Análisis

Análisis de Theatrhythm Final Fantasy: Curtain Call

Por Laura Gómez
-

Versión comentada: 3DS

En el universo de Theatrhyrhm, dos dioses están en guerra perpetua: Cosmos, diosa de la armonía y Caos, dios de la discordia. Al espacio entre Caos y Cosmos se le denomina "Ritmo", y dentro de este espacio se encuentra un Cristal donde nace la música, ahora debilitado. Nosotros debemos restaurar el equilibrio. Bonito, ¿no? En otras palabras: saca el metrónomo. 

Pocos juegos suelen acertar poniendo el estilo por delante de la sustancia, pero Theatrhythm es uno de los mejores ejemplos. Un juego musical que capta la nostalgia de la saga y colecciona muchos de sus sellos distintivos para presentar nuevas mecánicas. Disfrutad del paseo.

El primer juego se creó para celebrar los 25 años de la franquicia Final Fantasy, pero no incluía las canciones de los spin-offs y solo permitía jugar con unas cuantas canciones de los títulos. Curtain Call reaparece con la intención de dejar huella como juego musical más completo. Los nuevos jugadores son bienvenidos en una serie de tutoriales algo confusos, pero cuando llega la hora de la acción son el ritmo y la intuición las variables que llegan al rescate de la partida. Es decir: tranquilos si no habéis jugado al primero o si no habéis tocado nunca un Final Fantasy; uno se encuentra sumergido en el universo muy pronto.

 

 

¡Ta, ta, ta-ta-ta, taaaa!

Las canciones pueden completarse usando el stylus, los botones o con una mezcla de las dos modalidades. Las notas cortas se emparejan con movimientos rápidos y secos y las secciones más largas se atacan manteniendo pulsado (ya sea en la táctil o los botones). Al final de esas notas encontramos, a veces, flechas que nos obligan a dirigir el circle pad/stylus en esa dirección al ritmo de la música, y esos cambios a veces ni siquiera resultan fáciles en el modo más sencillo. Este se denomina Basic, el intermedio se llama Expert y, finalmente, el Ultimate, el más letal a velocidades vertiginosas. Lograr una partida perfecta (SS) en el tercer modo será un trabajo de artesanos y un incentivo genial para los más fanáticos de la saga. En mi partida, los botones funcionaban de una forma ligeramente más precisa que el lápiz, pero hay que probar todos los métodos para elegir el más cómodo.

Aquí entra en juego el conocimiento personal de los temas de los Final Fantasy. Evidentemente, si conocemos bien las canciones tenemos un punto a nuestro favor a la hora de completar sus ritmos, aunque enfrentarse a melodías desconocidas supone un reto bastante llamativo. Existen tres tipos diferentes de canciones: Battle Songs, Field Songs y Event Songs. El primer tipo, más intenso y rápido; el segundo, más relajado; y el tercero, lento y visualmente impresionante con material gráfico del título particular bailando de fondo. Si tenemos que sacar alguna queja de la selección de canciones es que no haya más Event Songs.

 

 

200 canciones, 60 personajes

Theathrythm 2 tiene bastantes recovecos muy aprovechables. Tenemos muchas más canciones de la saga Final Fantasy, 221 en total, incluidas las “rarezas” de Crystal Chronicles o Type-0, y acabamos desbloqueando un total de 60 personajes icónicos y queridos de las sagas: Cloud, Squall, Tidus, Yitán, Cecil, Lightning... Empezamos eligiendo un grupo de 4 personajes que irán subiendo de nivel y mejorando sus estadísticas, y acabaremos luchando contra los jefes finales al ritmo de la música como si los Final Fantasy siempre hubieran sido rítmicos. Podremos ir cambiando a nuestros compañeros de equipo a nuestro antojo y modificando sus atributos para crear un equipo más fuerte.

Dos nuevos modos refrescan el título: el modo Quest, en el que el juego genera una ruta (corta, media o larga) con canciones aleatorias, y el modo Duelo (o Versus), en el que jugamos contra un oponente con una canción de batalla. Este último modo permite, además, un cooperativo local que bien podría haberse extendido a las otras dos formas de juego.

Curtain Call se ve de lujo en la 3DS. Visuales muy coloridos, presentación muy “cute”, detalles (personajes y enemigos de la saga) para los fans en los escenarios, un 3D incluso mejor implementado que en el primer título… Eso sí, entre tanto efecto podemos distraernos con sombras o figuras, y en los juegos rítmicos suele pasarnos lo mismo que cuando hemos intentado estudiar en verano: una mosca, se me ha caído el lápiz, ¿es eso un monstruo marino? El juego tiene algo para todos en sus circuitos. Sensibilidad, nostalgia, mecánicas variadas y nuevos modos que aportan valor añadido, elementos adictivos y una presentación preciosa. No podríamos estar más contentos con esta secuela.

Valoración

Una secuela con más canciones, nuevos modos y mucho encanto. Este es el Theatrhythm que debió ser el primero.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Un gameplay simple, pero adictivo y bien tratado. Los nuevos modos ofrecen un valor añadido.

Lo peor

Falta de Event Stages. Llega en inglés. Para algunos podrá resultar más de lo mismo.

Lecturas recomendadas