Análisis

Análisis de Tekken Tag Tournament 2

Por Borja Abadie
-

Namco bandai rescata uno de los títulos de lucha más aclamados de PS2 con esta nueva entrega del torneo del punño de hierro por parejas: Tekken Tag Tournament 2. Heihachi, Yoshimitsu y compañía ya están listos para repartir tollinas.

Tekken, una de las sagas de lucha más aclamadas de la historia, regresa con la segunda entrega de Tag Tournament. El original salió en el año 2000 para PS2, actualizando Tekken 3 y sobre todo incluyendo entretenidos combates de 2 vs 2. Esta es la propuesta sobre la que se asienta su secuela, aunque potenciada y mejorada todo lo posible, sin perder el estilo de peleas que nos ha encandilado todos estos años: combos sin fin y ausencia de magias o poderes.

El plantel de luchadores supera los 50 combatientes, aunque alguno de ellos solo se adquiere reservando el juego (más adelante se podrán descargar gratuitamente). Están casi todos, los clásicos Heihachi, Jin Kazama, Nina, Marshall Law… los estrambóticos Kuma, Mokujin, Alex… los olvidados Jinpachi, Ogre o Jun y tan solo una cara nueva, JayCee, que en realidad no es más que una versión de Julia Chang con movimientos de lucha libre. Uno de los que tiene más protagonismo es Combot, el robot que ya apareció en Tekken 4, que tiene su propio modo, el Laboratorio.

Es tu turno, compañero

La lucha por parejas es la esencia de esta entrega. Los combates se vuelven más dinámicos, aprovechando las posibilidades de cada uno de nuestros luchadores, pero, además, también son más estratégicos. Calentar el banquillo como Kaká aquí sí tiene premio. Por un lado recuperamos la energía del último golpe recibido antes de cambiar de luchador y, con el tiempo, se ilumina la barra de energía para hacernos saber que el suplente de turno ha entrado en modo furia, realizando ataques más poderosos.

Pero no solo nos vamos turnando, también podemos luchar a la vez durante unos instantes. Además de los letales agarres en conjunto, podemos realizar un "tag assault", un movimiento especial después de un rebote en el que nuestro compañero entra en escena y atacamos a la vez, de forma automática si jugamos solos o con otro mando en las manos de un colega.


Los modos Duelo y Por Parejas se llevan la palma para jugar con amigos. En el primero luchamos contra un amigo, cada uno controlando a 2 luchadores. En el segundo, el que sin duda va a provocar más "piques" entre amigos y sangre de tu sangre, 4 amigos pueden controlar a cada uno de los luchadores de un combate 2 vs 2. También hay combates 1 vs 2, en los que el jugador solitario va recuperando poco a poco la energía perdida en el último golpe.

Otro modo que nos ha encantado es Por Equipos, en los que podemos hacer bandos de hasta 8 luchadores y enfrentarnos en combates en los que

cada jugador K.O. es eliminado de la contienda.

Los modos de toda la vida

Los modos arcade, contrarreloj y supervivencia tampoco faltan. En el Arcade nos enfrentamos a 8 peleas más el combate final contra Jun Kazama, que en el segundo round se transforma en Unknown. La dificultad de ésta última pelea puede ser desesperante, especialmente cuando Jun o su malvada transformación se ponen en lo que hemos bautizado como modo "retahíla de guantazos", del que difícilmente podemos escapar. Nada que no pueda solventarse con práctica y paciencia.


Los 27 escenarios también son nuevos, y más variados que nunca, representado a países como Fiji, Alemania, Holanda, Colombia, Finlandia, París, La Fontana de Trevi en Roma, y… ¡un escenario en Barcelona! En él, aparece la Sagrada Familia, aunque en el piso inferior llegamos hasta un ¡tablao de flamenco!, "típico de Cataluña". Al margen de los tópicos, el sentido del humor del que hace gala todo el juego hace imposible que nos sintamos ofendidos. La mayoría de ellos cuenta con varias zonas a las que acceder tras romper muros, suelos, paredes, etc… con objetos y personajes en movimiento que los hacen más espectaculares y con elementos interactivos que ensucian la ropa de los personajes.


Por su parte, el modo Contrarreloj es calcado al Arcade, aunque contando el tiempo que empleamos para luego elaborar tablas de récords. En el modo Supervivencia, no hay límite de combates, las peleas son a un solo round y nuestra barra de energía no se recupera al acabar cada batalla, ¿cuánto puedes aguantar?. El sistema de rangos, estableciendo un rango para online y otro para offline, permitiéndonos por primera vez pasar del primer dan sin necesidad de jugar en red. Además, independientemente del modo al que juguemos recibimos puntos de combate, que nos sirven para personalizar el aspecto y algunas habilidades de nuestros luchadores.

Te presento a mi luchador, ¡vaya pintas!

El modo Personalizar nos permite hacer todo tipo de locuras, solo concebibles en la mente de unos locos japoneses, como ponerle unas alas de mariposa, una varita mágica de corazones o una tarta de sombrero a los personajes. La cantidad de ítems que podemos comprar (soltando una buena suma de puntos que cuesta lo suyo conseguir) es brutal. Hay peinados, vestuario de todo tipo, paneles con distintos diseños para la presentación del luchador, modificaciones de la apariencia de nuestra barra de energía y otros elementos del HUD… También podemos cambiar el color de peinados y vestuario, haciendo casi imposible ver a dos personajes iguales en red.

Podemos almacenar hasta 10 equipaciones distintas, aunque lo que más nos ha gustado son los objetos que podemos usar durante los combates, como una pizza que lanzamos al rival, pistolas, espadas, bombas, etc… y los no menos divertidos movimientos de chulería, que usamos al acabar los combates para pavoneárnos o en mitad de la pelea para hacer el "chorra". Lo bueno es que el daño que inflingen es el mismo, por lo que no veremos online a todo el mundo equipado solo con los mejores objetos.

Pero no acaba ahí la cosa, en Tekken Tunes podemos modificar las canciones que suenan en cada escenario o incluso importar las de nuestra biblioteca personal y asignarlas a escenarios o momentos concretos. No todas funcionan igual de bien, produciéndose ralentizaciones en las partidas. Depende de su duración y otras cuestiones técnicas, así que hay veces que es mejor cambiarla por otra para no arruinar la experiencia de juego. La mayor parte de las voces de los luchadores están en su idioma original, como el brasileño de Christie o el español de Miguel, aunque, obviamente predomina el japonés.


En la Galería podemos ver los vídeos finales de cada luchador, que no solo se desbloquean acabándonos el modo Arcade, sino también al recibir puntos de combate en otros modos. También podremos ver, mediante descarga de pago los de anteriores entregas de Tekken, todo un detalle para los fans acérrimos de la saga. Eso sí, la política de Namco Bandai es muy clara, todos los contenidos futuros que formen parte del propio juego, como personajes, escenarios, objetos de personalización, etc., serán gratuitos, dejando extras como vídeos, objetos de avatar y otros muchos de pago. Algo muy de agradecer en estos tiempos y que les pone un paso por delante de la competencia.

El Tekken más completo

El modo Laboratorio, protagonizado por el robot Combot es una especie de tutorial, pero con mucha más "miga". Está dividido en 5 fases, cada una con 3 capítulos, el último de ellos un jefe final. Todos los movimientos y rutinas de combate se aprenden aquí, con el añadido de tener que cumplir diversas tareas a modo de minijuegos que resultan originales y un cambio de aires entre tanto combate frenético.

Por ejemplo, debemos eliminar rivales que solo reciben daño tras bloquear alguno de sus ataques, repetir los movimientos de nuestro profesor Violet, etc… Lo mejor es que dependiendo del rango que obtengamos tras cada fase, recibimos puntos con los que mejorar y comprar nuevos movimientos para nuestro robot. Invirtiendo el suficiente tiempo podemos crear un personaje único, con los movimientos que más nos gusten del resto de luchadores, aunque lamentablemente no podemos usarlo en las partidas online por rangos.


Aún no hemos podido disfrutar del modo online, ya que los servidores aún no están activados. Estad atentos a futuras actualizaciones donde lo incluiremos. Lo que sí os podemos ir contando es que podemos luchar en combates de exhibición, batallas con nuestro rango en juego, peleas por equipo, etc… Además, podemos conectarnos (también gratis) a World Tekken Federation, una red social con estadísticas de todo tipo, tablas de clasificación e incluso donde podemos formar nuestros propios equipos (léase clanes) con amigos.


Como veis, la cantidad de posibilidades de esta nueva entrega es bestial. Hay montones de modos para luchar y la personalización es amplísima. Técnicamente no sorprende, aunque sí es muy consistente, con luchadores bien animados y escenarios vistosos. Además, es el primer juego de lucha que se puede jugar en HD y en 3D. Eso sí, abusa mucho del "blurreo" (técnicas de difuminado) que le hacen perder nitidez. Tekken Tag Tournament 2 es sin duda, un muy buen juego de lucha, que no aporta muchas novedades al género, pero que resulta un título muy completo, que a buen seguro os tendrá enganchados al mando durante meses.

Valoración

Esta entrega no es la más innovadora, ni sorprende gráficamente. Eso sí, nadie puede negar que se trata de un juego muy completo, que se sitúa entre los mejores del género (aunque la competencia es feroz).

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

La variedad y cantidad de modos de juego. Los objetos de personalización son una locura.

Lo peor

El nivel técnico no es para tirar cohetes. La falta de novedades que revolucionen la saga.

Lecturas recomendadas