Análisis

Análisis de Unepic para Wii U

Por Luis Galán
-

Versión comentada: Wii U

Este particular símbolo de la escena 'indie' patria del PC llega a la tienda online de Wii U. Pero, ¿cómo se traslada un RPG “de ratón” al GamePad? Pues, como el resto del juego, con dedicación y talento.

Érase una partida de rol con los colegas. La mesa llena con su figuras, dados, lápices, latas de refresco… En un momento dado, a Dani le da por ir al baño a hacer espacio para más refresco. Se apagan las luces y, cuando enciende el mechero… ¡está en un castillo encantado! Menudo punto de partida, ¿eh?

Pues ahí no se queda la cosa. Rápidamente le posee una sombra… que en realidad no le puede poseer, por lo que se queda encerrada en el cuerpo de nuestro anti-héroe hasta que éste fallezca. Y aquí está el verdadero gancho del guión, ya que la sombra (rebautizada como Zera para su enojo) se pasa toda la partida manteniendo geniales charlas con Dani. Y es que la relación obligada entre un frikazo del siglo XXI con un espectro que sólo puede comunicarse con él, da para mucha “guasa”, y más en los lápices del responsable de esta particularísima aventura, el español Francisco Téllez de Meneses, quien ha llenado el título de hilarantes referencias ‘freaks’, principalmente de los ochenta y noventa.

Durante los últimos dos años, exprimiendo su tiempo libre, este currante se hizo casi solito la versión de PC (disponible al fin en Steam) y, con el apoyo de EnjoyUp, ya tenemos en la eShop la versión Wii U que nos ocupa. Recientemente pudimos hablar con él y nos dejó claro que, por fortuna para todos, su paso por el desarrollo de videojuegos no acabará aquí.

Plataformas retro

Ha llovido desde el primer Metroid, o desde que Pit voló por primera vez, pero el encanto de explorar grandes mapeados bidimensionales sigue vigente. Ahí ha estado la serie Castlevania muchos años hasta que cayó (también) en España, y precisamente de esta saga es de la que más bebe UnEpic, con toques de Diablo en el avance del personaje, y, sobre todo, con el mítico The Maze of Galious de MSX como espejo en el que mirarse: la barra superior es casi la misma, el castillo, las escaleras, las puertas, los súper saltos… Entre esto, y que la trama es típica (vencer al malvado señor del castillo), podríamos deducir que el juego no es muy original… y estaríamos muy equivocados, porque si hay algo que desprende en cada momento, además de amor por la cultura “nerd”, “freak” o como se quiera llamar, es la sensación de estar ante un título especial y diferente que, además, engancha.


El mecanismo se basa en ir descubriendo enormes estancias estáticas (nada menos que 200), llenas de escaleras, monstruos y objetos, pero en las que no vemos más allá de donde ilumina nuestro mechero. A cada pocos pasos encontramos una lámpara, candelabro o similar, que podemos y debemos encender. Encendidos todos, sala iluminada. En algunas pantallas habrá quien nos encomiende misiones, en otras hay tiendas, y en otras nos las veremos con alguno de los 7 jefazos.

Pero para cumplir el objetivo principal, que no es otro (según cierto oráculo de rostro familiar) que acabar con Hamakon y liberar a los espíritus puros, lo principal es conseguir dominar las magias y, sobre todo, encontrar las llaves de las zonas. Una vez abrimos otra nueva parte del mapa, pronto encontramos una puerta que lleva a la gran sala de las puertas, desde donde podemos movernos rápidamente entre lugares distantes. La puerta central es la que nos lleva a la habitación de guardado, donde también recuperamos la salud, y a donde podremos teleportarnos cuando queramos tan pronto hallemos el objeto pertinente.

Muchas armas… poca estrategia

A medida que subimos de nivel, vamos dominando nuevas armas (hasta 100) y magias (hasta 70), y además, tenemos que ir decidiendo en qué dirección evoluciona nuestro personaje, ya que tenemos sólo 5 puntos a repartir por cada aumento. Sin embargo, a la hora de la verdad los combates son brutalmente simples, ya que hay que limitarse a darle al botón para golpear y mover el stick para desplazarnos. La IA de los enemigos es nula, e incluso los jefes finales tienen patrones muy simples, por lo que es difícil encontrar algún momento realmente desafiante. Y aquí es donde se aleja un poco del concepto retro, máxime si jugamos en normal o fácil, donde hay un autoguardado bastante constante.


Para ser más eficaces, lo que sí hemos de hacer es elegir el arma correcta, y además como se estropean con el uso, es recomendable ir cambiándolas, incluso en plena acción. Para esto, y para el desarrollo en general, el GamePad es un añadido espectacular, ya que en él disponemos de 30 atajos táctiles y 12 por botones, especialmente útiles si tenemos en cuenta que, más allá del botón Home, la acción no se pausa nunca.

Y esto no es lo único en lo que la experiencia crece con esta versión, ya que el control con botones es ideal, y el Off-TV está implementado increíblemente bien. Lo normal sería tener en el mando lo mismo que en la tele, pero, teniendo en cuenta que en este juego vemos sprites pequeños en grandes estancias con minizonas, la pantalla del GamePad se podría quedar muy pequeña. Es por esto que han añadido la opción zoom para centrarnos en la zona más próxima al personaje: todo un acierto. Eso sí, pide a gritos control con cruceta, ya que sólo hay cuatro direcciones, y se echa algo de menos el mapa en pantalla.

Algunos humos entre la magia

Tras mucha beta, y luego ampliaciones, en PC ya vamos por la versión 1.46.03, y seguirán llegando novedades. Sin embargo, el propio autor nos confesó que la versión de Wii U está cerrada, y esto no es sólo una pena porque no llegará el multijugador (ya en fase beta en compatibles), sino también porque aún hay fallitos que quedarán sin pulir, como erratas en los textos, fragmentos que de repente no llevan voz o momentos en los que va a entrar texto y desaparece.

En todo caso, lo que tenemos entre manos es una conversión fantástica, pero, como en PC, alguna actualización le habría venido de lujo. Otro aspecto un poco a medias es el visual. A estas alturas, entre todas las consolas, llevamos bastante juego independiente en 2D, y en muchos de ellos hemos disfrutado de joyitas estéticas. En este caso, y aunque los efectos de luz son vistosos, resulta tremendamente simple en cuanto a diseño y animaciones.

La luz de un mechero puede llegar muy lejos

Ante todo, y con sus defectos, UnEpic es un juego que, por un precio muy atractivo, ofrece 20 horas de diversión con muchísimo contenido, tres finales distintos, doblaje al castellano, muchísimo humor, frikadas en cada esquina, y un encanto especial que te hace seguir avanzando y no querer soltar el “control pad” para nada. Sí, ese encanto de los juegos de NES, SNES, Megadrive…


Estamos acostumbrados a oír historias sobre cómo en Silicon Valley la gente monta sus empresas en un garaje mientras nosotros vivimos en un país “de pandereta”. O a hablar de la época de Topo Soft y Dinamic como si fuesen pasajes de la Biblia perdidos en el tiempo como lágrimas en la lluvia… Afortunadamente, a veces hay historias tan poco épicas como esta, que nos ayudan a poner las cosas en perspectiva.

Valoración

Coge un plataformas 2D, ambiéntalo en un castillo oscuro, llénalo de humor friki, dale look SNES, y cárgalo de contenido rolero. Si hasta aquí te gusta, y puedes perdonar que los combates sean simplones, y que no tenga una trama profunda… a por él.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Su humor desvergonzado. El uso del GamePad. Bastante largo y lleno de objetos, armas, etc.

Lo peor

Que no tengas edad para sus chistes. Bastantes fallos por pulir. Visualmente, más pobre que retro.

Lecturas recomendadas