Análisis

Análisis de Toki Tori 2

Por Laura Gómez
-

Como pasaba con el título original, Toki Tori 2 nos invita a acompañar a este adorable polluelo a través de un montón de niveles muy bien pensados. Es de agradecer que un juego de estas características (aparentemente infantil, aparentemente sencillo) haga uso de una dificultad nada acorde con su estética. No hay que juzgar, dicen, y la complicación de los puzles es directamente proporcional a lo adorable que es nuestro pollito. 

Hace más de una década que apareció en Game Boy Color con su versión original y Toki Tori también dejó huella en los usuarios de WiiWare. Ha aparecido en un montón de formatos, pero siempre es una alegría que este polluelo vuelva a cantar. Su nueva aventura llega a través de la eShop de Wii U y está bastante cambiada. Martjin Reuvers, uno de los hombres detrás de Two Tribes, se pasó por iDÉAME este fin de semana para hablar de esta experiencia. Sus característicos puzles y rompecabezas están bien surtidos a lo largo de la historia y crecen en dificultad. Es más, tendrás que armarte de paciencia porque algunos resultan bastante complejos. Nuestra meta es alcanzar la salida de cada nivel resolviendo las pruebas que nos proponen, pero también podemos recoger piezas de oro o activar puertas.

Lo único que sabemos es que somos un pollito y que, por alguna razón, tenemos que coleccionar artefactos dorados y activar series de estatuas para que todo nuestro universo natural vuelva a la normalidad. Igual de simple que su control, esta premisa nos sirve para sumergirnos en un mundo muy colorido lleno de seres de ojos saltones.

Con solo dos habilidades

Su jugabilidad es de la vieja escuela: 2D y con desplazamiento lateral, por lo que puede ser disfrutado por un amplio número de jugadores muy diversos. El único problema de esta producción tan colorida es que algunos echarán en falta una acción real. Toki Tori 2 se basa en la exploración de los escenarios y la combinación de las dos únicas habilidades que podemos utilizar, pero no hay ningún enfrentamiento: todo es cosa de darle al coco.

¿Cómo te llevas con las corcheas y las semicorcheas? Durante nuestra travesía aprendemos a utilizar los cantos de pájaro de nuestro prota: las combinaciones de notas que aparecen pulsando A e Y desbloquean habilidades o atajos. Por ejemplo, hay un combo de notas que nos hace volver al último checkpoint si nos atascamos; otro “invoca” a un pájaro fotógrafo que nos permite utilizar el pad de Wii U para fotografiar a todos los seres del universo de Toki Tori 2 y colocarlas en una galería. Una de las cosas más llamativas del juego es cómo nos enseña sus mecánicas sin usar tutoriales. De hecho, además del título, el juego no tiene ni una línea de texto. Solo nos movemos a la derecha y a la izquierda, damos culetazos y silbamos melodías.

Claves: interactuación y canturreo

Casi todo el desarrollo se basa en la interacción con el entorno y estas acciones. El control es sencillo, fluido y se siente muy natural, así que es muy fácil cogerle el tranquillo. El hecho de que no haya guías complica la aventura y resulta bastante refrescante tener que pensar tu siguiente movimiento. Es toda una oda a la dificultad y en contra de los juegos llenos de pistas que no nos dejan pensar. Aquí con vamos a hartar. Nuestro prota puede moverse con total libertad por los niveles sin necesidad de encontrar una retahíla de ítems ni sumar habilidades. Lo inteligente del juego reside en usar tan solo estas dos formas de interactuación con el entorno y combinarlas para descubrir las respuestas de los puzles. Si encontramos una rana y cerca tenemos algún bichito, podemos dar un culetazo en el suelo para acercar ese bicho a la rana y que ésta se lo coma, formando una burbuja en la que podemos subirnos y "volar" hacia un escenario que parecía inaccesible. Todos los elementos de nuestros escenarios son susceptibles de ser usados para avanzar, por muy locos que parezcan. 

El mundo, separado en docenas de niveles en los que jugar, es bastante grande y muy divertido de explorar. Los gráficos son realmente deslumbrantes tanto en la televisión como jugando en el gamepad. A diferencia del original de GBC, no adquirimos mejoras, pero vamos adaptándonos al entorno a medida que experimentamos con el control. Echamos un poco en falta el editor de niveles, aunque Two Tribes prometía incorporarlo después del lanzamiento del título mediante descarga. Lo único que le falta a esta aventura engañosamente sencilla es poder crear nuestros propios escenarios. Cuando lleguemos a ese punto, este título será un imprescindible de Wii U. Hasta entonces, es una producción más que interesante para usar la cabeza y olvidarnos por un rato de los AAA.

Valoración

Un juego de puzles complicadísimo, muy llamativo y refrescante. Su fórmula de juego es muy absorbente y, sin llegar a ser un portento, aprovecha perfectamente su aparente sencillez. Un título muy interesante para el catálogo de Wii U.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Simplicidad e inteligencia. Su universo es precioso. Tiene un gran sentido de la exploración.

Lo peor

Algunos puzles de resuelven de forma accidental. La falta de acción echará a muchos para atrás.

Lecturas recomendadas