Análisis

Análisis de Trials Fusion: The Awesome Max Edition

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: PS4

Trial Fusions: The Awesome Max Edition, la versión definitiva del juego de motos de RedLynx para PS4, Xbox One y PC, ya está en la calle, así que os traemos un análisis apoyado en las principales leyes de la física y la gravedad. En esta ocasión, hay espacio para la locura más estrambótica: un gato que cabalga a lomos de un unicornio escupefuego…

Trials Fusion: The Awesome Max Edition ya circula por las accidentadas pistas de PS4, Xbox One y PC. Como su rimbombante y significativo nombre indica, se trata de la versión definitiva del juego de motos del estudio finlandés RedLynx, que vio la luz en abril de 2014 y que, desde entonces, ha ido recibiendo diversos contenidos en forma de DLC, hasta llegar al último, que se puede adquirir por separado, a un precio de 9,99 euros, o como parte de este pack, que se vende tanto en físico como en digital a 39,99 euros (PC no tiene edición física).

En el análisis original, os contamos ya todas las características del título, así que os instamos a releerlo para refrescar las ideas. En este texto, nos referiremos a algunas de esas características, por supuesto, pero nos centraremos, principalmente, en explicar las novedades que se han incluido en esta edición definitiva.

Tan sencillo y tan exigente

Desde que su primera entrega viera la luz en Xbox 360 allá por 2009, esta saga de Ubisoft se ha erigido como la mejor en la escasamente explotada especialidad del trial, una modalidad sobre dos ruedas basada en superar obstáculos con la mayor pericia posible, con un papel más secundario para la velocidad, al menos tal y como ésta se entiende en el mundillo de los videojuegos. Así pues, con una perspectiva lateral en 2,5D y entornos tridimensionales, manejamos a un piloto que debe llegar desde un punto A hasta un punto B, desafiando continuamente a las leyes de la gravedad: saltos, rampas, cuestas, ‘loopings’…

El control es tremendamente sencillo: se acelera y se frena con los gatillos, mientras que, con el joystick izquierdo, se equilibra al piloto sobre la montura hacia delante o hacia atrás. Suena fácil, ¿verdad? Pues no lo es. Trials Fusion es uno de esos juegos que, bajo su sencillez y su estilo arcade, ocultan una mina de oro jugable, con todo tipo de desafíos, prestos a divertirnos y, en muchos momentos, desesperarnos.

La clave de todo está en el minucioso sistema de físicas. Pese a su aparente tono desenfadado, el juego obliga a calcular al detalle cada movimiento, en especial a la hora de afrontar las rampas, los saltos y los aterrizajes. En ese sentido, por ejemplo, se necesita mucha práctica para llegar a dominar técnicas como el ‘bunny hop’, imprescindible para salvar ciertas distancias viniendo desde una posición casi estática. Asimismo, el simple hecho de acelerar o inclinar el cuerpo del piloto más o menos, en función de la pendiente, puede hacernos dar con los huesos en el suelo. Sudaréis tinta china para dar con las inercias adecuadas y superar la mayoría de niveles, pero no pararéis de resetear la acción hasta conseguirlo, como en el mejor de los arcades. Eso sí, advertimos que puede llegar a ser frustrante. Como salvaguarda, al no haber tiempos de carga entre intentonas, el sistema resulta muy ágil.

A grandes rasgos, hay tres tipos de pruebas, de modo que, según lo hagamos, recibimos una medalla de bronce, plata u oro (o de platino, en segunda instancia, una vez que ya hayamos obtenido la de oro del evento en cuestión). En las normales, el objetivo es llegar al final de la fase en el menor tiempo posible, a ser posible sin cometer faltas (si nos caemos, podemos ‘rebobinar’ y volver al último punto de control, pero con una penalización). En las de FMX, entra en juego la realización de piruetas con el joystick derecho, de modo que no sólo hay que llegar al final de la fase, sino que también hay que hacerlo con estilo, encadenando trucos para disparar el multiplicador de puntos. Finalmente, están los llamados juegos de habilidad, donde se introducen diversos condicionantes, como no poder mover el cuerpo del piloto o tener que hacer piruetas para evitar que un medidor de energía llegue a cero y la moto estalle en pedazos. A todo eso, añadid la presencia de tres desafíos secundarios en cada evento.

DLC a tutiplén

Trials Fusion: Awesome Max Edition incluye todo el contenido que se ha ido lanzando para el juego desde que salió a la venta. Esto significa que, además del contenido base, están los siete DLC: Riders of the Rustlands, Empire of the Sky, Welcome to the Abyss, Fire in the Deep, Fault One Zero, After the Incident y The Awesome Adventure. Así, el modo Trayectoria, además de con los ocho grupos de pruebas que tenía de serie, cuenta con otros ocho, lo que supone casi un centenar de eventos nuevos.

Sin duda, el contenido más destacable es el que da título a esta versión definitiva. Por un lado, se ha añadido el contenido RedLynx vs All-Stars, que consta de veintidós nuevos eventos que han sido diseñados por el propio estudio finlandés y por los mejores creadores de la comunidad. Por otro lado, está The Awesome Adventure, una serie de eventos en los que podemos manejar a un singular dúo: un unicornio escupefuego con un jinete gatuno. El comportamiento del unicornio se diferencia ligeramente del de una moto, pero lo más llamativo es que los niveles son aún más imaginativos, pues, dado el tono estrambótico, se ha dado pie a nuevas mecánicas, como teletransportes entre escenarios muy diversos (a veces, parece que vamos a chocar contra algo y resulta que hay un teletransporte) o bolas que ruedan según cómo corramos sobre ellas. Quizás como contenido independiente resulte un tanto caro, pero, si no se tiene el juego original, es una apuesta a caballo ganador.

Cómo no, también se ha mantenido el editor para crear niveles. Si sois unos manitas, podréis crear cualquier desafío que se os ocurra, aunque, en estos casos, lo más positivo es el hecho de poder aprovechar los contenidos creados por otros usuarios. Ahora mismo, hay casi 41.000 pistas creadas por la comunidad, lo cual es una auténtica barbaridad.

Precisamente, Trials Fusion apuesta mucho por el tono social. Cada vez que disputamos una prueba, vemos los fantasmas de nuestros amigos, para que podamos picarnos con ellos. Por supuesto, hay tablas de líderes online, pero, sin duda, lo mejor es que se incluye el multijugador online (para ocho jugadores), que no estaba de serie en el título original y que se añadió mediante una actualización. También hay opción para que cuatro usuarios se midan en modo local.

El motor que ya conocíamos

Técnicamente, el juego es el que ya vimos el año pasado. Sin ser un juego que se recree mucho en el detalle general (hay algunas texturas que cantan), la perspectiva en 2,5D, con entornos tridimensionales, resulta muy vistosa. Igualmente, los entornos son muy variados: arboledas, zonas nevadas, ciudades, selvas, volcanes, fondos marinos… Sin duda, lo mejor es el diseño de los niveles, que siempre logra sorprendernos con nuevas plataformas y recursos.

En el apartado sonoro, destacan los lamentos del piloto cuando ve que va a darse el trompazo de su vida. Los pocos tutoriales que hay, que están al comienzo de cada grupo de pruebas del modo Trayectoria, están en inglés, aunque hay subtítulos en castellano. En cuanto a la música, no llama particularmente la atención, pero resulta cumplidora, sin más.

Trials Fusion: Awesome Max Edition es un gran título, principalmente si no lo disfrutasteis hace algo más de un año. El último DLC, que es el que ha motivado el lanzamiento de esta edición completa, introduce elementos nuevos, ejemplificados en el dúo que forman el unicornio y el gato, algo que se agradece. Sin embargo, si por algo es bueno el título, es por lo que ya lo era original: un estilo arcade tan adictivo como desafiante, asociado a un sistema de físicas digno de aplauso. Sea a lomos de una moto o de un unicornio, hay pocas cosas como sortear los obstáculos que proponen las retorcidas mentes de RedLynx.

Valoración

Bajo su aparente sencillez, se oculta un arcade muy divertido y adictivo, en el que aguardan miles y miles de niveles. Y si os cansa ir en moto, ahora, podéis montar también en unicornio…

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo que pica: no pararás hasta acabar cada nivel. El sistema de físicas. El DLC que le da nombre.

Lo peor

En cuanto se avanza un poco, puede ser muy frustrante. Por separado, el DLC es bastante caro.

Lecturas recomendadas