Until Dawn Rush of Blood
Análisis

Análisis de Until Dawn Rush of Blood para PlayStation VR

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

¡Comenzamos a analizar juegos de PlayStation VR! Arrancamos con Until Dawn Rush of Blood, el regreso de la reconocida saga de terror a un mundo sobre raíles... Literales.

Con el desembarco de PlayStation VR llegan montones de juegos que nos presentan enfoques variados de la realidad virtual. Desde luego, pocos parecen tener más sentido que este Until Dawn Rush of Blood, un shooter sobre raíles al estilo The House of the Dead. Esto quiere decir que avanzamos automáticamente y nosotros solo tenemos que preocuparnos de apuntar, disparar y recargar.

Pero claro, jugamos con un casco de VR en la cabeza, así que el juego saca partido a ello permitiéndonos mirar hacia arriba, abajo o a los lados. Esto sirve para tres funciones: la más lógica, para disparar a los enemigos y objetivos que se quedan en nuestra "periferia". La segunda función es esquivar algunas trampas que se cruzarán en nuestro camino: mientras nuestro carro coge impulso tras ir cuesta abajo, podemos darnos de bruces con pinchos o maderos que debemos esquivar con nuestro "juego de cuello". La otra función es, básicamente, meternos miedo. Oiremos gemidos en un lado y, al girar la cabeza... ¡Sustaco, alguien aparece gritando a nuestro lado! En ese sentido, da la sensación de que el juego es algo tramposo, al recurrir a los sustos forzados, pero ni aún así consideramos que sea un título terrorífico.

Until Dawn Rush of Blood

Eso sí, el mal rollo de la ambientación sí es pintón: payasos demoníacos, cerdos abiertos en canal que gritan a nuestro lado, sierras que pasan junto a nuestro cuello... Todo esto toma algunos elementos del Until Dawn original (como el rostro del narrador que nos mete miedo al empezar cada misión), pero se trata de referencias muy concretas para un título que tiene una personalidad diferente, mucho más surrealista y extrema.

En cada nivel vamos montados en una montaña rusa, que nos lleva por un recorrido de unos 15 minutos. En varios puntos del camino podemos encontrar interruptores que, al ser disparados, abren una ruta alternativa. También hay dianas secundarias que nos ayudan a mantener nuestro multiplicador de puntuación. Así, aunque como decimos el recorrido es absolutamente lineal, hay incentivos para volver a jugar muchas veces. Eso sí, escojamos la ruta que escojamos, al final de cada nivel no nos quedará otra que enfrentarnos a unos jefes finales bastante duros (de hecho, es donde encontramos un mayor desequilibrio en la dificultad) y especialmente "psicotrópicos".

Until Dawn Rush of Blood

¿Y cómo nos enfrentamos a los diferentes monstruos que nos atacan? Por defecto, contamos con 2 pistolas, una en cada mano, dotadas de munición infinita. Podemos optar por usar dos mandos Move o bien el Dual Shock 4. Con los primeros, tenemos más control sobre la posición de cada pistola, mientras que con el mando ambas manos parecen "encadenadas". Aún así, el control también es bastante cómodo con esta segunda opción y la detección de la posición nos ha parecido suficientemente precisa. A la hora de apuntar, ambas armas tienen una linterna acoplada, de tal forma que nos podemos basar en el centro de cada haz de luz para saber exactamente dónde disparar. Con un gatillo disparamos y con otro botón recargamos. ¡No hay más misterio!

Si indagamos en los escenarios, podemos dar con cajas de armas que nos dan "juguetes" más potentes como una escopeta. Eso sí, esas armas especiales tienen munición limitada. Una vez se termina, volvemos a usar las pistolas.

Con estos ingredientes, Until Dawn Rush of Blood supone una experiencia muy arcade, sencilla y directa, que incluso nos permite jugar sentados en todo momento. Pero esto tiene otra interpretación: resulta demasiado simple y su ritmo no siempre es el adecuado. No es que no resulte entretenido, que lo es, pero da la sensación de haberse quedado a medio gas.

El apartado gráfico es meramente cumplidor. Aunque a nivel artístico, como decíamos, tiene su gracia, los modelos son algo repetitivos y no particularmente detallados, sobre todo si los comparamos con otros juegos de PlayStation VR como London Heist. Aún así, hay algunos detellos de brillantes, como los monstruos gigantes que a veces parecen estar a punto de pisotearnos.

El sonido sí nos ha convencido más, con buenas (aunque escasas) voces en castellano y toda clase de efectos de distorsión, gemidos o risas maníacas revoloteando a nuestro alrededor, los cuales ayudan a meternos en la ambientación con mucha efectividad.

Until Dawn Rush of Blood

En definitiva, Until Dawn Rush of Blood es una buena forma de meter el pie en la dinámica de la realidad virtual por la facilidad de juego que supone, pero esperamos que PlayStation VR sea capaz de ofrecer experiencias más completas en los meses venideros. ¡Ah! Y nos quedamos con ganas de que nos asusten de verdad, que por ahora nuestras facturas de la luz siguen siendo las reinas en ese aspecto.

Valoración

Es una forma lógica de enfocar la experiencia PlayStation VR, pero el juego no se libra de la sensación de ser de "segunda división" en lo técnico y en su desarrollo.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La ambientación general tan "malrollera" tiene su atractivo. Es bastante rejugable gracias a las rutas alternativas.

Lo peor

Un poco soso en la mecánica de juego. La dificultad no está bien equilibrada.

Lecturas recomendadas