Análisis

Análisis de Sleeping Dogs Definitive Edition

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Sleeping Dogs fue un "sandbox" ambientado en Hong Kong que salió para PS3, 360 y PC hace un par de años y que pasó un poco desapercibido pese a sus innegables virtudes. Pues si en su momento no lo disfrutaste, Square Enix te lo va a poner fácil con esta Definitive Edition, que además incluye todo el contenido descargable publicado.

Sleeping Dogs es el siguiente título en entrar a formar parte del selecto grupo de juegazos de la pasada generación que llegan a la "next gen" remasterizados y con diferentes mejoras y extras, como ya sucediera en el pasado con otros bombazos de la talla de Tomb Raider, Rayman Legends o The Last of Us Remasterizado. Una buena oportunidad de volver a disfrutar (o de descubrir, si en su momento no lo probástis) un "sandbox" con un desarrollo estilo GTA pero con interesantes ideas propias que le otorgan personalidad, aunque algunas de ellas ya las vimos en los dos True Crime previos.

De hecho, Sleeping Dog nace de las cenizas de un cancelado True Crime: Hong Kong. Con el desarrollo del juego bastante avanzado, Activision decidió no publicar esta tercera entrega, pero sus creadores consiguieron reconducir el proyecto hasta culminarlo en Sleeping Dogs, título que finalmente vio la luz en PS3, 360 y PC y que fue lanzado con "agostidad" en 2012, lo que quizá contribuyó a que pasara desapercibido para muchos jugadores, aunque un año después fue lanzado en la línea económica de ambas consolas, Essentials y Classics respectivamente. Si quieres repasar lo que dijimos de él en su momento, aquí está el análisis del Sleeping Dogs original.

A la tercera va la vencida

Pues si se te escapó en el pasado, Square Enix te va a dar una tercera oportunidad de disfrutarlo con Definitive Edition, una remasterización para PS4 y One (también sale en PC) que no sólo ofrece todos los contenidos ya conocidos sino que, además, presenta importantes mejoras técnicas, como veremos a continuación. Pero empecemos por el principio...


Sleeping Dogs nos pone en la piel de Wei Shen, un policía de Hong Kong que se infiltrará en las Triadas chinas para acabar con estas bandas mafiosas desde dentro... lo que le obligará a realizar todo tipo de misiones para ellas, pero sin olvidar que es un agente de la ley. De hecho, el juego tiene muy en cuenta esta dualidad, premiando con puntos de policía o de triada nuestras acciones “buenas” o “malvadas”, lo que nos dará acceso a unas habilidades u otras. No es exactamente un sistema de karma como podríamos encontrar, por ejemplo, en un InFamous, pero si nos sirve para mejorar a nuestro protagonista (aunque de una forma un poco básica).

 

 

El desarrollo de Sleeping Dogs es puro GTA.  A pie o a bordo de distintos vehíuclos (coches, motos, lanchas...) realizaremos todo tipo de misiones principales y secundarias, a lo que hay que sumar los típicos minijuegos y tareas alternativas (karaoke, carreras ilegales, apostar en peleas de gallos, salir con chicas, misiones de policía, ayudar a los ciudadanos que nos lo soliciten...) y búsqueda de distintos coleccionables (algunos nos proporcionarán mejoras para nuestro protagonista como aumentar la barra de vida). Y por supuesto, irnos de compras para modificar el aspecto de Wei Shen a nuestro antojo (aunque para acceder a algunas de ellas necesitamos puntos de prestigio). Un desarrollo que tal vez no sea muy original, pero que en la práctica es muy divertido.

 

Y una de las razones por las que el desarrollo de Sleeping Dogs Definitive Edition me parece tan divertido es por su sistema de combate. Y es que Wei Shen, además de contar con un gran arsenal y el clásico sistema de coberturas, es capaz de pelear cuerpo a cuerpo con un sistema de combate de lo más efectivo, que adopta mecánicas de juegos como los Batman Arkham. Combos, contras, agarres, uso de elementos del escenario y la posibilidad de aprender nuevos movimientos hacen que las peleas sean incluso más placenteras que los tiroteos. ¿O acaso no os parece placentero estampar a un enemigo contra una cabina y darle un par de telefonazos? Estos "movimientos finales" son bastante violentos, razón por la cual Sleeping Dogs Definitive Edition no saldrá en Alemania.

 


 

Los combates cuerpo a cuerpo y la posibilidad de “embestir” cuando vamos motorizados (amén de otras posibilidades como saltar a otro vehículo en marcha) otorgan mucha personalidad a Sleeping Dogs. Si a ello le sumamos una ambientación de lo más auténtica, con una trama de fondo digna de una peli de John Woo (de hecho, en el juego encontramos no pocas referencias a pelis del género como Ong Bak), nos queda un juego de lo más apetecible para los fans del género. Y eso que todavía no hemos hablado de sus mejoras y añadidos...

Ni uno, ni dos: 24 contenidos descargables incluidos

Sleeping Dogs Definitive Edition incluye los 24 contenidos descargables que en su momento se publicaron para la edición original del juego. Algunos de ellos están integrados en el propio juego, como las distintas prendas de vestir o las armas (por cierto, entre las nuevas armas no faltan las pistolas Silverballers del Agente 47 o el rifle de Deus Ex: Human Revolution) y otros no. Por ejemplo, las dos expansiones que tuvo el juego (Pesadilla en North Point y Año de la Serpiente) están fuera de la historia principal y pueden jugarse de forma independiente sin necesidad de empezar la historia principal. En Pesadilla en North Point pelearemos contra los Jiang Shi, una especie "muertos vivientes chinos" a los que les forraremos la cara como si estuvieran vivos. Y en Año de la Serpiente, un degradado Wei Shen pasa de policía local a desentrañar una peligrosa conspiración urdida por una mente criminal. Dos expansiones que alargan un poco la vida útil de un juego que no es demasiado duradero para ser un "sandbox", ya que la trama principal dura unas 15 horas (no es un juego difícil) aunque verlo y encontrarlo todo te llevará unas cuantas más.

 


 

En cuanto al apartado gráfico la resolución nativa de Sleeping Dogs Definitive Edition es 1080p y se mueve a 30fps. Para la ocasión también se han incluido nuevos efectos gráficos (niebla y humo volumétrico), sistemas de partículas más complejos, mejores efectos de iluminación, escenarios más poblados de personajes (alrededor de un 25% más en pantalla), rostros de los protagonistas remodelados (que contrastan con los de los secundarios y "peatones", de menor calidad). Pero tampoco esperéis un alarde técnico impresionante: estamos ante un juego de PS3/360 y se nota en detalles como la recreación del fuego, del agua... En suma, en la "next gen" luce mejor que en nuestras viejas y queridas PS3 y 360, pero no os esperéis nada revolucionario. Aquí tenéis una comparativa con imagenes "next gen" al lado de las del juego original, por si os ayuda a salir de dudas.

 

Un buen apartado sonoro con una apropiada banda sonora y las voces de famosos actores y actrices como Emma Stone y Lucy Liu (en inglés; no está doblado al castellano pero sí subtitulado) ponen la guinda a un notable "sandbox" que cuenta con un atractivo incentivo de reserva: un libro de arte de 28 páginas incluido en la Edición Limitada. Y ahora vamos con la pregunta del millón: ¿merece la pena pillar Sleeping Dog Definitive Edition? Pues como suele pasar con este tipo de “remasterizaciones”, depende mucho de ti. Si no lo jugaste en PS3/360 es una estupenda oportunidad de recuperar un “sandbox” que pasó algo desapercibido en su día y que, sin ser original, es tremendamente divertido. En cambio, sí ya le sacaste todo su jugo en PS3, seguramente no te merezca la pena volver a “pasar por caja”.

 


Valoración

Sleeping Dogs Definitive Edition es una gran oportunidad de recuperar un "sandbox" muy divertido. Eso sí, si le sacaste todo el jugo en su momento, seguramente no merece la pena que vuelvas a pasar por caja.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Sin ser original, es un "sandbox" muy divertido. Su ambientación, digna de una peli del género.

Lo peor

Si ya lo jugaste, no creemos que merezca la pena que vuelvas a comprarlo.

Lecturas recomendadas