, sino que se iluminan cuando los acercamos al Portal de Poder (LightCore Skylanders) y no tenemos que preocuparnos por su funcionamiento fuera de la pantalla de nuestra televisión.

Humor, combate y puzles

El Portal de Poder es el accesorio principal del mundo Skylanders, que cambia de color según el héroe que utilicemos. Va conectado a nuestra Wii mediante un puerto USB y su mecanismo es tan sencillo como poner encima a uno de nuestros héroes. El Portal lo reconocerá, aparecerá en la pantalla y podremos manejarlo de una forma normal. La transición entre luchadores es rápida y fluida. Eso sí, admitimos que de vez en cuando se nos escapa la mirada a la figura, por si cobra vida…

Nos situamos en las tierras de Skyland, que se ven amenazadas por el emperador Kaos, nuestro malvado maestro de portales. Esta secuela actúa más bien como precuela para contarnos cómo surgieron los primeros Skylanders y la historia del pueblo de los Arkeyan del que Kaos es líder. Para evitar que consiga el dominio de Skyland, nuestros héroes acompañan a Flynn, un intrépido (y narcisista) piloto que le pondrá humor a la travesía. Junto a él, nos embarcaremos en una serie de aventuras para aniquilar a nuestro enemigo y salvar Skyland.

¿La primera parada? Poner a punto la nave. Nuestras misiones iniciales serán recoger un motor, una caja de música o una brújula, mientras acabamos con los súbditos de Kaos. Hay infinidad de escenarios bastante extensos que podemos explorar en cada capítulo, aunque funcionamos a base de objetivos: si no logramos acabar determinada misión, nuestro escenario no se expande y se nos mantienen tapadas ciertas zonas. Entre tanto espacio, hay un montón de misiones secundarias que completan la trama principal y tesoros ocultos que le añaden mejoras a nuestros personajes.

El acabado gráfico está más conseguido que en Spyro's, las texturas están más definidas y los entornos son mucho más completos. Según avanzamos en la historia, empiezan a aparecer los haces de luz de los Arkeyans, usados para mover plataformas al más puro estilo Portal 2. Otro detalle curioso es la fase abstracta del Oráculo místico que visitarán nuestros héroes y se convertirá en la versión para niños de Catherine: se nos presentan dos puertas y tendremos que escoger una contestando a las preguntas del Oráculo, que harán a nuestros enanos dudar de su valor, autenticidad y fuerza. ¿Preferirías salvar a la princesa o atrapar al malo? Skylanders tiene tiempo incluso para niveles abstractos como este. Activision ha creado una aventura larga y robusta que combina combates, secciones de plataformas (bastante controladas, nada de saltar donde nos dé la gana) y también puzles facilones, sin llegar a subestimar a su target joven. Esta entrega mejora con nuevos escenarios el Modo Batalla, muy chulo: un uno contra uno que le suma algo de interés rejugable. 

Inception

Juegos dentro de los propios juegos, un clásico. A lo largo de los diferentes escenarios, recogeremos monedas que nos servirán para que los Skylanders puedan agregar mejoras físicas, de equipamiento o poderes. En nuestra nave hay una habitación especial para estas compras y podremos acceder a ella entre misión y misión. Los zafiros alados, por ejemplo, esconden descuentos en las mejoras.

La tripulación de nuestro galeón irá aumentando y algunos miembros del equipo nos ofrecen minijuegos con los que ganaremos experiencia, pero el minijuegos por excelencia de Skylanders Giants es el Skystones. Para conseguir algunas llaves que abren áreas, tendrás que jugar partidas de Skystones contra tus enemigos. Es un juego de runas en el que hay que obtener el mayor número de piezas de nuestro color. Más te vale ser un hacha jugando a Skystones o estarás perdido.

Mucho cuidado con los Skylanders. Si matan a uno de nuestros personajes en el juego, tenemos que colocar otro en el Portal de Poder y no podremos volver a utilizarlo hasta que pasemos de capítulo. No es una cuestión de cuánto tiempo dejemos descansar al personaje fuera del Portal, sino de tener éxito en las misiones. Por otro lado, como sucedía en Spyro’s, cada héroe tiene su propia naturaleza: acuática, alada, tecnológica mágica… El título de Activision nos sugerirá qué Skylander es el idóneo para una determinada zona. Por ejemplo, un Skylander de Vida, como Tree Rex, será mucho más fuerte en un escenario vegetal y podremos aprovechar más sus habilidades. Recuerda, también, que estos nuevos gigantes son más fuertes que los anteriores, pero también más lentos.

La mayoría de fases que nos encontramos son sobre tierra, pero uno de los atractivos del juego son los niveles aéreos. Frente a los barcos piratas, centros de perforación o pueblos fantasma, en las fases aéreas podemos manejar un cañón para destrozar naves enemigas o subirnos a un autogiro desde el que realizaremos ataques aéreos con el joystick analógico del nunchaku. La detección de movimiento del wiimote también se usará para conseguir ciertos tesoros, pero no más allá. Bastante tenemos con cambiar a los juguetes, ¿no?

Skylanders ha aumentado el tamaño de los personajes, pero también en posibilidades y diversión. Combina de una forma muy inteligente la colección de muñecos reales con su inclusión al mundo virtual, y esta realidad aumentada es un puntazo que se asegura un puesto en la lista de Reyes de cada niño. Da gusto encontrar un juego infantil hecho sin prisa y sin la película de turno. ¡Quién pudiera volver a los doce años!

Valoración

Esta secuela mejora la experiencia interactiva con sus nuevas figuras, añade escenarios y un escenarios de Batalla. No tiene el toque rejugable de un LEGO, pero la diversión está asegurada con el Portal de Poder. Indispensable en una casa con niños.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La personalidad tan remarcada de los personajes, los niveles aéreos tan divertidos y los minijuegos.

Lo peor

El plataformeo restrictivo y tener que reiniciar un capítulo completo si mueren nuestros héroes.

Lecturas recomendadas