Análisis

Análisis de TNT Racers Nitro Machines Edition

Por Rubén Guzmán
-

Quizá no lo habías pedido, pero te lo damos gratis: hemos jugado a este divertido arcade de coches "estilo Micro Machines" y te contamos qué nos ha parecido.

Alguien tenía que decirlo: los videojuegos empezarón a estropearse cuando llegó el scroll. En los buenos viejos tiempos a la fases se les llamaban pantallas porque ocupaban eso... una pantalla. Y esto era aplicable a cualquier género, incluidos los juegos de coches. Mira aquí un buen ejemplo. Cuando la cosa ya iba cuesta abajo, algunos juegos se mantuvieron fieles a la esencia, y encima con un multijugador muy majo, como este.  Y luego llegaron los Micro Machines con una buena idea: el scroll era el malo. Había multijugador, pero ni se partía la pantalla ni nada: el coche que se quedaba atrás y “se salía” de la pantalla, quedaba eliminado. Aquí tienes un vídeo de un señor que habla en inglés sobre eso. Ahora, TNT Racers Nitro Machines Edition retoma la idea y además añade a las partidas multijugador (solo local) un loco uso de los power-ups que convierte las carreras en emocionantes batallas campales.

Prepárate para correr... y para pelear

TNT Racer era un juego descargable que salió para las tiendas virtuales de PS3, PSP, Xbox 360 y Wii hace un par de años, y que ahora renace en Wii U con una versión con más contenido. En concreto, hay más desafíos, se añaden 8 circuitos hasta alcanzar los 26 y el número de vehículos sube a 16. Esto último te dará un poco igual, porque aunque su diseño es gracioso, todos se comportan de la misma manera: responden con precisión arcade y un control sencillísimo: girar, acelerar, frenar y preocuparnos por controlar el pelín de inercia en las curvas. Nuestras misión en las carreras varía según el tipo de desafío: en el modo K.O. hay que sacar a los rivales de la pantalla dejándolos atrás, consiguiendo así puntos en cada ronda hasta alcanzar una cifra determinada. En el modo Tiempo gana quién consiga más puntos en un tiempo límite, ya sea echando a otros rivales o usando contra ellos power-ups. Y el modo Monedas consiste en alcanzar una determinada puntuación por los métodos ya conocidos de expulsión del rival y golpeteo diverso. En estos retos siempre compiten cuatro vehículos a la vez (ya sea manejados por la inteligencia artificial de la consola o por la biológica de otros seres humanos), y además, de vez en cuando, hay pruebas para un solo vehículo consistentes, pues que te voy a decir, por ejemplo en destruir barriles desperdigados por el circuito en un tiempo limitado.

Y ahora llega la pregunta: ¿todo esto mola? Pues sí. Y la razón es lo bien que combinan  el scroll asesino y el uso de power-ups. Aquí la clave no es ir el primero, sino usar los ítems para ralentizar al rival y que se salga de la pantalla. Lánzale un tornado, ponte delante de él para llenar la pista de tinta o colocar minas, dispárale con un rayo ralentizador, ciégale con una cortina de humo… Y, sobre todo, haz todo esto teniendo cuidado de que el mortífero scroll no te alcance. Ah, y si te pilla puedes seguir jugando como una sombra intangible de ti mismo que. Ya no podrás puntuar, pero sí usar power-ups contra los coches que quedan en carrera. ¿Sólo para fastidiar? Hombre, para muchos sería una razón más que suficiente, pero los que creemos en algo más que el caos sin sentido le daremos el uso estratégico de perjudicar al rival más cercano en la clasificación.

Solo, mola. Con amigos, más

TNT Racers ofrece una ensalada de velocidad y acción bastante divertida, que además se guarda algún as la manga. Por ejemplo, a medida que superamos pruebas desbloqueamos nuevos niveles de desafíos: Normales, Rápidos, Turbo, Derrapes y Desafíos TNT. En los Derrapes competimos en circuitos llenos de virajes y la dificultad (bastante alta) está en no caer al vacío mientras intentamos perjudicar al rival. En el resto de niveles solo cambia la velocidad de los coches… y, por lo tanto, del scroll. De hecho, los Desafíos TNT, los más rápidos, son un auténtico reto para nuestro reflejos en los que moriremos muchas veces antes de alcanzar la victoria.

Con esta mecánica de juego tan puramente arcade, y simplemente aumentado la dificultad, TNT Racers te tendrá entretenido unas cuantas horas. Puede que cuando llegues a los retos más difíciles y rápidos te canses, porque lo cierto es que el juego sigue siendo el mismo solo que más chungo y no ofrece sorpresas en el desarrollo. Aunque claro, aquí llega el multijugador. No hay online, y eso es malo, pero si logras juntarte con otros tres amigos, la diversión y los piques están asegurados. Que sean sanos o no ya depende de que seas buen ganador o perdedor.

Técnicamente... ¿acaso importa?

Ah, una cosa. Los gráficos son flojos, muy sencillos y, quitando la HD, no mejoran lo visto en Wii (y ya ni te digo respecto a PS3 o Xbox 360). Son coloridos, eso sí, cosa que se suele decir cuando son sencillísimos pero al menos hay cosas rojas. Y la música es muy mala. Sí, ya sé, alguien la ha compuesto y es muy fácil criticar en cuatro palabras el trabajo de un profesional. Pero hala, ya está hecho y no, yo no habría compuesto una partitura mejor. Y quizá ese músico sí hubiera escrito mejor este análisis.

Pues nada, ya esta: este es una arcade lo suficientemente divertido para entretenerte unas 15 horitas si juegas solo, y que disfrutarás de verás con amigos. No es muy original, pero con su salvaje uso de los “power ups” logra cierta personalidad que impedira que caiga en olvido como un juego más, y gracias a la que pasará al interesante territorio de los juegos divertidos que recordaremos con una sonrisa (lo siento, este final es lamentable, pero es que tengo prisa y una revista por hacer… ¡Hasta la semana que viene!).

Valoración

Un arcade de velocidad... y combate, porque aquí no gana el que llega el primero, sino que el que logra sacar al otro de la pista. Divertido, sobre todo en multijugador.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

El uso de los power-ups para perjudicar al rival es necesario...y estimulante.

Lo peor

El multijugador es solo local, volviendo a marginar así a las personas que estamos solas en la vida.

Lecturas recomendadas