Análisis

Análisis de Sonic 4 Episode II

Por Daniel Quesada
-

Tails es el mejor amigo de Sonic y está dispuesto a echarle un cable en compensación por todas sus torpezas del pasado. En este Episode II, ambos cooperan para derrotar de nuevo a Eggman... y rememorar el mítico Sonic 2.

Casi dos años después, el prometido Sonic 4 Episode II llega con la intención de subsanar los errores de su predecesor y ofrecer un juego de plataformas clásicas como es debido. Por cierto, vaya por delante que nos parece fatal el que el juego salga en PS3 y 360, pero no en Wii...

Sonic 2 reloaded

El Sonic Team sigue el camino marcado por el Episode I y homenajea en muchos aspectos a Sonic 2 de Mega Drive (para un servidor, el mejor de todos). Hay referencias a niveles como Aquatic Ruin o Wing Fortress (¡volvemos a montar en el avión Tornado!), las fases de bonus son muy parecidas a las de aquel título y... vuelve Tails. Aquí es donde los más puristas comenzarán a echar pestes. Que si Sonic debería estar solo, que si Tails se pasa más tiempo muriendo que ayudando... Tranquilos, en esta ocasión Sega ha hecho un buen trabajo con el zorrito.

Casi siempre corre a nuestro lado y repite nuestros movimientos, pero cuando haga falta podemos pedirle ayuda. Al pulsar el botón contextual, ejecutamos un movimiento conjunto. Si estamos en el suelo, Sonic y Tails se transforman en una enorme bola que arrasa con todo, aunque perdemos bastante control. En el aire, Tails nos alza durante un par de segundos. Este último movimiento, llamado Combocóptero, es útil para alcanzar zonas secretas que estén elevadas... O para salvarnos por los pelos si vamos a precipitarnos por un barranco. También se puede ejecutar bajo el agua, lo que sirve para propulsarnos a gran velocidad. Esta gama de habilidades invita a investigar más a fondo, lo que da un equilibrio muy conseguido entre velocidad y exploración.

Los niveles de Sonic 4 Episode II no inventan la pólvora. Hay 4 grandes áreas (bosque, refinería, parque temático nevado y fortaleza flotante), cada una con tres actos más otro con el final boss. A modo de colofón, volvemos al Death Egg, que solo tiene un acto más el duelo final. Hay un pequeño extra para los que hubieran completado Sonic 4 Episode I: el Episode Metal, en el que controlamos a Metal Sonic. El robotito ha de recorrer cuatro actos. Cada uno de ellos se ambienta en los mundos que recorríamos en el Episode I.

Este extra resulta bastante decepcionante. Se supone que conecta Sonic CD con este juego, pero narrativamente, siendo generosos, es escueto. Además, Metal Sonic no tiene ningún movimiento especial. Es como manejar a Sonic con otro skin...

Festival de items

Volviendo a Sonic y Tails, sus niveles mantienen la fórmula del episodio anterior: hemos de recorrerlos hasta la meta, recogiendo por el camino anillos o potenciadores. Estos últimos son los mismos de siempre, con un añadido: el de equipo, que pausa la pantalla y nos permite eliminar a todos los enemigos. Si pulsamos un botón a toda pastilla, ganamos anillos extra. Por lo demás, vuelven los anillos estrella roja (uno por nivel), aunque solo sirven para desbloquear un logro o trofeo.

Si llegamos al final con 50 anillos, entramos en la fase de bonus, que homenajea a las míticas half-pipe de Sonic 2. Resultan igual de divertidas e incluyen añadidos como una cuerda  que une a Sonic y Tails (al estilo Chaotix) o rebotadores. Sin duda, los bonus son lo más entretenido del juego. Al completarlos, ganamos una Esmeralda del Caos. Si obtenemos las siete... ¡tachan! Nos podemos transformar en Super Sonic.

A nivel técnico, el juego ha mejorado respecto al Episode I. Sonic tiene un aspecto más natural y se mueve con más fluidez. Además, los escenarios tienen una paleta de colores y efectos visuales que son una gozada para la vista. Nuestros oídos no saldrán tan bien parados, porque las melodías son repetitivas y machaconas. Resulta doblemente irritante porque están firmadas por Jun Senoue (que ha compuesto temas muy chulos desde Sonic 3) y porque se supone que imitan las de Mega Drive. Por favor, que alguien ponga el sound test de los primeros Sonic o de Streets of Rage y nos diga si no se puede hacer mejor...

El desarrollo también es descafeinado (con el colofón de la secuencia final más sosa de la historia de la franquicia). Hay algunos momentos de acelerón que sí son atractivos, pero el 90% del tiempo participamos en situaciones que Sonic ya se sabe de memoria o que no tienen buen ritmo (demasiado lentas o con picos de dificultad que merecen una semana más de testeo). Desde luego, el juego no deja de ser entretenido y nos gusta el cooperativo. Tails puede ser controlado por la CPU o por un segundo jugador (local u online), lo que da pie a partidas como en los viejos tiempos. Seguro que muchos dejábais a vuestro hermano pequeño que controlara a Tails en Sonic 2 o Sonic 3, ¿verdad? Pues hala, a gastar 1200 Microsoft Points o 15 euros por los viejos tiempos.

Valoración

Más completo y pulido que el anterior, aunque el diseño de niveles es irregular y falto de innovación. Con todo, nos parece adecuado para que jugadores jovencitos disfruten del modo cooperativo.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La estética es de lo mejor que ha tenido la saga. Tails por fin nos resulta útil. Los bonus.

Lo peor

Es algo soso, como falto de inspiración. ¡La música es súper pesada!

Lecturas recomendadas