Análisis

Análisis de Superbeat Xonic

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS VITA

Ya tenemos nuestro análisis de Superbeat Xonic, el primer juego musical de Nurijoy, el estudio formado por algunos de los talentos que diseñaron DJ Max, uno de los mejores juegos musicales portátiles. ¿Estará a la altura su nueva criatura?

Para ser una consola “muerta”, o al menos así la consideran muchos, no deja de sorprender la cantidad de lanzamientos que sigue recibiendo Vita, algunos de ellos francamente notables. No ha pasado ni una semana desde que publicamos el análisis de Persona 4 Dancing All Night, y ahora nos llega otro soberbio exponente del género, que se suma a otros conocidos nombres como Hatsune Miku Project Diva F o el más atípico Sound & Shapes. Pero, ¿qué aporta Superbeat Xonic al catálogo?

 

Por definirlo rapidamente, es el juego musical más “puro” –o fiel al estilo clásico - de todo el catálogo de Vita. Aquí no falta un exigente y creciente nivel dificultad (como veremos más adelante), ni una jugabilidad al nivel de los clásicos del género (aunque su interfaz se asemeja más al de Persona 4 Dancing All Night) ni una ecléctica banda sonora compuesta por 60 pegadizos temas de, en su mayoría, artistas y DJs coreanos. Añade a la mezcla un toque RPG y el resultado es un título que pica a lo grande.

 

 

Como hemos adelantado, su jugabilidad se parece a la de P4DA, al menos en un sentido: las notas salen del centro de la pantalla y van hacia los indicadores de los extremos de la pantalla, donde tenemos que pulsar Triángulo, Círculo o X y en la cruceta arriba, izquieda, abajo. También usa los sticks para tocar notas especiales que nos invitan a pulsar arriba o abajo en cada stick o hacer”scratch” siguiendo una línea continua que nos obliga a mover el stick en las direcciones que va indicando la línea.

 

A esto se suman también los botones L y R, que cuentan con sus propias notas en pantalla. Así pues, no solo añade más botones que P4DN sino que además, los sticks distinguen entre dos notas, haciendo que de primeras cueste un poco más –tampoco mucho- acostumbrarse a todas estas variaciones en el control. Por suerte, la progresión está muy, muy bien ajustada, que es el propio juego el que va “complicando” el control poco a poco para que no sea un shock de primeras.

 

 

Esto se nota incluso en el propio diseño del juego. Hay dos grandes modos, “Stage” y “World Tour”. El primero es como el modo “Arcade” de cualquier otro juego musical, en el que tocamos una canción, nos puntúan, y saltamos a la siguiente. Pero, como en DJ Max, al comenzar a jugar elegimos “el nivel de dificultad”. Así , podemos elegir entre 4Trax, 6Trax y 6Trax FX, o lo que es lo mismo, jugar con cuatro botones, con seis o con 8 (es decir incluyendo L y R) y combinaciones de notas más o menos complejas. Hay un cuarto modo “Free Style”, en el que elegir libremente canción y dificultad.

 

Y no solo eso, al elegir canción, podemos modificar hasta la velocidad a la que aparecen las notas, sin olvidar que en opciones también podemos ajustar la dificultad global del juego, entre fácil, normal y difícil. ¿Qué no te parece suficiente? Pues aún hay más. Podemos hacer que las notas desaparezcan antes de llegar a los indicadores, que aparezcan en mayor cantidad y otras variables. Además, como hemos dicho, Superbeat Xonic tiene un toque RPG y es que, al completar una canción ganamos puntos de experiencia acordes a lo bien que lo hayamos hecho y con esos puntos vamos subiendo de nivel.

 

 

¿Y para qué sirve el nivel? Pues por un lado nos permite desbloquear algunos objetos, como imágenes para nuestra tarjeta de DJ.  Estas imágenes tienen efectos adicionales, como ganar más % de experiencia, recuperar más rápido nuestra barra de “vida” (si fallamos notas en una canción). Este detalle también ayuda a que la experiencia pueda resultar más llevadera o no.

 

La experiencia y los niveles también sirven para “limitar” nuestro acceso al modo “World Tour” de Superbeat Xonic. Este modo es lo más parecido a un modo campaña, en el sentido de que ofrece algo más que superar las canciones. Aquí nos esperan un total de 13 clubs, cada uno con 3 pruebas. Estas pruebas requieren un nivel mínimo para poder desbloquearlas, y nos invitan a alcanzar un combo mínimo de 50 notas (y superiores), o alcanzar un rango mínimo al terminar la canción (S, A, B…).

 

 

Dos modos de juego que a pesar de su aparente sencillez encierran multitud de desbloqueables, desde buena parte de las canciones a 127 imágenes de DJ –cada una con sus propios efectos- o diferentes efectos de sonido al tocar las notas. Pero, más allá de estas opciones, que dan de sí para muchas horas de juego, lo que realmente brilla en Superbeat Xonic es la música. Aunque predomina el K-pop y la electrónica, también hay hip hop, metal, rock.. Son temas breves, de 2-3 minutos, pero que se pegan como el chapapote. Sobra decir que hay que jugar con unos buenos cascos para paladearlo bien.

  

Eso sí, como en todos los juegos musicales, tiene que gustarte este tipo de musica (como el vocaloid a los fans de Miku), pero aunque no seas un fan, casi todos los temas ofrecen una calidad innegable. Hay algunos temas que bajan el nivel, pero en general, son batante buenos y pegadizos. Y eso es algo extensible al apartado gráfico. El interfaz es limpio y claro (durante las canciones no abusa ni de efectos y fondos super chillones para despistar o “cegar” al jugador), cada tema cuenta con una atractiva ilustración…

 

 

Pero, como decíamos antes, lo mejor es su jugabilidad. En las dificultades superiores es un juego difícil, exigente, que requieren gran habilidad –algunas combinaciones de notas son realmente complejas- y reflejos, y eso es algo que se echaba un poco en falta en los últimos lanzamientos del género, quizá en un intento de ampliar el espectro de jugadores con experiencias menos exigentes o frustrantes. Pero, aún con todo, Superbeat Xonic tampoco es perfecto.

  

Como hemos dicho, algunos temas no están al nivel y el interfaz en ocasiones da la sensación de no estar del todo bien rematado por detalles tan simples como que algunas opciones podamos ajustarlas con los controles físicos, y otras, solo tocando la pantalla. Del mismo modo, aunque hay opciones como rankings online, se echa en falta un modo que enfrente a dos jugadores directamente, o algún modo extra con algo más de “historia”. E incluso los tiempos de carga, que sin ser muy extensos ni abundantes, si lo parecen comparado con P4DA. Y si lo juegas en PS TV, notarás algo más de "lag" en la respuesta de los controles.

 

  

Pero, aún con todo, si buscas un juego musical directo, que suponga un reto y con una gram jugabilidad, Superbeat Xonic es tu juego. Un título ya disponible en PSN y que llegará en formato físico el próximo 20 de noviembre (y en diciembre, y previa reserva, también estará disponible la edición limitada, con 2 discos de vinilo y otros extras). Un gran lanzamiento para Vita, que cualquier aficionado a los juegos musicales, no en su vertiente Guitar Hero Live, sino en su faceta “más oriental”, no se debería perder.

Valoración

Uno de los mejores juegos musicales que se puede jugar en Vita. Aunque tiene algunas carencias en modos y fallitos menores, su jugabilidad es una delicia que va a más en dificultad y exigencia. Un título que encantará a los fans del género.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Diversión directa. Canciones "cortas" ideal para sesiones cortas. Cientos de desbloqueables. BSO.

Lo peor

Entre los 60 temas algunos no dan la talla. Fallitos menores en el interfaz, en los ránkings...

Lecturas recomendadas