Análisis

Análisis de The Talos Principle Road to Gehenna

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Croteam firmaba a finales del año pasado uno de los juegos más sorprendentes de los últimos tiempos. Y sin duda una de las grandes sorpresas de 2014. Su propuesta, aunque no es la más original del mundo, sí está desarrollada de una forma que nos transmite una forma distinta de disfrutar de los puzles, que es lo que vertebra a su la trama, vamos a repasar todo esto en el análisis de The Talos Principle Road to Gehenna, que por cierto, los usuarios de PS4 podrán disfrutar a finales de este año.

A Croteam la recordaréis por aquel mítico Serious Sam, un FPS de gran éxito, que por otro lado, compartía con The Talos Principle el místico y bíblico entorno en el que se desarrolla su historia. Ahora Croteam, tras el merecido éxito de The Talos Principle nos ofrece una expansión que nos propone nuevos desafíos y una gran trama que nos trasladará a resolver desafiantes puzles en localizaciones nuevas, que esconden tras sus muros tantos quebraderos de cabeza como apasionantes historias llenas de mística y mundos paralelos donde el pasado se mezcla con el presente.

Una historia marcada por la mitología y la filosofía

El enfoque de The Talos Principle Road to Gehenna sigue adelante con el propuesto por su primera entrega, con una atmósfera realmente intrigante que nos mete de lleno en un mundo plagado de textos de estilo bíblico y donde los dioses o la filosofía entorno a ellos es el eje de su desarrollo narrativo. La voz de un ser superior nos acompaña en muchas fases del juego para que seamos conscientes de lo importante de nuestra empresa, y que así obremos de forma responsable a la hora de resolver cada puzle. Podemos jugar tanto en primera como tercera persona, en esta última veremos a nuestro protagonista, una especie de alter ego de nuestra personalidad con aspecto robótico que se ve envuelto en un mundo donde la tecnología y el misticismo se unen con un interesante encanto. Toda esa mezcla de conceptos filosóficos en unos entornos que nos trasladan a épocas antiguas, nos crean un creciente interés de investigación a lo largo de todo su desarrollo y mapeado.

Puzles, puzles y más puzles

Muy al estilo del Portal de Valve en su momento, The Talos Principle Road to Gehenna nos propone un viaje vertebrado a través de ingeniosos puzles. Estos puzles se ubican en una especie de mundo abierto, donde podemos avanzar hacia un mismo punto mediante muchos caminos distintos. La libertad a la hora de elegir nuestro camino es total, partiendo, al igual que en la primera entrega, de una zona central del mapeado, por la que podremos movernos libremente atravesando puertas que nos llevan cada vez a puzles más desafiantes. Hay un código de colores y señales que nos indican lo que nos encontraremos al otro lado de la puerta en términos de dificultad. Mediante un código de color y algunas sencillas ilustraciones, sabremos si lo que hay más allá de un pórtico nos podrá generar más o menos quebraderos de cabeza. Estos colores son verde, amarillo / naranja y rojo, no hace falta mucha explicación para saber qué puzles de estos son los más difíciles de resolver.

 

Los elementos de loa puzles de The Talos Principle Road to Gehenna son familiares, con los conectores que se mecanismos que hay en las paredes de los escenarios, estos al recibir energía pueden abrirnos ciertas puertas en forma de muros virtuales que aparecen en numerosas zonas del mapa. Con estos conectores debemos encadenar la luz que desprende este rayo a lo largo de todo el puzle. Por ejemplo, uno de ellos, llamado “a través de la ventana” nos propone precisamente eso, prolongar este rayo a través de numerosas ventanas en el mapa.

Para conseguir esto hay que ir jugando con los distintos conectores, combinándolos y trazando ángulos de conexión minuciosos para poder ir avanzando en el mapa, abriendo puertas y activando nuevos mecanismos que nos permitan llegar al punto culminante de cada nivel. Al terminar cada uno de estos niveles, obtendremos una pieza que contribuirá a conseguir nuestro objetivo final en el juego. Al final, se trata de estrujarse la cabeza y realizar una y otra vez las mismas rutinas hasta encontrar esa brecha por la que podremos avanzar en el nivel y por fin resolver el enigma que tantos dolores de cabeza nos está aportando.  En algunos de estos niveles podemos llegar a grabar estas rutinas, para que no se nos olviden los avances conseguidos. Estas rutinas las podremos revivir a través de un holograma que nos mostrará a nosotros mismos realizando todos estos movimientos.

Un entorno místico

Las ruinas en donde se desarrollan las tramas y puzles de The Talos Principle Road to Gehenna tienen un marcado aspecto de ruina antigua. Andar por los mapas de The Talos Principle Road to Gehenna es como hacerlo entre las ruinas de antiguas ciudades romanas o griegas, o de ciudadelas medievales donde hace siglos que no ha pasado nadie. Este entorno mezclado con las curiosas mecánicas de juego de cada puzle, donde debemos usar la tecnología moderna para salir adelante, consiguen mostrarnos la extraña relación que puede llegar a desarrollarse entre el mundo antiguo y el la tecnología moderna. Ventiladores, trípodes conectores, máquinas que graban nuestros progresos con aspecto setentero, ordenadores al más puro estilo MS-DOS de los ochenta o esculturas y templos dignos de los dioses del olimpo se dan la mano en un mundo abierto lleno de posibilidades. Este mundo nos permite total libertad a la hora de buscar el siguiente desafío.


Para conseguir avanzar en la historia no hay necesidad de hacerlo de forma lineal, sino que podemos explorar libremente el mundo de The Talos Principle Road to Gehenna y aprender de nuestros propio errores. Porque a veces nos encontraremos en inmersos en un puzle aparentemente sin solución, donde tras dos horas de estrujarnos la cabeza nos damos cuenta de que es imposible de resolver si no conseguimos antes algún objeto extra, por lo que podremos dejar de lado este puzle y pasar a cualquier otro que sea más accesible, y que por supuesto, nos ofrezca esa pieza necesaria para poder completar el desafío. En el análisis de esta expansión, ha habido momentos en los que he necesitado varias horas para resolver un determinado puzle, encontrando la solución en el lugar más insospechado, y después de haber escrutado centenares de alternativas para alcanzar el maravilloso momento en que podemos abrir la última puerta y obtener nuestra recompensa.

Por supuesto que con un intelecto algo más lúcido que el mío (algo muy seguro que muy común) no necesitaréis tantas horas, pero sí al menos un buen rato. Esto es lo que convierte a The Talos Principle Road to Gehenna en un gran juego, ese poder de volver a probar una y otra vez una fórmula distinta a la anterior para llegar a ese punto final que en algunos momentos del puzle parece materialmente imposible de resolver. La satisfacción de dar con la solución a algunos de estos puzles es tan mística como el entorno en que nos movemos dentro del universo de The Talos Principle Road to Gehenna.

Apartado técnico

The Talos Principle Road to Gehenna es un juego técnicamente muy competente. Y con esto quiero decir que es un título que gráficamente cumple 100% con su cometido, metiéndonos de lleno en un mundo fantástico gracias a su texturas de buena calidad y efectos lumínicos que nos trasladan a este original universo. Mención especial tiene su completa traducción y doblaje al castellano. Aunque la copia de la expansión que hemos probado para este análisis no estaba traducida, es seguro que desde hoy mismo, en su lanzamiento, ya podremos contar con las místicas y mitológicas voces que nos acompañarán en ese apasionante viaje.

Conclusión

The Talos Principle Road to Gehenna es un juego con mayúsculas. Si nos centramos en la expansión Road to Gehenna, lo mejor que ha podido hacer Croteam es ofrecer única y exclusivamente aquello que esperábamos los que ya habíamos disfrutado con el juego original hace unos meses. Más y más puzles, de mucha calidad, una continuidad en la fórmula de mundo abierto y libre para ir resolviendo los distintos enigmas. La inventiva de Croteam para proponernos nuevos desafíos es colosal, y hay que decir que esta nueva expansión es capaz de mantener el nivel de The Talos Principle. Croteam ha confiado hasta tal punto en la misma fórmula para esta expansión que incide en los mismos errores, o por decirlo de otra manera, encontramos su peor cara en el mismo apartado que el juego original.


Y es que el mundo abierto y la evolución libre y no lineal del juego a veces puede jugarnos malas pasadas, perdiendo tiempo innecesariamente en un puzle que seremos incapaces de resolver si no hemos conseguido antes determinadas herramientas. Pero quizás ese sea el peaje a pagar por un desarrollo de juego tan libre. La nueva historia es sólo una excusa para seguir usando la fórmula ganadora del juego original. La duración es la que nuestro intelecto quiera, pudiendo necesitar varias horas para resolver uno de sus problemas, aunque es ahí donde radica el encanto de este The Talos Principle Road to Gehenna, el juego indie más destacado de los últimos meses, y que a finales de este año también tendrán posibilidad de disfrutar los usuarios de PS4, un título imprescindible si lo que os gusta es enfrentaros a retos de verdad.

Valoración

Esta nueva expansión sigue ofreciendo lo que tanto nos gustó de la entrega original, puzles desafiantes, filosofía y una atmósfera mitológica sin igual

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La libertad para moverse por su mundo abierto, puzles ingeniosos, atmósfera

Lo peor

El desarrollo no lineal puede jugarnos malas pasadas y dejarnos atascados

Lecturas recomendadas