Principal StarBlood Arena
Análisis

Análisis de Starblood Arena - Shooter para PlayStation VR

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

Starblood Arena nos invita a convertirnos en un piloto espacial (humano, robot o alienígena) para combatir en trepidantes enfrentamientos de naves. Combates online para ocho jugadores que disfrutan de una estupenda inmersión gracias a PlayStation VR.

StarBlood Arena parte de un planteamiento recurrente en la ciencia ficción: un programa de televisión en que se retransmite el combate a muerte entre 9 pilotos de toda la galaxia -humanos, robots y alienígenas- en unos espacios cerrados. Es una vuelta de tuerca sobre el argumento de Perseguido o Los juegos del hambre, que hubiera pasado sin pena ni gloria si no es por su uso de PSVR.

Whitemoon Studios, ha sabido adaptar unos combates en 360º grados a la realidad virtual de PS4, y aunque el juego se quede corto en opciones y modos, sí consigue una brillante inmersión en las arenas tridimensionales.  Y todo empieza por los anfitriones de este torneo: J3-RY y Grox, un droide y un extraterrestre que forman un dúo cómico interesante, y que nos introducen en las mecánicas del juego con simpáticos diálogos. 

Starblood Arena

Nuestra primera labor es escoger piloto; y os advertimos que todos los que participan en Starblood Arena tienen un diseño (y una personalidad) cuidados, pero bastante arquetípicos. Podemos decantarnos por un cyborg cachas que responde al nombre de Baron, una virtuosa de los mandos como Alice y distintas especies extraterrestres. Y cada uno de ellos tiene características exclusivas. Lo que diferencia cada nave son su arsenal (hay tres tipos de disparo, además de minas flotantes) sus escudos y maniobrabilidad.

Starblood Arena 3

Cuando pasamos a la cabina de estos vehículos monoplaza, entendemos el porqué de PSVR: necesitamos los dos sticks y los botones L y R para manejar nuestra nave en el espacio y controlar el sistema de armas, de modo que la cámara (y el apuntado) se controlan con la mirada. Esta forma de pilotar puede ser un poco mareante si estabilizamos la nave en relación al suelo, pero si somos capaces de cambiar nuestra perspectiva (como explican en El juego de Ender) la verdad es que nos permite jugar partidas frenéticas sin problema. 

Starblood Arena 2

Una vez que dominamos los controles, descubrimos que las naves están bien equilibradas y se ajustan al estilo de juego de los FPS tradicionales: las hay de disparo lejano y potente, pero con poca cadencia (como los francotiradores), las que son demoledoras a corta distancia -como una escopeta de cartuchos- y las equilibradas para participar en dogfights en distancias medias. A medida que vayamos ganando experiencia, podremos aplicar tres modificadores a nuestra máquina, como los "perks".

Sin embargo, el diseño de las doce arenas (Catacumbas, Silo. Altar, Gruta, Pendiente, Estación Cometa, Puesto, Cantera, Espacio Interior, Fábrica, Santuario y Cementerio) no marca las diferencias. Es difícil usar coberturas en 360º, especialmente cuando hay ocho pilotos en combate, y la habilidad se impone sobre la estrategia. Después de invertir un par de horas en Starblood Arena, tenemos la sensación de que ya nos conocemos hasta el último rincón de cada escenario. 

Starblood Arena 4

Los modos de juego son uno de los puntos débiles de Starblood Arena VR. Podemos luchar un todos contra todos (online hasta 8 jugadores) o masacre por equipos. También hay una versión futurista de fútbol -inspirada en el modo "enlace" de Call of Duty) en que los equipos tienen que cazar un satélite y atravesar el portal de los rivales. Y por último, también contamos con un modo cooperativo por oleadas llamado Invasión, en que cuatro jugadores defienden unas bases de un ataque extraterrestre. Todos estos modos son divertidos, pero resultan nada originales, y no aprovechan el hecho de que controlemos naves antigravitatorias. 

Starblood Arena 3

Un sólo jugador puede jugar escaramuzas contra bots o entrar en el Circuito abrasador, que consiste en 10 partidas de dificultad creciente en los modos Masacre y Fútbol. No hay ninguna historia que acompañe a nuestro progreso, y tampoco supone ningún reto, pero es una buena forma de ganar créditos, que nos permitirán personalizar naves y pilotos.

Y aquí es donde Starblood Arena brilla, porque además de pintar el exterior de nuestro vehículo, podemos colocarle un montón de objetos raros (desde un casco espartano a una gallina) en las alas, el morro, la parte superior y la cola. Incluso se puede decorar el interior de la cabina con muñecos de plástico y colgantes.  Estos objetos aparecen en paquetes aleatorios, que nos venden los "maestros de ceremonias" J3-RY y Grox, y le dan un aspecto bastante loco a las máquinas: no encontraremos dos iguales en nuestras partidas online.

Starblood Arena 2

Al igual que ocurre con otros juegos de PSVR como RIGS o EVE Valkyrie (basados en el modo online competitivo) el planteamiento de Starblood Arena es bueno, y la inmersión con el sistema de realidad virtual es perfecta, pero se queda muy corto en cuanto a contenido y se echa en falta un modo campaña individual. El sistema de progresión, basado en mejoras visuales, también es escaso y el diseño de los niveles, aunque 12 parece un buen número, es poco variado. 

Starblood Arena

Valoración

Un shooter online que aprovecha PSVR para brindarnos una estupenda sensación inmersiva, pero se queda corto en modos de juego, variedad de escenarios... y limita la progresión a obtener elementos visuales. Tampoco cuenta con campaña para un jugador.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

La inmersión con PSVR, con escenarios, naves y personajes bien diseñados y con muchas posibilidades de personalización.

Lo peor

Muy escaso de contenido: arenas muy similares entre sí, cuatro modos de juego, y la posibilidad de jugar con bots para un sólo jugador.

Lecturas recomendadas