Análisis

Análisis Soul Calibur: Lost Swords para PS3

Por Juan Lara
-

Versión comentada: PS3

Solu Calibur: Lost Swords viene a demostrar que de todas las grandes editoras del mercado, si hay una que ha apostado claramente por el modelo "free-to-play" es Bandai Namco. Y no con títulos de segunda fila precisamente, sino poniendo toda la carne en el asador con algunas de sus sagas más conocidas y seguidas. Ya pudimos probar el primer experimento con Tekken Revolution, y desde hace unas semanas también podemos encontrar en PSN la versión "by the face" de su saga espadachina por excelencia: Soul Calibur.

La saga de las espadas con alma, Soul Edge/Calibur, siempre ha destacado sobre sus competidores en el género de la lucha, no sólo por el uso de armas blancas en las peleas, si no por un modo para un jugador mucho más elaborado de lo habitual, con una historia interesante y retos diversos en el desarrollo de la misma. Es por eso, quizás, que SoulProject ha decidido ofrecer una experiencia similar en su free to play, sacrificando cualquier modalidad multijugador. Una apuesta arriesgada y quizás no muy comprensible a estas alturas pero que puede tener su público.

"De gratix"

A pesar de que los estándares de producción del juego son  infinitamente superiores a lo visto de media en otros títulos free to play, la intención final sí que es la misma como enseguida veremos. La parrilla inicial está compuesta sólo por 3 personajes, (Sophitia, Mitsurugi y Siegfried), plantel que crecerá según ganemos retos y combates con el desbloqueo de Hilde, Taki, Ivy y Nightmare. A medida que pase el tiempo y mediante actualizaciones se irán ofreciendo nuevos personajes (hay 16 casillas en el menú de elección), como Pathroklos este mismo mes.


Escogido nuestro luchador, y en paños menores, tendremos que empezar a superar retos y misiones de dificultad creciente para ir ganando nivel y equipamiento. Rondas de combates contra varios luchadores manteniendo una única "barra de vida" y que, tras ganarlas, nos reportarán distintos tesoros en forma de espadas, cascos, escudos, etc. Equipamiento todo ello fundamental para hacer frente a retos cada vez más complicados, estando algunos de ellos disponibles incluso sólo de forma temporal, pero que carecen de la variedad vista en otras entregas de la saga. La única gracia del juego está precisamente en eso, atesorar armas y armaduras e incrementar las estadísticas de nuestro púgil, ya que de ello dependerá casi en exclusiva nuestro destino en la arena. Un círculo vicioso de mejora y lucha que nos empuje a seguir jugando y...¿gastando?.


Aunque todo free to play busca tarde o temprano que pasemos por caja, en este Lost Swords no resulta totalmente imprescindible. Aquellos que tengan tiempo y, sobretodo, paciencia para dedicarle horas y horas a repetitivos combates podrán obtener las armas y equipamiento más valiosos. El resto de los mortales podremos acceder a la tienda y obtener esas mismas armas mediante la compra de "cofres Premium" de diferentes precios (micropagos) y contenido. Lo malo es que puede que no todo lo que ofrecen nos resulte útil en ese momento,  al no poder nuestro Siegfried (por ejemplo) usar el escudo de turno incluido en él. También podremos comprar con euros puntos AP, que vienen a ser la moneda de cambio usada para poder participar en los Retos (los más jugosos requieren de mas AP), pero tampoco resulta imprescindible del todo pues se regeneran a razón de 1 cada 3 minutos o mediante pócimas. Los "tickets de continuación" por su lado nos permitirán continuar la pelea justo donde acabamos, sin perder el equipamiento ganado en ese Reto hasta el momento, una especie de "moneda de continue", como muchos amantes de los antiguos arcades imaginarán al verlo.

Para ser un free to play, Lost Swords no es de los peores "saca-cuartos" que hemos visto, ni mucho menos. Nos sugiere sacar la cartera a menudo pero no resulta imprescindible.

Armas sin alma

Teniendo esta premisa en cuenta  podremos entender que la experiencia de juego que ofrece Soul Calibur: Lost Swords resulte algo descafeinada respecto a lo visto en las últimas entregas. A la ya mencionada ausencia total de multijugador hay que añadir (o restar más bien) un desarrollo de los combates menos complejo. La velocidad de los rounds y daño de las armas crece y podremos obtener la victoria con unos pocos golpes bien dados, sin mucha posibilidad a lucirnos. Además, todos los distintos "especiales" de la quinta entrega han quedado reducidos a una única Arte Armamentística que podremos desatar en cuanto la barra de turno se llene, algo que ocurrirá muy a menudo. También desaparecen los "ring out" que tan tácticos resultaban en otras entregas, aunque por suerte el surtido de movimientos de los luchadores permanece casi intacto.


A cambio se añade la posibilidad de hacer aparecer al personaje de algún otro jugador en cuanto una barra se llene y nos lo permita, tomando su control durante unos segundos y dando un respiro al nuestro. Una buena idea pero que resulta demasiado efímera y no se le saca partido. También se incluyen la posibilidad de imbuir a nuestras armas con alguno de 5 elementos básicos (viento, agua, fuego luz y oscuridad) lo que propiciará cierta ventaja o desventaja en función del rival que tengamos delante y su afinidad elemental.



Hasta ahora todo lo mencionado nos permitiría pensar que se trata de una magnifica propuesta para ser free to play. Pero todo se va al traste al obligar al jugador a pasar una ingente cantidad de tiempo haciendo lo que menos le gusta: esperar. Que un juego arranque con un mensaje de "disculpa" por los problemas de conexión de los servidores y los largos periodos de carga ya lo dice todo. Todas las buenas intenciones quedan en nada si nos pasamos la mitad del tiempo mirando a un icono de carga. Realices la acción que realices (ir a la tienda, cambiar el equipamiento, consultar un reto, etc.) te obliga a pasar por eternos y numerosísimos periodos de espera, rompiendo del todo el ritmo de cualquier partida. Tanto es así que hasta se te quitan las ganas de probar y equipar a tu personaje con los objetos conseguidos en tu última batalla con tal de no tener que pasar por ese calvario de pausas.

El hecho de que todo tenga que ser registrado por los servidores de Bandai Namco obliga a continuas conexiones, lo que provoca el segundo de nuestros "cabreos", porque todavía hoy se producen demasiado errores de conexión con ellos, lo que hace que la partida se interrumpa y nos lleven directamente a la pantalla de inicio...increíble pero cierto.

Además, los combates sólo dependen casi en exclusiva del nivel de tu luchador y los objetos que lleves equipados, dejando poco o ningún sitio al arte de aprenderte los movimientos de tu luchador  y ejecutarlos con cabeza. Los diferentes Retos se convertirán así en efímeros rounds donde 3 golpes "mal dados" bastan para ganar o perder. Los tutoriales también son bastantes escasos y sería deseable que explicaran en mayor profundidad algunos aspectos, como la fabricación de objetos. Técnicamente tampoco sorprende, por supuesto, y está incluso por debajo de lo visto en la quinta entrega, con escenarios y modelados bastante más simples y menos detallados.

La saga Soul Calibur disfrutaba hasta ahora de un historial casi sin borrones y era sinónimo de producciones pulidas y solventes. Con este Lost Swords la franquicia ha recibido un indigno componente que no ofrece nada a los fans de la saga salvo un título casi injugable por sus inadmisibles tiempos de carga. La ausencia de multijugador podría perdonarse si el modo principal mantuviese la variedad de la que han hecho gala las últimas entregas...pero tampoco.  Vale que no cuesta un euro y eso siempre es de gradecer, pero hay algo mucho más valioso y que muchos no estamos dispuestos a desperdiciar ni gastar: nuestro tiempo.

Valoración

La excusa de su gratuidad no exime a Bandai Namco del pecado de lanzar un producto defectuoso y, para los más impacientes, casi injugable. Mantiene las señas de identidad de la saga y puede servir de reclamo para nuevos adeptos, pero poco más.

Hobby

52

Regular

Lo mejor

Se puede jugar durante horas sin gastarte un céntimo.

Lo peor

Problemas de conexión, inaceptables periodos de carga, combates desequilibrados, retos monótonos...

Lecturas recomendadas